Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Condenadas y adoradas

Algunas personas creen que la palabra swinger está de moda, pero siguen teniendo duda sobre su significado. Se refiere a parejas con relaciones de cierta estabilidad o formalidad, casadas o no, que asumen como parte de su estilo de vida las prácticas sexuales con otras personas.

Las actividades swingers están mediadas por intercambio de parejas o por relaciones sexuales a las que se invita a un tercero. Los intercambios se pueden hacer con otra pareja, en la que la mujer de una pareja tiene relación con un hombre de otra, y la mujer de esa otra pareja tiene sexo con el hombre de la primera. Tan sencillo como ese juego durante el baile en el que alguien súbitamente dice “Cambio de pareja” y los bailarines inmediatamente cambian de compañero de baile. Sólo que no se trata sólo de unos cuantos pasos, vueltas y movimientos de caderas, se trata de sexo.
El intercambio puede ser en la misma habitación o en habitaciones separadas. Puede ser todos juntos a la vez en una situación en la que no se sepa de quién es una mano o a quién pertenece algún pie. Puede ser que simplemente un hombre sea el espectador del sexo que ocurre entre su mujer y otra pareja constituida por otro hombre y una mujer, o que en cambio sea la mujer la que se limite a ver para alimentar su voyerismo.
Es posible que se crea que es algo novedoso, propio de esta generación que no sabe qué más inventarse. Sin embargo, estas prácticas aparecen a través de la historia y existen referencias que afirman que sistemáticamente existen desde la segunda guerra mundial. Difícil de confirmar. Sin embargo, se conocen clubes swingers organizados en muchos lugares del mundo y muchas personas la defienden como una práctica respetable en la que una pareja decide no asumirse como monógama sexual y considera que es una elección íntima, personal y una opción dentro de sus derechos sexuales.
Las parejas convencionales, tradicionales y conservadoras ven esto como absurdo y pueden llegar a considerarlo un anuncio apocalíptico. Algunos consideran que los intercambios sexuales atentan contra la concepción monógama de la pareja, terreno fundamental para la familia como el núcleo de la sociedad. La familia como garante de un orden preestablecido, sobre el cual los seres humanos han decidido construir e inventar su mundo y su manera de vivir.
Tomar la decisión de participar de una experiencia swingers, requiere la decisión de la pareja, que previamente consultada o no, es libre de elegir y asumir las posibles consecuencias de su elección. Se debe reconocer que es una experiencia riesgosa, en la que finalmente, por mucha reflexión previa que exista, uno nunca conocerá el detalle absoluto de la manera cómo reaccionará y de la manera cómo asumirá la experiencia.
Los intercambios swingers son una opción de resistencia a la forma como operan nuestras relaciones afectivas y uno de los desafíos más grandes es enfrentar nuestros propios celos o atrevernos a cuestionarlos. Los intercambios sexuales pueden ser antagónicos a la posesión que se establece sobre la pareja y para algunos puede ser bastante complicado ver a su compañera o compañero sexual teniendo sexo con otra persona.
El demonio de los celos y la posesión tendría que estar dormido, anestesiado o sedado. Tendría que simplemente no existir, tendría que estar silenciado por negociaciones internas, en las que se prefiere dominar el poseedor que llevamos dentro con tal de vivir una experiencia que podemos percibir como fascinante.
El riesgo de que todo se eche a perder siempre existe, pero también la posibilidad de sentirse con una intimidad más estrecha entre la pareja, una mayor complicidad y la satisfacción de las fantasías sexuales.
Estas relaciones, mientras unos las condenan otros las adoran. Tal vez seguimos siendo una sociedad conservadora, que preferimos estar en cama con una sola persona y que nos movemos con mayor seguridad en el terreno de lo conocido. Tal vez otros preferimos tomar la carretera destapada, esa que no se sabe a dónde llega, después de todo, como dice Anthony Giddens: La aceptación del riesgo, con todo, es también condición de excitación y aventura.

*Psicóloga
palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese