Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

Estamos condenados

-A A +A
 

Colombia es un Estado laico. Amo la Constitu-ción. En aquel entonces recién había salido del co-legio y el mundo me pare-cía un enorme abismo lle-no de infinitas posibilida-des.

No sabía qué estu-diar, no sabía en qué ciu-dad quería vivir y no sabía cómo hacer para llegar temprano a casa. Se me perdía desde la plata hasta la noción del tiempo, y so-bre todas las cosas que ig-noraba, no sabía que lo que ocurría en el país sería tan determinante el resto de mi vida: La Constitución Nacional de 1991.
Desde ese momento es absolutamente claro que Colombia es un Estado lai-co, multicultural y mul-tiétnico, en el que existe libertad de culto y de práctica política, derecho a la diversidad y a la diferen-cia. A pesar de lo que mu-chos creen, no somos un país católico, somos de muchas maneras, y aún en nuestros grupos indígenas habitan cosmovisiones que le rinden culto a la madre tierra.
Sin embargo, las trans-formaciones necesitan ocurrir en lo formal y en las dinámicas cotidianas que los mismos colombia-nos vamos construyendo. El papel soporta juramen-tos de amor, pero es en la práctica de todos los días en la que se verá reflejada la pasión de los enamora-dos. Los hechos históricos de 1991 y lo consignado en la Constitución, ha reque-rido años de lucha para que la iglesia Católica entienda su papel frente a los dere-chos constitucionales, so-bre todo con relación a aquellos que tienen que ver con la sexualidad, la construcción de la subjeti-vidad y el libre desarrollo de la personalidad.
Por supuesto generali-zar sería un absurdo. Co-nozco religiosos infinita-mente respetuosos de los límites de su iglesia, algu-nos incluso promotores de los derechos de la diversi-dad y otros centrados en un papel mucho más noble que el adoctrinamiento. Conozco religiosos estu-diosos, llenos de sincera fe en su corazón, que no se desgastan juzgando a los seres humanos ni proce-den con el totalitarismo común en otros miembros de su propia iglesia. Estos religiosos trabajan cerca-nos a lo humano, a lo so-cial, la mayoría de manera silenciosa y con admirable esmero.
Sin embargo, la iglesia, como escuché a las muje-res el año pasado, no ha sacado los rosarios de nuestros ovarios. Los de-rechos sexuales son inva-didos constantemente por la institución católica, que con feroz convicción ha emprendido una guerra contra decisiones de la Corte Constitucional y lo que es peor aún, alejándo-se de las necesidades rea-les de los hombres y las mujeres de nuestro país.
La lucha contra el aborto ha sido una de las más grandes empresas del catolicismo. Camándula en mano se ha pretendido determinar las decisiones sobre los derechos sexua-les de las mujeres. Tam-bién camándula en mano luchó contra la anticoncep-ción de emergencia, batalla que se ganó limpiamente con el liderazgo de Profa-milia. Camándula en mano se sigue luchando contra los derechos de las parejas homosexuales, como si no fueran todos hijos de un Dios que promueven como bueno y justo.
La visión de pecado co-bra fuerza en aquellos que creen en el pecado. Pero el pecado carece de senti-do para aquellas personas que tienen otras creencias, y Colombia es eso, muchas creencias, muchos rituales distintos, muchas formas de interpretar la Luna y las estrellas, muchas formas de ver la vida y la muerte.
La interpretación del pasaje bíblico que narra la expulsión del Paraíso se ha hecho de diferentes mane-ras. Allí donde algunos vieron sexo en la manzana, tiñéndolo de la connota-ción de pecado, otros vie-ron el conocimiento. Sin embargo, el sexo ha sido normativizado, condenado, castigado y escudriñado. Todavía en este momento, la Iglesia se siente con la potestad para decidir el destino sexual de todos los pueblos, para opinar y para amenazar con la ira de Dios, con la vergüenza y la inmoralidad.
Es posible que el sexo no sea más que un peque-ño soplo de vida que here-damos de nuestro creador. Es posible que donde al-gunos ven el infierno, otros estamos condenados a ver la entrega, el amor, el placer, la paz y la felici-dad.

*Psicóloga
palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63897 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese