Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Las cofradías secretas de mujeres

-A A +A
 

Esta debe ser mi semana de la suerte. La vida me ha regalado una maravillosa coincidencia que me ha sacado de un enorme problema. Hoy, viernes 28 de agosto ocurren dos hechos

determinantes para la escritura de este texto. Por una parte, justo en esta fecha se celebra la noche de las mujeres en Cartagena y por otra parte, la revista Viernes presenta un especial de vinos.
Contaré un secreto, desde hace algunos años, Heidi Llanes, quien es el alma de esta revista, me informa el tema de los es-peciales. Yo trato de es-cribir algo que se ajuste al tema protagonista de la revista. Justamente con el propósito de evitar lo que ocurrió en una ocasión: pa-ra un especial sobre Pri-mera Comunión, yo había escrito un texto sobre se-xo oral. Obviamente un total despropósito.
El sexo oral como todos los temas de sexo guardan una estrecha relación con la vida misma, pero defini-tivamente no era el mejor tema para publicar en aquella oportunidad. Mi problema de esta semana consistía que en la misma fecha ocurrirían dos situa-ciones que parecían que poco tenían que ver una con la otra y, debo confe-sarlo, agradecida por todas las noches de amor que el vino ha acompañado, con-sideré que escribiría sobre el tema del especial y deja-ría aquello de la noche de las mujeres para otros es-pacios informativos.
Pensar en sexo y vino, implica pensar en mitolo-gía. Roma y Grecia. En una mañana calurosa llamo a mi amigo José Jaime, quien siempre sabe algo de estas cosas, y despreveni-do menciona una palabra: Bacanales. No soy tan erudita, uno de los secre-tos de escribir una buena columna es rodearse de buenos amigos que pien-san rápido y le tienen pa-ciencia a uno.
Las bacanales eran exactamente la clave que necesitaba para hablar de vino y de una noche, como la de hoy, en la que las mujeres se tomarán la ciu-dad. En la mitología clási-ca, Baco era el nombre del dios del vino y se conside-raba inspirador de un éxta-sis ritual y de un frenesí sin límites. Las bacanales eran ritos femeninos de culto a Baco en los que en casos excepcionales se permitían la presencia de jóvenes adolescentes.
Las mujeres, quienes enfrentaban leyes de ex-clusión y de inequidad, al-gunas que establecían lí-mites sobre sus riquezas o sobre la disposición de he-rencias, encontraban en estos rituales espacios de emancipación y se consti-tuían en cofradías secretas que se burlaban de las viejas prohibiciones.
Un texto maravilloso que encontré de Prieto y Sanahuja, titulado El papel de la mujer en las bacana-les romanas, señala que en las bacanales las mujeres aprovechaban para usar un lenguaje obsceno nunca utilizado en su vida coti-diana, se sumergían en un estado de espontaneidad y frenesí que les permitía estar de lado de la divini-dad y sin la amenaza de los hombres.
Los mismos autores describen todos los ele-mentos que vestían estos excéntricos ritos, entre ellos el abundante vino, las antorchas, las danzas, las orgías y la lubricidad, ma-neras de librarse de las re-presiones diarias.
No tengan miedo. No espero que esta noche de las mujeres sea precisa-mente una exaltación a las bacanales romanas, ni tampoco creo que las mu-jeres necesitemos espa-cios para transgredir nor-mas en exceso. El vino puede ser un perfecto compañero, pero también sin un trago de licor sabe-mos divertirnos.
Sin embargo, me parece increíble esta perfecta coincidencia: vino y cofra-días secretas de mujeres. La compañía de los hom-bres, sobre todo de la de esos hombres que saben ser compañeros, que saben abrazar sin constreñir, la compañía de esos resulta fascinante. Pero justa-mente esos hombres que tienen más de 3 centíme-tros de libertad en sus ideales son los que hoy entenderán que es una buena noche para quedarse en casa, y sabrán com-prender que las mujeres, desde la antigua Roma, ne-cesitamos espacios para pensarnos distintas y para dibujar un mundo en el que podamos ser más feli-ces juntos.

*Psicóloga
palabrasdesexualidad@gmail.com
www.palabrasdesexualidad.blogspot.com

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese