Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Por un descanso sin riesgos

-A A +A
 

El descanso de Semana Santa es como un oasis en el desierto; aunque llevamos poco tiempo trabajando, esos días nos darán una inyección de energía maravillosa. Sin embargo, al retomar actividades en tan pocos días no podemos arriesgarnos.

Generalmente viajamos a clima cálido, en lugares con río, mar o piscinas. Además, hacemos estos viajes usualmente en familia, lo que aumenta la posibilidad de que a alguno de nosotros nos pasen inadvertidos los “riesgos vacacionales”. Y a pesar de divulgadas y sencillas recomendaciones, seguimos insolándonos, deshidratándonos, intoxicándonos y enfermándonos con virus como el dengue o el chikungunya; todo aquello, al menos prevenible en un noventa por ciento.

Por supuesto, para que sea todo más efectivo, es mejor comenzar con la preparación antes de viajar. Pensemos en que, aunque viaje sola, con su pareja o en familia, debe unos días antes aumentar el consumo de agua, frutas y verduras –especialmente ricas en betacarotenos, vitaminas B y C-. También será el momento perfecto para complementar la hidratación de la piel con la aplicación de cremas.

 

LAS ‘PICADAS’ DEL PASEO
Cualquier lugar de clima cálido está lo suficientemente bajo como para albergar una gran variedad de mosquitos, zancudos, abejas y otros ‘terrores’ en alas de los que tenemos que mantenernos a raya, sobre todo si somos alérgicas. Nadie dice que la fauna diversa no sea una maravilla, pero ante el riesgo de un virus… es mejor evitarla. Le decimos cómo.

- Lo primero es saber que entre mejor sistema inmunológico tengamos, será menos probable que las cosas se compliquen. Y como lo dicen los médicos, una de las mejores formas para lograrlo es alimentándose correctamente.

- Pero como lo ideal es que no la piquen, unos días antes de viajar consuma complejo B. Si consume suplementos de esta vitamina en pastillas, asegúrese de que un médico le aconseje la dosis, pues ésta varía de persona a persona.

- Por supuesto, en el sitio de descanso, los repelentes son el as bajo la manga. Si los usamos correctamente y nos ayudamos además con las prendas adecuadas, lograremos ahuyentar a todo tipo de insectos. Tenga en cuenta que los niños menores de dos años no pueden usar este tipo de productos (repelentes) por la capacidad de absorción de su piel. Por otro lado, si su piel es sensible, es mejor preguntarle a un dermatólogo cuál usar.

- No olvide tips tan sencillos como  usar prendas largas, que cubran brazos y piernas. Además, toldillos a la hora de dormir. Y ojalá n un sitio que fumiguen con frecuencia.

 

Sesenta por ciento humedad

Más o menos, el 60 por ciento del peso de un adulto es agua, y si pensamos en fluidos tan importantes como la sangre, tenemos que saber que aquella es el 99 por ciento de su composición. Por eso, tan solo al perder el 2 por ciento de su contenido, el organismo comienza a sentir los efectos de la deshidratación.

Lo anterior ocurre gracias a que el agua nos brinda la posibilidad de llevar nutrientes y oxígeno a todo el cuerpo, ayuda a mantener una presión sanguínea estable y lubrica las articulaciones. Por lo tanto, las señales de deshidratación son fáciles de identificar: mareos, dolores de cabeza, calambres, sueño excesivo, vómito, orina más oscura de lo normal, boca y piel seca. Contrarréstelos así:

- Acostúmbrese a llenar un termo de agua, que llevará a todas partes. Muchas veces no nos hidratamos porque no tenemos líquidos a la mano o una tienda cerca… y esto es un grave error.  Sobre todo si es una persona activa, beber agua permanentemente le ayudará a generar un equilibrio entre lo que consume y lo que gasta.

- Es cierto que para muchas personas resulta complicado tomar los famosos dos litros de agua diarios, así que una buena opción es acudir a alimentos que la contienen en grandes cantidades. Sandía, naranja, melón, mandarina, lechuga, zanahoria, tomate y pepino son algunos de ellos.

- Use prendas de colores claros, ligeras y flojas, pues la harán sudar muchísimo menos. Y cuando lo haga, se evaporará más rápido.

 

LA GULA Y OTROS PECADOS

Viajar es delicioso, entre otras porque al estar en un lugar diferente es imposible no querer probar toda la comida que se nos atraviese. Terminar haciendo turismo gastronómico –si es que no es uno de los propósitos-  es algo inevitable; pocas cosas como la comida nos hablan con exactitud del lugar que visitamos.

Sin embargo, no cuidarse en la comida desemboca en situaciones que todos conocemos: intoxicaciones, infecciones gastrointestinales, dolores de estómago, diarreas…, de las cuales, suelen ser más comunes estas últimas, debido a la cantidad de patógenos a los que estamos expuestos.

Generalmente, el riesgo es mayor si vamos a lugares sin agua potable o con un abastecimiento eléctrico regular que no permita refrigerar continuamente los alimentos y no contar con las normas de salubridad necesarias para cocinar. Sabemos que prevenir al ciento por ciento una intoxicación por alimentos u otro malestar es complicado, pero con los siguientes consejos las posibilidades disminuyen:

- Antes de viajar, vaya al médico para hacerse chequeos de rutina. Él le dirá qué hacer en caso de que usted o alguno de sus acompañantes sufra un percance digestivo.

- Intente preparar el mayor número de loncheras si va a estar fuera del hotel o del apartamento donde está pasando las vacaciones. Estar obligados, por física hambre, a comer “en cualquier parte”, generalmente termina con al menos uno de los miembros de la familia afectados.

- Lávese continuamente las manos con agua y jabón. También son muy útiles los antibacteriales tamaño personal. Así mismo, evite consumir alimentos de alto riesgo como mariscos o pescados en lugares que no le inspiren absoluta confianza. Más de un turista, en la playa, se ha llevado un buen susto con ceviches y cocteles de camarones de dudosa procedencia.

- Así le  parezca muy saludable, es preferible que no consuma frutas y verduras sin pelar, cuando no sabe a ciencia cierta con qué agua las lavaron. En estos casos, hasta una ensalada o un jugo pueden ser un riesgo potencial.

- Los snacks como las barras de cereal o las galletas son especialmente útiles si va a viajar con niños muy pequeños. Así evitamos consumir alimentos en lugares poco recomendables.

- Ya sea porque la indigestión sea fuerte o porque se trata de niños, personas en la tercera edad o mujeres embarazadas, hay que tener especial cuidado con autoformularse medicamentos. Llame a su servicio de medicina o consulte con el médico del hotel.

- Tomar mucho líquido y bebidas con sales minerales le blindará de la deshidratación que producen cuadros de diarrea. Una dieta astringente también contribuye a no padecerla.

 

EL MEJOR ALIADO

El protector solar es una herramienta infaltable en el día a día de cualquier persona. Necesidad que aumenta si estamos de vacaciones en un lugar de clima cálido. Recordemos que no es necesario estar expuestos a los rayos directos del sol, pues a través de las nubes también hacen de las suyas.

- Elija un factor de protección acorde con su tipo de piel. Por supuesto, esto depende del tono de la piel, de la edad o de si está embarazada, situaciones que a todas luces le hacen más susceptibles a mancharse.

- Para que la piel absorba el protector correctamente, aplíquelo unos 15 minutos antes de la exposición al sol.

- Use un protector solar especial para la cara y otro para el cuerpo. Por supuesto, su rostro necesita más cuidados, algo que también garantizamos aplicando el producto lo más uniformemente posible.

- La piel nunca se quema de manera uniforme. Los brazos, el pecho y el abdomen suelen tomar color más rápidamente, por eso conviene comprar productos con FPS distintos y así lograr un tono más parejo.

- No olvide áreas como las orejas, los párpados, el pecho, los hombros y los pies. Aplicarse bloqueador juiciosamente en estas partes, es muy importante.

- Recuerde reforzar con otra capa del producto si considera que sudó, pasó mucho tiempo desde la primera aplicación o acaba de salir del mar o de la piscina.

 

__________________________
Asesoría: Doctora Lina María Echeverri, médico internista.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63946 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese