Indicadores económicos
2018-11-13

Dólar (TRM)
$3.176,89
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.780,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.604,49
UVR, Ayer
$260,12
UVR, Hoy
$260,12
Petróleo
US$70,12

Estado del tiempo
2018-11-13

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:59

Marea max.: 19 cms.

Hora: 15:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-11-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Fluorosis, cuando se excedió en la cura

Es de amplio conocimiento en la sociedad que el flúor es una herramienta importantísima en el trabajo que se cumple para contrarrestar la caries, por lo que en los últimos años el problema ha disminuido, sobre todo en la población infantil.

Este proceso se ha cumplido con el uso masivo del flúor, el cual ha tenido de otra parte un impacto no tan favorecedor con la presencia de otra alteración que se denomina Fluorosis dental, el cual, pese a no ser tan conocido, tiene alta prevalencia.

Se ha logrado establecer, tras el más reciente estudio nacional, que en jóvenes de 15 años, cerca del 62% padecen de fluorosis, un número muy alto que se encuentra incluso por encima de los niveles de caries, convirtiéndose en un nuevo motivo de preocupación para los profesionales de la odontología, al ver como una herramienta de control terminó por ocasionar otras alteraciones, indica el doctor Farith González, docente investigador de la Universidad de Cartagena

Diferencia entre caries y fluorosis

Durante la historia odontológica, la caries es la patología por relevancia y generalmente se controla con el buen hábito de higiene bucal, barriendo la placa bacteriana que es el factor determinante. Esta se inicia con una mancha blanca que se produce tras una pérdida de mineral, con el tiempo se va agrandando hasta volverse una cavidad que no es más que la fractura del esmalte y lleva a la pérdida de la pieza dental.

Por su parte la fluorosis tiene un efecto parecido, y aunque no es por ataque de bacterias, este puede actuar desde el folículo del diente en formación, produciendo cambios en la resistencia del esmalte dental, volviéndolo frágil.

Ante este problema, las investigaciones apuntan a establecer de dónde proviene ese aumento de flúor y el resultado lleva a la multiplicidad de fuentes a las cuales tiene acceso el individuo. El agua, la sal, los dentífricos, entre otros.

En Colombia se canceló la fluorización del agua en los años 90, atendiendo el concepto de que una medida de salud pública mantenga acceso con toda la población, algo que no se lograba ante la falta de este servicio óptimo en algunas regiones del país, por lo que se acogió la norma de agregarlo a la sal, un producto que necesariamente se debe usar en la preparación de los alimentos, indica el doctor González.

Con lo anterior se hacía un cambio válido para lograr la cobertura, sin embargo actualmente no es posible afirmar que el agua carece de flúor, toda vez que se trata de un elemento abundante en la naturaleza, por tanto la corriente de los ríos siempre lo va a tener, de la misma manera el suelo, el aire.

El flúor en su estado natural tiene apariencia de un gas amarillento que se une a ciertos minerales y se produce su forma más común, que es la fluorita, es decir, fluoruro de calcio y puede encontrarse en piedras, bajo la tierra, cauces de ríos, en general, está en el entorno natural que frecuentan los seres humanos.

El Ministerio de Salud, en su labor de control hace un monitoreo de los acueductos y determina cuáles están aptos para el consumo, por lo que se trabaja en buscar otras corrientes hídricas cuando se encuentra el nivel alto en determinado afluente que le surte.

El dentífrico no representa mayor riesgo de fluorosis, pues su composición contiene flúor local que contribuye a la protección y remineralización, sin embargo el daño puede darse si este producto se ingiere, algo que resulta muy común con los niños, por lo que es necesaria la compañía de un adulto mientras se practica el cepillado.

La edad crítica para la caries y la fluorosis va hasta los tres años. En esta etapa, si bien se debe usar una crema dental fluorada para evitar la caries, se debe hacer acompañamiento para evitar que la ingiera y adquiera fluorosis. Es una disyuntiva que requiere de atención en cualquiera de sus aspectos, advierte el doctor González.

¿Cómo se manifiesta la fluorosis?

Las manchas blancas, comparadas con motas que se producen en forma subsuperficial, es decir, que están por debajo del esmalte y se evidencian como pequeñas líneas blancas en su etapa inicial y con un tono amarillento o marrón en estado moderado a severo, que es cuando hay mayor compromiso, con similitud a una caries y con alta posibilidad de fractura del diente.

La fluorosis crea molestias de sensibilidad ante cualquier cambio de temperatura, también de funcionamiento porque el diente no puede cumplir su función masticatoria y el de autoestima, al representar un problema estético.

Desde esa perspectiva a nivel del Ministerio de Salud se han creado herramientas, como el programa llamado “Vigilancia epidemiológica centinela”, que busca hacer en algunos municipios el monitoreo de casos de fluorosis y de las fuentes de agua y sal, ésta última debe tener especial atención en la empresa privada y los fabricantes sin el lleno de los requisitos.

De otra parte, también se debe incluir la fuente de las cremas dentales, donde el monitoreo corre por cuenta de los padres; y por último está el control en los alimentos, que obtienen el flúor de la tierra.

La multiplicidad de fuentes ha hecho que se extienda el problema, al punto que se contabilicen más casos de fluorosis que de caries, convirtiéndose en un asunto de salud pública, llegando a verse el remedio peor que la enfermedad.

La fluorosis representa un problema sin cura, nunca va a desaparecer y su única solución está en la implementación de carillas estéticas, tratamiento que no está a disposición del grueso de la población.

Una vez entra al organismo, se va a ubicar en el sistema óseo y todo lo que tenga calcio, llevando en casos poco frecuentes a originar la fluorosis esquelética, llevando a la osteopenia, huesos frágiles, desgastados, problemas de movilidad y sin capacidad de protección.

El flúor no se puede eliminar, es necesario y efectivo contra la caries, lo que se requiere es más responsabilidad en su forma de uso, vigilancia en todos los aspectos y encontrar el equilibrio, lo mismo que la educación a las comunidades, advierte el doctor Farith González.

 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese