Edificando el futuro

03 de agosto de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Reflexionar sobre la arquitectura y su contexto, desde su concepción y desarrollo, hasta su interpretación actual, está contemplado en el programa de Maestría que viene a llenar un vacío en Cartagena y la región.

Esta maestría en Arquitectura busca de igual forma continuar el cuerpo formativo de lo que es el profesional de la arquitectura a nivel local. Está pensada para que definitivamente sea abordada por estos profesionales y si bien es investigativa, tiene un corte formativo muy importante, centrada en los problemas de un proyecto arquitectónico y cómo se generan, indica Rodrigo Arteaga, docente del programa en la Universidad Jorge Tadeo Lozano seccional del Caribe.

Es un ejercicio de ir más allá, casi de metacognición de lo que es la arquitectura y de pensarla en su contexto, cuál es el sentido de cuando los diseñadores produjeron o producen esos proyectos. Es una revisión de la concepción de la arquitectura, pero a la vez tiene que ver con el entorno y el contexto que se produce, valores socioculturales que dentro de esa edificación se encierran. Esto precisamente tiene que ver con la comunicación, la cultura, representación y el discurso que utilizan los arquitectos, advierte el profesor Arteaga.

La maestría está muy ligada al tema teórico, por lo que su propósito es promover el ejercicio, desarrollo y respeto hacia la profesión, lo que le aleja de temas constructivos para la técnica, este aspecto revisa en buena medida las concepciones que tienen los profesionales frente a algunos problemas de proyectos y diseño.

Las problemáticas que enfrentarán los arquitectos serán muy diferentes a las que conocieron cuando aprendieron a diseñar, algo que corresponde a la escuela regular y que en este proceso se tratará un poco más de “devolver la historia”, con elementos en escala mayor de pensamiento, exigencias, capacidades que tienen que ver con la concepción de proyectos arquitectónicos, aclara Arteaga.

La maestría tiene como objetivo comprender que en un proceso arquitectónico no sólo entran las competencias del arquitecto, sino que hay otras que se van construyendo a través del ejercicio profesional, del desarrollo del oficio y tiene que ver con esas competencias de comunicación, representación, de un discurso y también con proyectar y esos procesos mentales que suceden.

De igual forma el profesor Arteaga indica que es el momento de mover de alguna manera las bases tradicionales del oficio y avanzar en el pensamiento filosófico, las nuevas teorías críticas y todos los planteamientos que otras disciplinas y ciencias proponen frente al mundo contemporáneo, para que el arquitecto no esté sólo ligado a su proceso de diseñar y construir.

Estos cimientos deben moverse para que se produzca una arquitectura con calidad, un proceso integral e interdisciplinario, indica el experto, a la vez que aclara que un elemento que hace especial a esta maestría está en aquellos que tienen que ver con un laboratorio para estudiar sobre lo que ya está hecho y sus problemas, los cuales llevarán a mejorar el futuro.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS