Indicadores económicos
2018-06-17

Dólar (TRM)
$2.890,06
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,36
Euro
$3.351,31
UVR, Ayer
$258,76
UVR, Hoy
$258,78
Petróleo
US$73,36

Estado del tiempo
2018-06-17

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 09:52

Marea max.: 22 cms.

Hora: 02:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-06-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
-
Motos
- - - -

En medio del conflicto armado

En algún lugar alejado de Colombia, hablando so-bre conflicto armado, una persona se levantó del au-ditorio y preguntó decidida ¿Cuántos niños y niñas están en medio del con-flicto armado en nuestro país? Estas son el tipo de preguntas de los que juran que todo se resuelve a punta de datos, cifras y números.

Sin embargo, la pre-gunta tuvo una resonancia mejor cuando Carmen Es-callón – la conferencista – respondió “Depende de qué conflicto armado me pregunten, si me pregun-tan por los niños y niñas que se encuentran en me-dio de las trincheras, aquellos que son recluta-dos por los grupos arma-dos y aquellos que perte-necen a las poblaciones que son azotadas por la guerra, la cifra será preo-cupante … pero si me pre-guntan por todos aquellos que están atrapados en el conflicto armado de sus propias familias, la cifra será mucho más alarman-te” Carmen hacía referen-cia a todos aquellos niños y niñas que se encuentran atrapados en la violencia de sus propias familias, en las largas batallas que lide-ran los adultos de sus ca-sas.
Miles de niños y niñas en Colombia son la pobla-ción civil víctimas de pe-leas entre los adultos. La mayoría de las veces gue-rras protagonizadas por su padre y por su madre que se encuentran en bandos distintos y que someten a sus propios hijos al terro-rismo constante de trans-formar la casa en zona de batalla. Los gritos son mi-siles de largo alcance y las amenazas son tambores de guerra.
Uno de los casos más aterradores relacionados con maltrato infantil es el caso del llamado Bebé Es-cudo. Los Bebés escudos son aquellos niños o niñas pequeños que son usados como defensa por uno de los padres, generalmente por la madre, que inten-tando evadir las agresiones de su pareja se oculta de-trás de su propio hijo. El resultado es perverso: Be-bés con heridas por arma de fuego, por armas corto punzantes, bebés quema-dos y con traumas en sus pequeños cuerpos.
Alguna vez conocí a un hombre que, justificándo-se, explicaba que él nunca quiso herir a su hijo, que la puñalada era para su mu-jer. El niño tenía apenas año y medio. Cacerolas, golpes en las mesas, ob-jetos voladores por la casa, son armas de guerra fre-cuentes que atentan contra la seguridad de nuestros niños y niñas.
Muchos de los lectores fácilmente repudiarán una actitud como la de este pa-dre, pero además de casos brutales como el que men-ciono, existen otros no menos preocupantes cuyos cuerpos de las víctimas no tienen marcas, pero su psiquis y su mundo emo-cional sufre lo indecible. Con mucha frecuencia metemos a los niños en los conflictos conyugales, obligándolos a tomar pos-turas, a elegir respaldar a un padre, a llevar mensa-jes de un lado al otro y so-portar sofocadas discusio-nes.
Toda forma de agresión entre la pareja maltrata a los niños y a las niñas también. Toda forma de hacerse la víctima, de ma-nipular, de armar escenas, de usarlos para culpabilizar a la pareja, de usarlos para las amenazas y las extor-siones, todas son formas perversas de meter a los propios hijos en medio del conflicto armado.
Las diferencias entre la pareja deben ser arregla-das entre la pareja. Una es la relación conyugal y otra es la relación como socios padres. Los adultos de-bemos ser capaces de re-solver nuestros conflictos evitando involucrar a nuestros hijos.
Los niños y las niñas deben ser sacados de los campos de batalla, los ni-ños y las niñas deben ser parte sólo de territorios de amor y de paz. Territorios en los que los conflictos son inevitables, pero se resuelven hablando y con un respeto profundo por la felicidad de nuestros hijos.

*Psicóloga
palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese