Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-25

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 00:00

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 A 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Cocina árabe, el gusto de la añoranza

Recuerdos, más que todo eso es lo que encierra cada receta de la gastronomía árabe que se prepara en Occidente, pues si bien es cierto, no están consignadas en ningún compendio, hacen parte de una herencia intangible que se transmite de generación en generación.

Llegaron por cualquier razón a una tierra muy distinta, con su idioma, con sus maletas, familias y amigos, se habituaron a lo poco o mucho que encontraron, pero se resistieron a dejar sus costumbres y su comida.

Esta última la adaptaron, porque muchos ingredientes no estaban en América, entonces, allí entró a jugar el recuerdo, la memoria que los transportaba inmediatamente a sus cocinas en Oriente Medio, a sus mesas vestidas de las más generosas viandas y de esta manera, la colonia árabe se reinventó en su nueva vida.

Recientemente se llevó a cabo una versión más de “Sabor Barranquilla”, el evento que reúne expositores de los más variados platos y en esta oportunidad, la cocina árabe jugó un papel importante de la mano de Vivian Chagüi Saker, quien hizo un resumen de sus vivencias personales al descender de un hogar árabe.

En ella la gastronomía también “arribó” por recuerdos, porque cuando su madre aún vivía, era negada para la cocina y sólo hasta la muerte de su progenitora y sin recetas escritas, se dejó llevar por el gusto, el olfato y la memoria.



Detalles especiales

Algo muy curioso en esta preparación por parte de las mujeres que venían e incluso las que crecían acá, era que todas cocinaban muy bien sin ser chef, además de la falta de medidas y tiempos de cocción, todas tenían su propio cálculo y el resultado, siempre el mismo, delicioso.

De esta inmigración quienes más beneficiados resultaron fueron los habitantes del Caribe, donde la mesa se enriqueció con nuevos alimentos, sabores y aromas, que hoy se encuentran en cualquier hogar sin pensar en su procedencia.

La abundancia en la mesa árabe hace pensar en la bendición de esa tierra que estos inmigrantes, pese al agradecimiento eterno por su nueva patria no se cansan de exaltar, es común escucharlos decir “qué berenjenas las de mi tierra, qué dulces los de mi tierra, esos sí son deliciosos y de gran tamaño”.

Los nombres de cada plato se han mantenido, y en la actualidad la facilidad de transporte ha permitido que lleguen los ingredientes originales, por lo que la mesa se engalana con honor. La generosidad de un árabe es incomparable, nunca pregunta a un invitado si gusta comer, sencillamente lo convida a su mesa con agrado.

Algunas frases han quedado en la recordación de Vivian porque siempre las escuchó de labios de sus padres. “Si alguien llega a la puerta de tu casa no lo dejes ir sin darle un plato de comida” y otro muy frecuente era “aunque no tengas nada que comer, comparte lo que tengas”.

La calidez y complacencia árabe al invitar a la mesa se expresa con un “faddalu” (adelante) y una vez todos disfrutan de las delicias hasta casi acabarlas, que por lo regular es imposible ante tanta variedad, le sigue un “sastaen” (buen provecho).

Muy marcada está la cocina árabe en el Caribe, tal vez como la mejor señal de agradecimiento de estos inmigrantes que llegaron por distintas razones, pero que al final se quedaron, se fundieron en su gente, y regalaron lo mejor de su cultura, la comida, deliciosa, saludable, diferente.

Vivian Chagüi es como ella misma dice, una muestra fehaciente del “cocinar por recuerdos”, la misma que heredó de su madre, porque cuando ella vivía nunca entró a la cocina y allí es donde percibe que vivió sin vivir cada uno de sus recuerdos y sus experiencias como si fuera hoy la protagonista.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese