Indicadores económicos
2017-12-14

Dólar (TRM)
$2.999,07
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.552,39
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,14
Petróleo
US$57,04

Estado del tiempo
2017-12-14

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 17:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:18

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-14

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
3 - 4 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Juan Camilo Benedetti, dignificando la mesa cartagenera

Hace parte de una generación arriesgada, donde lo convencional no tiene cabida, pero a cambio, los orígenes cobran importancia dando un giro interesante a su estilo de vida.

Así se puede definir Juan Camilo Benedetti, el joven cartagenero que sin pretensiones llegó a Bogotá buscando horizontes educativos, pero dándose un tiempo prudente para no caer en las equivocaciones, allí, un día, mientras  preparaba su almuerzo, entendió que eso era lo que realmente le proporcionaba felicidad, y lo mejor, podía acompañarlo el resto de su vida.

Juan Camilo tiene 25 años, pero desde los 8 ya ayudaba a su abuela Gloria de Benedetti en la cocina, o por lo menos recuerda que era diaria su producción de merengues que más tarde vendía en el edificio. A eso le siguieron los brownies y otras pequeñas, sencillas y deliciosas preparaciones.

Tomada la decisión se la comunicó a sus padres y con el aval de ellos empezó a prepararse, pero también la sugerencia fue muy importante, debía empezar por una cocina, allí sabría si de verdad estaba tomando la dirección correcta.



Una experiencia enriquecedora

Antes de matricularse en La Salle College, Juan Camilo encontró una magnífica oportunidad, entró como aprendiz de cocina a “Leo, Cocina y Cava”, el restaurante de la prestigiosa chef cartagenera Leonor Espinosa, en tres meses fue un aventajado ayudante y se familiarizó con toda la magia de ese lugar.

Con la certeza de que la gastronomía era lo suyo, entró a estudiar formalmente, preparación académica que alternaba con una práctica muy valiosa en los restaurantes de Harry Sasson por casi un año.

Juan Camilo recuerda que en la rotación por todos esos restaurantes y eventos que este importante cocinero hacía en Bogotá, aprendió tanto, que hoy no tiene como expresarle su infinito agradecimiento, pues fue su mejor escuela.

Los hoteles también fueron definitivos en su aprendizaje y experiencia en el manejo de cocina, toda vez que allí la labor se extiende a un área más administrativa, por lo que otra decisión importante se desprendió de esa rutina.

Juan Camilo tuvo la oportunidad de representar a su escuela en un Congreso Internacional Gastronómico en Popayán y también en un Concurso Nacional de Cocina, donde alcanzó un merecido cuarto lugar, pero pensando siempre en su tierra, regresó a Cartagena.

Ya en casa empezó el periplo de los hoteles nuevamente, por lo que decidió viajar a Buenos Aires con la finalidad de estudiar Administración de empresas hoteleras, donde cursó dos años de la carrera en la Universidad de Palermo.

La nostalgia lo trajo nuevamente a casa y con el compromiso adquirido con esta nueva etapa de estudios, decidió continuarlos en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, alternándolos con trabajos muy puntuales a personas o eventos que requieran de sus deliciosas preparaciones.



El sabor cartagenero

Juan Camilo se define como extremadamente detallista al preparar una receta. Le gusta dedicarle tiempo a las comidas, por lo que se inclina más a la tendencia asiática, que desprende aromas, sabores y llamativos colores.

Relaciona esta gastronomía con la cartagenera, por la fuerza de sus recetas, todas llenas de una historia que se remonta a una conquista donde cada uno dejó su legado y por eso hoy ostenta buenas bases.

Juan Camilo cree que Cartagena requiere un “empujón” en materia gastronómica, pero eso sólo se puede efectuar con una trabajo mancomunado de todos los cocineros y conocedores del tema, para lograr una posición de privilegio.

Es un modelo que ya existe y dio los mejores resultados en Perú, al punto que volvió esa cocina en un Patrimonio de la Humanidad, un referente que identifica al país ante el mundo.

Él desea que el turista reciba la comida cartagenera como una identidad más de la ciudad, tal como son sus monumentos y sin ser pretensioso, considera que la misma debe ser la que se presente como colombiana, porque de la comida nacional no se tiene conocimiento más allá de las fronteras.

Juan Camilo asegura que esta gastronomía tiene todo para merecer ese honor, muy por encima de las otras regiones, sólo requiere de una mejor presentación.

Innovar con mezclas de productos y una presentación llamativa, es lo que le resta a esta deliciosa comida para presentarse ante el mundo, advierte el joven chef.

Como todo cocinero, su mayor sueño es tener su propio restaurante, para eso se está preparando, quiere ser coherente con lo que hace y por eso necesita una formación administrativa.

De otra parte, Juan Camilo sigue adelante con una propuesta que incluye atención personalizada de eventos, una comida más sencilla en un negocio que actualmente crece y una sección gourmet que presenta desde diferentes restaurantes de la ciudad para el Canal Cartagena.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese