Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Hábitos que forman para la vida

-A A +A
 

Los hábitos son pautas que los adultos inculcan en los niños desde edades tempranas. Son conductas repetitivas y en esa reiteración continua y con un sentido, el niño termina interiorizando y tomando sus beneficios.

Con este proceso, el niño pone orden a su vida, sabe qué esperar y tiene clara la rutina que lleva, lo que hace que se sienta seguro frente a cualquier situación, indica la psicóloga Marcela Espitia.

El tema de los hábitos se enlaza con la autoestima, pues si el niño se siente seguro, está tranquilo, sabe quién es y se siente feliz en el mundo que habita, por eso estas conductas son necesarias para lograr una vida plena.

Un niño a edad temprana no sabe qué es bueno y qué es malo, pero si sabe lo que necesita, por eso llora cuando tiene hambre, frío, calor o sueño, que lo lleva a buscar el abrazo y cariño de los mayores, quienes desde ese momento deben ir regulando los hábitos.

Comenzar por los más primarios es recomendable, advierte la profesional, quien los enumera a partir del hábito del sueño, el de alimentación, aseo y juego. Con estos se fundamenta la vida del niño, para ir aumentándolos al llegar a la etapa escolar.

Mientras crece, se van implementando los hábitos del deporte, lectura, ahorro, trabajo, entre otros, pero con los básicos se llega a estos y se crea un adulto con valores.



El proceso

Los hábitos dan orden a la vida y cuando una persona tiene la vida organizada, todo resulta mejor, porque el orden mental necesita del orden material, es una cadena que forma interiormente.

Desde el nacimiento, la mamá va encausando al bebé en los hábitos de la alimentación, dándole un horario, un ambiente y la forma como se lacta, más adelante, cuando va creciendo, se trata de la ubicación de la silla para comer, que debe estar cerca al comedor y no en la habitación o en otro lugar de la casa.

Con respecto al hábito del sueño, éste también se empieza a trabajar desde el nacimiento, respetando horas y tiempos de sueño en la noche, diferenciando el descanso que se obtiene durante el día.

En este sentido, el sueño de un niño debe ser de 8 ó 9 horas, para que sea reparador y aporte a su salud, así se levantará descansado y con deseos de aprender. Allí los adultos deben ser cuidadosos con la temperatura de la habitación, la iluminación, ya que los niños le temen a las sombras y se debe proporcionar la seguridad de que sus padres están cerca en la otra habitación.

En esta vida moderna, donde los padres trabajan mucho, es posible que uno de ellos llegue tarde cuando ya su hijo está dormido, entonces, se recomienda no despertar al niño, un beso y un “te amo” al oído serán muy buenos y esperarlo al día siguiente para desayunar juntos.

El reposo es fundamental, por eso no es aconsejable que los niños duerman con el televisor o la música encendida, en la medida que se generen hábitos sanos, el niño puede dormir tranquilo cuando está fuera de casa.

Leer un cuento y rezar, es algo que genera tranquilidad en el niño antes de dormir, decirle que el Ángel de la Guarda estará allí velando su sueño para un buen despertar.

En cuanto al aseo, es otro hábito que los lleva al buen vivir. Desde muy pequeños se les debe inculcar que lavarse las manos y los dientes es un gran aporte a la salud, al cumplir un año el niño entiende que antes de tomar los alimentos debe hacerlo y de esta manera el hábito se quedará en él.

El lenguaje comprensivo es más amplio que el lenguaje expresivo, por eso si se le explica, sabrá captar y aplicar más adelante. Poco a poco mientras crece, se le enseña a asearse solo y a ver la importancia del jabón en el baño.

Cuando el niño está en capacidad de hacer las cosas y sus padres lo desarrollan por él, crean inseguridad y la idea de que no es capaz de lograr nada por sí mismo.

Afianzado al proceso de aseo está el de control de esfínteres, que empieza con el autodominio al dejar el pañal. Entre los 20 y 24 meses debe estar adelantado este control, inicialmente diurno y después se traslada a la noche.

Cambiar el pañal por ropa interior apresura al niño a buscar su comodidad, pues al sentirse mojado, entenderá que debe controlarse y de esta manera empieza su madurez en este sentido.

El hábito del juego es también muy importante, pues los niños tienden a pasar una etapa egocéntrica hasta los seis años, pensado siempre en “lo mío”, por eso se les debe enseñar que tienen que compartir.

Al entrar al colegio o nacer un hermano, empiezan a entender que hay otras personas igual de importantes y siguen viviendo esa etapa. Los hábitos de juego se trabajan en el compartir y también al explicarles que algunos ganan y otros pierden, pero que eso no los debe afectar.

De otra parte, se les debe enseñar que en el juego hay tiempos y que una vez se acabe, se debe regresar a otras actividades. Además, es importante que entiendan que una vez acabe, se deben recoger los juguetes y de esta manera se logra inculcar el hábito del orden.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2321 fotos
63871 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese