Fenómeno de la velocidad

23 de julio de 2014 10:47 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El pasado 28 de abril, el mismo día que Ferruccio Lamborghini cumpliría 98 años, la marca que él fundó inició la presentación del Huracán LP 610-4, la última supercreación para amantes extremos de la velocidad. 

Como no podría ser de otra manera, su nombre se debe a un toro español muy agresivo, cuyos antecedentes lo convertían en un ejemplar difícil de dominar. El animal era propiedad de la ganadería del Conde de la Patilla y durante su lidia tomó 18 varas, inutilizó a siete equinos, hirió de gravedad al picador Curro Calderón y al puntillero Isidro Buendía antes de enfrentarse a su matador, Frascuelo. Huracán ya había herido de muerte a un empleado de la plaza, al entrar en chiqueros.

Esa misma agresividad quiso Lamborghini llevar a su modelo y por eso lo dotó de una fuente de poder que entrega 610 caballos de potencia a 8.250 rpm y otorga un torque de 560 Nm a 6.500 rpm, características que lo han llevado a ser reconocido como un digno sucesor del exitoso Gallardo.

DIGNO SUCESOR
Son más de 50 años en los que la marca italiana le impregnó otro aire al concepto deportivo, evolución que se refleja en este modelo que, junto al Aventador, son sinónimo de elegancia, sofisticación y adrenalina.

El Lamborghini Huracán es mucho más dócil en la conducción que su predecesor, lo cual se debe a que posee un motor más pequeño y una estructura más liviana. Son 10 cilindros dispuestos en ‘V’, con una cilindrada de 5,2 litros y un sistema de inyección doble (directa e indirecta), la diferencia más notable con el Gallardo.

Como era de esperarse para estas especificaciones, cuenta con una transmisión de doble embrague con siete marchas, llamada Lamborghini Doppia Frizione, que contribuye a alcanzar una velocidad máxima de 325 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos.     
                 
Como el Gallardo, este modelo tiene tracción en las cuatro ruedas, pero es poseedor de tres programas de conducción que lo hacen más atrayente: Strada, Sport y Corsa. La primera de ellas fue pensada para conducir en tráfico abierto, en la cual las siete velocidades funcionan automáticamente, mientras que el motor entrega la potencia de forma progresiva.

En segundo lugar tenemos el modo deportivo, que actúa sobre la dirección, la suspensión y la respuesta del acelerador; el cambio de marchas también puede ser automático. Finalmente nos encontramos el programa Corsa, con el que el vehículo se vuelve más radical y los cambios se emplean manualmente por medio de levas en el volante.

En condiciones normales utiliza la tracción integral: un 30% de la potencia pasa al tren delantero, mientras que el 70% restante se ubica en las ruedas traseras.

Para la fabricación del chasis del Huracán se emplearon materiales livianos como el aluminio y la fibra de carbono, que permitieron darle un descanso a la báscula, pues registra un peso de 1.422 kg. Estas características, sin duda alguna, son las responsables de que este superdeportivo se distinga por su suavidad y fácil manejo.

En cuanto a la suspensión, tiene amortiguadores de dureza variable de material magnetoreológico (MM). Por otro lado, los discos de freno son de cerámica, que ayudan a disminuir su peso, frente a unos de acero que son menos resistentes ante los terrenos difíciles. Los del Huracán permiten una mejor frenada en detenciones cortas.

No obstante, no todos son halagos. En cuanto a consumo de combustible apenas tiene una autonomía mixta de 12,5 litros por cada 100 km, muy por debajo de sus competidores como el Porsche 911 Turbo o un McLaren 650S, mientras que en ciudad es de 21,6 km por galón, cifra menos despreciable.
Por otro lado, aunque no es una gran cifra, sus emisiones de 290 g/km de CO2 le permiten cumplir con la normativa Euro6.

DISEÑO SOFISTICADO
Este es un automóvil de líneas simples, pero muy elegantes y atractivas. Su diseño estuvo a cargo de Filippo Perini, quien consiguió un mejor apoyo aerodinámico de la carrocería, que se incrementó en un 50% respecto a su antecesor.

El Lamborghini Huracán, en cuanto a exterior, luce muy similar a su hermano, sin perder esa originalidad que caracteriza a cada uno de los autos de la marca.

En el Huracán observamos un frente mucho más agresivo, con unas farolas LED más estilizadas y un chasis bajo que deja ver esa deportividad extrema, pero de cuidado, pues está hecho únicamente para terrenos planos.

Las puertas características que se abren hacia arriba esta vez no están presentes, pero sí esa sofisticada caída trasera que le da un claro aire de deportividad, gracias a su cubierta del motor que forma una especie de persiana, característico de este tipo de carros y que juega perfectamente con la carrocería, a pesar de ser negro.

Cuenta con cuatro tubos de escape que le dan otro toque extremo y unas farolas traseras completamente futuristas y agresivas que se complementan perfectamente con una parrilla horizontal muy delgada, pero que le impregna poder.

El encanto de este deportivo se encuentra concentrado en los detalles. Por ejemplo, los cálipers de frenos traen la palabra Lamborghini, los rines son de 20 pulgadas con el emblema LP610-4 y los colores de la bandera de Italia.

Si por fuera este vehículo se llena de elogios en cuanto a diseño, espere a que conozca el interior. El modelo Huracán goza de un habitáculo sorprendente y espacioso para sus dos pasajeros.

La comodidad fue uno de los objetivos de la marca, donde las personas de aproximadamente 1,90 metros de estatura irán perfectamente ubicadas. El diseño de las puertas permite un acceso y una salida del interior sin ningún inconveniente.

Hay que destacar el espacio que dejó Lamborghini detrás de las plazas (funciona como un pequeño baúl) y el material de los asientos (forrados con cuero de alta calidad Nappa y de Alcántara), valores agregados que lo hacen aún más lujoso.

Además de la pantalla en colores encontramos mandos en la consola muy elegantes, así como su palanca de cambios futurista y arriesgada, con un diseño muy original que lo hará sentirse sobre un carro de carreras muy veloz. A esto se suma el tacómetro que incita a presionar más el acelerador.

Para esta oportunidad Lamborghini puso a disposición un programa de personalización en la web para que elija el modelo a su gusto. Ahora será difícil encontrar dos autos iguales, pues solo para la pintura de la carrocería hay 25 opciones. Enamórese entonces de esta maravilla automotriz y haga su pedido.

INFORMACIÓN EN PANTALLA
La pantalla TFT de 12,3 pulgadas reemplaza al tradicional cuadro de instrumentos. En ella encontramos un tacómetro analógico con velocímetro digital, así como otros controles de iguales características. Además, cuenta con mapa de navegación y medidores de la presión del turbo. En el volante se sitúa un mando especial que permite seleccionar los tres programas de conducción. 

UN CARRO DE FAMA
A la hora de sobresalir en el mundo del espectáculo, Lamborghini es un gran ejemplo. Se ha convertido en la marca favorita de los famosos, entre ellos Elton John, Nicolas Cage, Paris Hilton, Kanye West, Chris Brown, Frank Sinatra y deportistas como el portugués Cristiano Ronaldo, el inglés David Beckham y el estadounidense Lebron James, entre otros.

TECNOLOGÍA STOP&START
Este vehículo cuenta con la tecnología Stop&Start, la cual permite que el motor se apague al momento en que el auto se detiene por completo y vuelve a activarlo automáticamente en cuanto el conductor levante el pie del pedal de freno.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista turbo

DE INTERÉS