Indicadores económicos
2017-03-26

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:01

Marea max.: 10 cms.

Hora: 09:36

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La victoria de Romeo y Julieta

-A A +A
 

“Se ríe de las heridas quien no las ha sufrido. Pero, alto. ¿Qué luz alumbra esa ventana? Es el oriente, y Julieta, el sol”
Romeo y Julieta, de Shakespeare

Cuando tenía 13 años conocí a William Shakes-peare, casi no podía pro-nunciar su nombre. En-contré a Hamlet oculto dentro de la vieja bibliote-ca de mis padres y lo leí sin entender nada de lo que decía. Palabras como “pardiez” se revelaban to-do el tiempo durante mi lectura y al finalizar me to-caba empezar nuevamente con la firme idea de enten-derlo algún día.
Así fue como leí Hamlet tres veces seguidas. Sus finales trágicos me dejaban en silencio y al volverlo a leer, guardaba la fantasía de que la historia cambiara y fuera menos dolorosa. Luego empecé a leer Ro-meo y Julieta, que para mi visión adolescente del mundo, me resultaba una tragedia extremadamente triste y desalmada.
La obra Romeo y Julieta ha sido llevada al cine en muchas versiones. Existe, incluso, una adaptación moderna en la que los Montesco y los Capuleto se enfrentan con pistolas 9mm y viven en una ciu-dad de Verona más pareci-da a Río de Janeiro que a cualquier idea que Shakes-peare pudiera hacerse en su cabeza. Es posible que el éxito de la adaptación esté dado por una sola ra-zón, porque los amores prohibidos del siglo XIV siguen ocurriendo en el XXI.
Aún en estos días existen personas que se aman y no pueden estar juntas. Las razones pueden ser tan variadas como la manera de amarse. Hay quienes están en prisión, secuestrados o simple-mente viven del otro lado del mundo. Otros son ca-sados, unos religiosos y algún otro, aún, es odiado por la familia… y la familia, señores y señoras, sigue siendo una muestra ejem-plar de la propiedad priva-da.
En el desesperado in-tento por encontrar opcio-nes para estar juntos, Ro-meo y Julieta protagonizan una aventura en la que la muerte ficticia de uno de los dos, resulta en la muerte de ambos. La historia es triste… el odio de los Montesco y los Ca-puleto termina engendran-do una melancolía en todos y la irreparable pérdida de los amantes.
Pues el amor debería ser estudiado por los quí-micos… más allá de las sustancias coloidales, los líquidos y los gaseosos, el amor tiene la propiedad de expandirse cuando se prohibe. Si nuestros go-bernantes lo supieran, hi-cieran bombas de amor, pues son absolutamente letales en su explosión, ya que el amor… cuando se aprisiona, crece.
Los amantes prohibi-dos, sabrán que no existe una fórmula más infruc-tuosa de acabar con un amor, que cerrarles toda posibilidad para amarse… porque el amor es tan pa-radójico que crece en la adversidad y se vuelve tan fuerte que tiene la digni-dad para perpetuarse aún de cara a la muerte.
Cuando la vida o las cir-cunstancias les cierran el paso a dos personas que en realidad se aman, entonces se verá el verdadero triunfo… el triunfo sober-bio que se burla de lo ab-surdo, pues aún en lo im-posible el amor es posible. Es probable que no se en-cuentren las bocas, ni los besos, es posible que no se cuente con la cálida son-risa acariciando nuestro rostro, pero el amor, es mucho más que toda pre-sencia terrenal que pueda existir… vuela libremente y derrumba las cadenas, se vuelca frenético de deseo en medio de los sueños nocturnos, en un sexo imaginado, en un lugar en el que las prisiones no existen.
El triunfo de Romeo y Julieta es que a pesar de todo, no hubo barreras que pudieran contra ése amor que se levanto seguro desde el sepulcro para se-guir amándose en un lugar que los mortales descono-cemos. Un amor que no entiende de normas so-ciales, de condiciones, de argumentos ridículos de un mundo que hace guerra por cualquier cosa, que trilla la palabra amor hasta desgastarla, pero poca oportunidad tiene de sen-tirlo sinceramente.
A todos esos amores prohibidos que se sientan de vez en cuando desam-parados, les diré una cosa, no existe tragedia que sea capaz de llevarse lo que realmente se ama. No existen cárceles, distan-cias, laberintos ni muros que sean capaces de arran-carnos el amor. No hay dictadura, por grande que sea, capaz de sembrarnos el desamor cuando ama-mos. La victoria de los enamorados no es estar juntos, la victoria de los enamorados es amarse.

*Psicóloga
palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

2457 fotos
69284 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese