Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El legado de los Spicker en el mar

-A A +A
 

Cierto que el mar tiene su atracción, trabajar en el mismo es fascinante y para los hermanos Spicker Guzmán ha sido su vida, la que conocen desde la salida inicial de Bogotá y luego del colegio, porque la unión que profesan va hasta en la vocación.

Cachacos de verdad, pero con el alma en la Armada, surcando mares y cosechando éxitos, así ha transcurrido el diario vivir de cinco hermanos que sin proponérselo, formaron una dinastía que muestra con orgullo el trabajo individual y en equipo, pero ante todo, la formación de un padre alemán que siguiendo el rastro de los tres mayores, decidió asentarse en Cartagena sin pensar que los dos restantes también se vincularían.

Edgar, Iván, Roberto, William y Germán Spicker, son los cinco hijos del matrimonio conformado por el arquitecto Roberto Spicker e Isabel Guzmán, él alemán y ella bogotana, pero que permanecieron en Cartagena después de embarcar a sus hijos en el viaje de la vida, para quienes el mar fue protagonista.

Si, son cinco hombres que paradójicamente y en medio de bromas, dicen que siendo bebés vestían de rosado, toda vez que su madre siempre esperaba la niña y nacía otro varón, por eso la familia se creció y ella debió conformarse con cinco nueras, todas costeñas.

Con carreras exitosas en la Armada, Edgar el mayor, llegó a ser Almirante, dignidad que hoy utilizan sus hermanos para llamarle, y aunque siempre están bromeando, son los mejores amigos y eso no impide que cada uno admire el intelecto de los demás.

Parece que todos los gustos se hubieran formado en grupo, además de las profesiones afines, los hermanos Spicker son jugadores consumados de tenis, al punto que han desarrollado campeonatos, donde los primeros lugares son para ellos.



Comienza la historia

Edgar cuenta que para el año 1961, junto a su hermano Iván, acababan de terminar el bachillerato y contemplaron la idea de ingresar a la Armada, para lo cual contaron con el apoyo de su padre.

Posteriormente Roberto expresó el mismo deseo, pero para entonces el papá indicó que dos en el mar era suficiente. No satisfecho con la respuesta, Roberto trabajó para conseguir el dinero del ingreso y una vez logrado, fue amparado por la familia.

Con tres de los muchachos en Cartagena, Doña Isabel decidió radicarse en la ciudad y los menores entraron al colegio de La Salle a culminar sus estudios, quienes posteriormente ingresaron a la Escuela Naval.

Edgar estuvo en la Armada por cuarenta años, tiempo en el cual llegó a Almirante, Iván y Roberto se mantuvieron allí por 22 años y William y Germán llegaron a cumplir 12 años en la institución.

Los Spicker advierten que lo que lograron como profesionales lo deben a la formación sólida que recibieron de su padre, además de la rigurosidad que siempre ha tenido la Armada.



Familia unida

Son absolutamente cachacos, como advierte Edgar, pero a la vez indica que se sienten cartageneros por adopción y todos sus hijos nacieron en esta ciudad.

Definen como una fortuna el haber permanecido tan unidos, y sólo hasta hace pocos años Edgar se radicó en Bogotá, pero viaja cada cierto tiempo a tomar el calor de Cartagena y jugar uno que otro partido de tenis con sus hermanos.

Definen la experiencia en el mar como dura, el trabajo allí es tres veces más arduo que el trabajo en tierra, pero la disciplina los llevo a desempeñarlo correctamente. No todo fue tan drástico, todos recuerdan su escogencia como edecanes de reinas y uno de ellos, Roberto, se casó con una.



Edgar Spicker

Es el mayor del clan, con 68 años, hoy disfruta del uso del buen retiro, vive en Bogotá junto a su esposa Rosario Morales y tuvo la oportunidad mientras estuvo en la Armada de cursar estudios en la Universidad de California, estar en varias bases navales del país y llegó al grado de Almirante en 1993.

Dice en medio de una gran sonrisa que ahora se dedica a jugar golf y a disfrutar de sus tres nietos, un bello regalo que le dio su hija Jessica.



Iván Spicker

Ingresó a la Armada junto a su hermano Edgar y fue ayudante de Comandante de la Fuerza Naval del Atlántico, para posteriormente embarcarse en el ARC Antioquia y más adelante, como premio por ser el mejor del curso, lo mandaron para Europa.

El rendimiento de Iván fue su carta de entrada a la Base Naval de San Diego en California, y en Chile, en ambas cursó estudios, experiencia profesional que a su retiro lo llevó a altos cargos en la ciudad. 

Casado con Gladys Jasbon, tiene dos hijos y cuatro nietos, en la actualidad disfruta del buen vivir en Cartagena y juega tenis.





Roberto Spicker

Entró con mucho esfuerzo a la Armada, de donde se graduó como Ingeniero Naval, título que lo llevó a desempeñarse con destreza durante el tiempo que estuvo vinculado a la institución. Fue secretario privado del Ministro de Defensa en Bogotá por un año y se puede decir que fue su única salida de la ciudad en plan de trabajo, pues todo el tiempo laboró acá.

Formó su hogar con María Victoria González, con quien tiene tres hijos y dos nietos y curiosamente fue su edecán cuando ella representó a Bolívar en el Concurso Nacional de Belleza.

Dice que desde su retiro se ha dedicado a hacer lo que sabe y en la actualidad es inspector de seguros, asesor, auditor y entró en una nueva área que es la protección de buques e instalaciones portuarias que se implementó en el mundo después del 11 de septiembre de 2001 para proteger de ataques terroristas.



William Spicker

Entró con su hermano Germán a la Escuela Naval y comenta que estuvo prácticamente en todos los buques, incluyendo tres cruceros en el Buque Escuela Gloria.

Se retiró en el año 81 y con sus conocimientos pudo trabajar en el centro de control de la Electrificadora de Bolívar, en agencias marítimas, fue Secretario de Hacienda en la Gobernación de Ramón Del Castillo, quedando encargado del despacho en varias oportunidades y fundó una compañía de ingeniería y seguridad electrónica.

William también pasó al sector de dragado, estuvo con el Ministerio de Transporte y con su hermano Iván diseñó un sistema de traducción simultánea para la Cumbre de los No Alineados y aunque desde el año 2000 no volvió al mar, su actividad actual es de piloto práctico.

Casado en segundas nupcias con Raquel Denise Mizrachi, una caleña de familia hebrea, estableció su residencia en Cartagena, donde además nacieron sus tres hijos del primer matrimonio. Tiene cuatro nietos.



Germán Spicker

Indica que por ser el menor, tuvo la tarea difícil de emular el desempeño personal y profesional de sus hermanos, se define como amante del mar y compañero de aventuras con su hermano William, su primer bote fue una puerta del cuarto del servicio, apoyada en unos neumáticos, con una sábana como vela.

Fue alumno destacado y además de los títulos obtenidos en la Armada, hizo una maestría en Ingeniería Electrónica y Sistemas en la Universidad de Miami, posteriormente hizo un doctorado, que le permitió trabajar en un centro de investigación construyendo computadores para la Nasa y al regresar a Colombia debió entrar al negocio fundado por su suegro, se puso al frente del mismo y empezó una nueva etapa comercializando la ferretería, además de manejar el tema gremial.

Consciente de que quien no entra en la innovación y genera nuevos productos está destinado a desaparecer, se vinculó en algunos proyectos en asocio con Colciencias.

Germán está casado con la cartagenera Gloria Sierra, de cuya unión nacieron sus dos hijos Natalia y Germán, es el único de los Spicker que aún no tiene nietos.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63972 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Muy buen articulo y merecido

Muy buen articulo y merecido homenaje a estos muchachos que sirvieron a la Armada. Definitivamente el mas caballero y humilde de todos es William, mi querido amigo del alma. Me parece que se les hizo justicia a la familia Spicker. Despues que el padre, un aleman de raza judia que escapo de los nazis encontro en una colombiana el amor que le permitio tener estos cinco caballeros. Buena por esa Universal.