Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El vampiro de Baudelaire

-A A +A
 

Charles Baudelaire prefería escribirle a los muertos que a los vivos. Su poesía cargada del dolor visceral de los amantes, no se deja caer en el patetismo y se levanta insidiosa para revelar la realidad de la dramática experiencia humana.

Uno de los poemas de Las Flores del Mal se lla-ma El Vampiro. Plasma Baudelaire aquí el combate aguerrido que tenemos con nuestro destino amo-roso, cuando no podemos desprendernos de un amor que se clava en nuestras entrañas. De esos amores que llegan al cuerpo y que duelen, que uno se res-triega la piel intentando quitárselo y todo es esté-ril. Mientras más intenta-mos alejarnos, más cerca estamos.
Todo esfuerzo para no pensar en él o en ella, se transforma en una obse-sión. Cada vez que hace-mos lo posible por conde-narlo al olvido, más apare-ce su rostro entre los tran-seúntes de una calle ates-tada de gente. Dice Bau-delaire “Como al juego el jugador empedernido, co-mo el borracho a la botella, como a los gusanos la ca-rroña”, y luego maldice a su amor, como si se tratara de su peor verdugo.
La imagen de la muer-te, siempre presente en él, aparece una y otra vez en las historias de los amores que se instalan en la carne. Patológicos, como le lla-marían los psicólogos, es-tos amores generan ambi-valencia y sentimientos encontrados. Se conside-ran la bendición más gran-de y al mismo tiempo, la peor de las suertes.
Cuando uno intuye que se aproxima a uno de estos amores, tal vez la reco-mendación más inteligente es huir muy lejos, donde no seamos alcanzados, huir con urgencia antes de que sus colmillos se claven en nuestra yugular, ya sin remedio, obligándonos a amarlos en una eternidad que no existe.
Pero ¿quién puede te-ner la sabiduría para li-brarse de los ojos del amante, de su mirada dul-ce, quién tiene la sereni-dad para salvarse de su se-xo, de sus besos salvajes, quién tiene la mesura para decidir alejarse antes de que sea demasiado tarde, quién, además, puede es-tar seguro de que lo mejor sea huir?
Los poetas, que lo sa-ben todo en cuestiones de amor se quejan de los efectos trágicos de los amores y son, al mismo tiempo, el mejor aliento para los amantes tímidos.
Tal vez Baudelaire no tenga la razón, tal vez es demasiado quejumbroso, demasiado misántropo, demasiado atribulada su vida. Mario Benedetti, en cambio, tiene algo mucho más alentador: “No con-geles el júbilo, no quieras con desgano, no te salves ahora ni nunca (…) No re-serves del mundo sólo un rincón tranquilo, no dejes caer los párpados pesados como juicios, no te quedes sin labios, no te duermas sin sueño, no te pienses sin sangre, no te juzgues sin tiempo”.
Mientras nos morimos, que pasará, vivir es la úni-ca opción, y tal vez, amar es nuestro único destino. Cuando sintamos la pre-sencia de El Vampiro de Baudelaire, debemos saber que vino a recordarnos que seguimos vivos, que se-guimos con pulso entre las piernas, que tenemos sig-nos vitales en el deseo, en el sexo, en las ganas por el otro y por nosotros.

*Psicóloga

palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese