Indicadores económicos
2017-03-27

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-27

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:24

Marea max.: 11 cms.

Hora: 23:07

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

¿Plan de vitrinas? Sí, ¡pero virtuales!

-A A +A
 

Cierto: comprar ropa, zapatos y accesorios es uno de los planes más divertidos para nuestro género (los hombres no muestran tal grado de entusiasmo… y la verdad, como acompañantes, en su mayoría también son pésimos). Volviendo al tema: pero cuando el clima no ayuda, las calles están atestadas y los probadores de las tiendas no dan abasto, el arrebato natural y femenino por comprar… cae en picada.

Entonces, ¿qué hacemos? Acudir al catálogo físico o virtual de la marca preferida y elegir. Pero…      -siempre hay un “pero”- con seguridad los cuerpos de esas modelos que vemos allí han sido sometidos a una intensa jornada de photoshop hasta dejarlos irrealistas; y cuando nos probamos la ropa en el almacén o en casa después de adquirirla online… ¡plop!

Pues bien, las marcas más conocidas de ropa y accesorios decidieron solucionarnos el problema comprándoles a empresas especializadas un servicio virtual que nos permite probarnos la ropa en casa… ¡adiós multitudes y vestidores incómodos!

Foto en tiempo real
Uno de los probadores que nos permite disfrutar esa maravillosa relación existente entre moda y tecnología solo exige tener un computador con webcam.

Entre otros, el sitio Vestever tiene esta aplicación, la cual funciona de la siguiente manera: usted se ubica frente a la cámara (los requisitos son no moverse, como tampoco tener en el fondo personas o elementos que se muevan, y evitar luces directas sobre la cámara) y se toma una foto.

Luego, con un toquecito en la pantalla, puede comenzar a elegir una a una las prendas que le gustan. Estas se moverán hacia donde les corresponde, dando como resultado el look completo.

Esta aplicación también nos permite compartir las fotos con otras personas para que opinen sobre cómo nos quedan esas pintas.

¿Mejor con un avatar?
El sitio web Qvit tiene otro probador virtual que nos deja crear un avatar después de elegir nuestro color de piel, estatura, peso y medidas exactas de nuestro cuerpo. Y a aquellas mujeres cuyo “fuerte” no es la tecnología, les comparte tutoriales para que puedan armar su réplica sin ningún problema.

Después de dar vida a la réplica, este sitio nos ofrece dos posibilidades. La primera: al igual que si estuviéramos viéndonos ante un espejo, nos muestra cómo luce la prenda elegida sobre el avatar. La segunda: le pone la prenda al avatar con una especie de transparencia o de sombra que nos permite saber si esa talla nos queda suelta o muy apretada.

O en forma de maniquí…
Por su parte, el sitio llamado Fits.me, al cual se han inscrito muchas marcas en el mundo, desarrolló un vestidor que solo pide introducir nuestras medidas de busto, cintura y cadera, así como la estatura.

Entonces crea un maniquí virtual al que podemos vestir con prendas diferentes en tallas, colores y materiales.

Probadores propios
Así mismo, otras marcas han decidido crear sus propios vestidores web para evitarnos el traslado hasta sus tiendas y la espera en los probadores. (Le sugerimos entrar a la página de su marca preferida para saber si ofrece este servicio virtual).

En las páginas de algunas de ellas lo primero que vemos es un maniquí -incluso en 3D- al que le podemos dar nuestras medidas, color de la piel, edad, forma de la cara y hasta corte de pelo. El resto del proceso es todavía más sencillo: elegir las prendas y accesorios y vestirlo para lograr el look que queremos.

Las reglas de oro
Para muchas mujeres en el mundo, comprar en internet es fácil y divertido. ¿Por qué? “Porque puedes armar tu propio look combinando diferentes marcas y productos; comparar productos de diferentes marcas para encontrar la oferta que más se ajusta a ti; arriesgarte más que en una tienda tradicional pues no tienes ojos encima; y buscar tu producto por categoría, color, rango de precio, etc., lo cual se acomoda mucho más a tus necesidades”, asegura Natalia Forero Bolívar, directora de Linio Fashion (www.linio.com.co), un portal de moda que tiene en su catálogo no solo marcas infaltables en el closet femenino sino un portafolio para hombres y niños.

Sin embargo, este tipo de compra virtual también exige seguir algunas recomendaciones básicas para que los resultados “nos queden gustando”. Natalia explica las “normas” usuales:

  • Leer detalladamente la información de cada producto. Así es posible conocer datos como medidas, materiales, fit y cuidados, entre otros.
  • Ver la foto del look final nos puede guiar para combinar cada prenda junto con sus accesorios.
  • Buscar los saldos. En el área de las ofertas podemos ahorrar más dinero.
  • Al comprar zapatos es clave elegir bien el número o talla. No todas las marcas tienen la misma horma y esta puede variar dependiendo del tipo de zapato. Un truco es ver el material del que están hechos: si son lonas, generalmente se debe escoger una talla menos. Si están fabricados en cuero, el ideal sería elegir un número mayor.
  • Por su parte, Juan Pablo Ordóñez, jefe de Marketing de Dafiti Colombia (www.dafiti.com.co), una tienda de moda online que reúne a muchísimas marcas conocidas, concuerda en que el primer paso es revisar siempre las especificaciones de la prenda: materiales, dimensiones y colores. “Así no tendrá sorpresas con las compras”. Otras de sus recomendaciones:
  • Verificar cambios o devoluciones. A la hora de comprar online revise siempre que el comercio acepte devoluciones. Porque si no le gusta o no le queda la talla o la horma, podrá cambiarlo.
  • Medios de pago: muchas veces tener tarjeta de crédito es un requisito para poder comprar online. No obstante, en otros sitios no es inconveniente porque se maneja el pago contraentrega; es decir, se puede pagar en efectivo cuando se recibe el pedido.
  • Seguridad: es de vital importancia confirmar que la página donde se realizará la compra tenga certificados de seguridad. Aquí debemos agregar que es mejor acercarse a una marca conocida e importante que no solo nos garantiza la inversión del dinero sino que es puntual en el tiempo prometido de envío y seria en las políticas de cambios o devoluciones.
  • Un dato importante: muchas personas no saben -y es fundamental asegurarse-, que al momento de efectuar el pago el link que aparece en la barra superior empiece por https, esto garantiza que la página es segura.

Muchas personas temen usar su tarjeta de crédito para compras virtuales y tienen razón. Así que la mejor forma de anular el riesgo es entrar a las tiendas online oficiales de marca reconocidas.

Online… ¡provechoso!
La mayoría de las tiendas de moda online tienen en sus páginas tablas de medidas que nos permiten determinar la talla que realmente nos va a quedar. De acuerdo con Natalia Forero, “un truquito para guiarnos es sacar del clóset una prenda similar, coger el metro y medir todas las dimensiones que muestra la página. Si éstas coinciden o son muy similares, ya se puede saber cuál es la talla”.

Otra herramienta usual en este tipo de portales es la búsqueda personalizada. Allí encontramos varias listas: por marcas, por tipo de prendas, por tallas, por colores y por materiales; al hacer clic en cada ítem de acuerdo con nuestra preferencia, el sistema hace un filtro, facilitando así la selección.

Un valor agregado de muchas tiendas de moda virtuales es que los cambios no tienen ningún costo (por supuesto, el producto debe estar tal como lo recibimos). A la larga, y como lo dice Lina Vásquez, gerente comercial de la marca Naf Naf (www.nafnaf.com.co) “una de las estrategias más importantes para atraer a las mujeres hacia este tipo de compra es garantizarles que si no quedan satisfechas con el producto, pueden cambiarlo”.

Y para disminuir el número de devoluciones, es usual que las marcas tengan un departamento de servicio al cliente encargado de asesorar y solucionar todas sus dudas. “Incluso –explica Lina- para asegurarse, por ejemplo, que el color de la prenda no varía con respecto a como se ve en la pantalla, se cuenta con un equipo de fotografía profesional. De esta manera la imagen del producto será fiel a la realidad”.

Y LOS PROBADORES QUE VENDRÁN…

  • En el prestigioso London College of Fashion se está desarrollando un software que permitirá a los compradores utilizar su propio equipo casero para saber cuál es su talla de ropa exacta en una marca en particular. Muy pronto podremos usar la cámara de la web o del smarphone, tomarnos una foto, cargarla en el sitio, dar algunos datos básicos (altura, peso, edad, etc.) que serán enviados al servidor y esperar. El programa identificará la forma de nuestro cuerpo, extraerá las medidas y usando los datos de la ropa que ofrece la tienda, nos dirá cuál es nuestra talla. ¡Perfecto!
  • La empresa Vismile de Taiwán lanzo un prototipo de probador virtual destinado a las tiendas de ropa (no online sino físicas), donde los clientes pueden verse con diferentes prendas sin necesidad de cambiarse de ropa.

El sistema se llama Nuevo y utiliza sensores y cámaras que van poniendo la ropa virtual sobre el cuerpo del cliente. ¡No más filas en los vestidores!

En fin… ¿por qué comprar online?
Aunque aún muchas mujeres se gozan el plan de las compras tradicionales –porque entre otras cosas nos permiten tocar la ropa que queremos comprar y también vernos ante un espejo real-, el favoritismo por las compras virtuales se está abriendo camino y con seguridad se convertirá en una tendencia. ¿Por qué?

  • Porque desde la comodidad de la casa tenemos acceso a las tiendas de ropa del mundo entero. Sus puertas se abren como por arte de magia y nos dejan entrar para sacar y sacar prendas sin arriesgarnos a la mirada ceñuda o cansada de una vendedora. Además podemos armar combinaciones locas y nadie nos observará “raro”.
  • No hay prisas, no hay afán de salir del vestidor porque otra clienta espera impaciente.
  • Si la tienda está en ofertas y promociones, nos evitamos la competencia feroz por una determinada prenda con otras clientas.
  • En las tiendas online conseguimos ropa que seguramente ya no estará expuesta en la física (donde algunas veces se encuentra guardada en la bodega).
  • Tenemos todo el tiempo del mundo para sumar, restar y multiplicar, armando un presupuesto real, pero que también acepte uno que otro capricho.
Notas recomendadas
2460 fotos
69345 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese