Indicadores económicos
2018-11-17

Dólar (TRM)
$3.173,59
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.600,75
UVR, Ayer
$260,20
UVR, Hoy
$260,21
Petróleo
US$66,80

Estado del tiempo
2018-11-18

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 01:23

Marea max.: 16 cms.

Hora: 08:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Buen ánimo, la mejor manera de enfrentar el cáncer

La sola palabra intimida y si se trata de niños, imposible resultar más llevadera. El cáncer es una enfermedad que conlleva una serie de problemas que involucran más allá del paciente, pues su familia debe cambiar el ritmo de vida para atender imprevistos.

Cuando se trata de población infantil con cáncer y otras enfermedades hematológicas deben de un momento a otro renunciar prácticamente a la vida que llevaban y vivir en un mundo reducido. Generalmente son sometidos a largas estancias hospitalarias, quimioterapias, además de perder la rutina diaria de asistir al colegio, salir a jugar al aire libre, incluso de visitar a sus familias.

Por esta razón, es importante generar espacios y programas que permitan hacer la enfermedad más fácil. El juego es necesario para todos los niños, cuando juegan, se divierten, consigue abstraerse completamente y su cerebro libera unas sustancias llamadas endorfinas, que se convierten en analgésicos naturales y algunas veces llegan a ser mucho más potentes incluso que la morfina, advierte la hematóloga y oncóloga pediatra Diana Valencia.

De otra parte, es trascendental que las instituciones educativas, en cuyas aulas hay niños con cáncer, se articulen con las aulas hospitalarias, porque la labor del maestro en el proceso de enfermedad es fundamental, dado que el niño no puede asistir con regularidad y si no tiene continuidad en los ciclos del desarrollo y el conocimiento, puede presentar, dependiendo de la etapa en que se encuentre, ansiedad, fobia al colegio, aislamiento social, lo cual se acentúa mucho más en los adolescentes, pues tienen visión de futuro y temor a la muerte, indica la profesional.

Son etapas diferentes, aclara la doctora, pues en niños de 0 a 6 años, lo que pueden presentar es ansiedad como consecuencia de la separación de su familia y el aislamiento social porque no pueden jugar con sus pares. De 7 a 12 años, además de lo anterior, se vuelven conscientes de las implicaciones de su enfermedad, de sus cambios físicos y hay un descenso del rendimiento al regresar al colegio. De 12 a 18 años, por ser adolescentes que se centran en las relaciones, muestran preocupación por las amistades y las consecuencias a largo plazo de su enfermedad.

Al ser muy conscientes de su aspecto físico, son susceptibles al rechazo social, por lo que se plantean la duda de hacer o no partícipes a los demás de su enfermedad, en esta etapa los colegios y maestros deben articularse a los procesos.

Los espacios lúdicos hacen parte de las exigencias en rehabilitación para todas las unidades de cáncer, también se deben tener maestros que permitan la continuidad de los ciclos de desarrollo del niño.

Los beneficios son muy claros, pues aumenta la sociabilización, continúan con la adquisición de los conocimientos, hace que no se pierda la visión de futuro, hay mayor aceptación de la enfermedad y una reincorporación más fácil a la vida al finalizar el tratamiento.

De otra parte y de acuerdo con Julieth Gómez, asistente de Gerenciamiento de la Enfermedad de Coosalud, el éxito de los tratamientos con cáncer depende en gran medida del estado de ánimo con los que los pacientes enfrenten la enfermedad, de ahí que la EPS innove en la forma cómo implementa su modelo.

“Pretendemos sacarlos de la monotonía diaria de las citas médicas y de los tratamientos para brindarles un espacio de reparación tanto a sus cuidadores como a ellos impactando directamente en su salud. En la medida en que los niños estén felices, sus cuerpos va a liberar hormonas que les ayudan a mejorar su estado de salud”, indica Gómez.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese