Indicadores económicos
2018-08-20

Dólar (TRM)
$3.024,02
Dólar, Venta
$2.823,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,28
Euro
$3.444,66
UVR, Ayer
$259,78
UVR, Hoy
$259,77
Petróleo
US$71,83

Estado del tiempo
2018-08-20

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 03:04

Marea max.: 23 cms.

Hora: 20:00

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 8 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2018-08-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

/ - /
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Laura y Patricia, las mejores amigas

Al verlas no cabe la menor duda del gran amor y complicidad que une a la actual Señorita Colombia, Laura González y su mamá Patricia Ospina, son verdaderas amigas, disfrutan su tiempo juntas y el momento tan especial que están viviendo.

Patricia es una mujer alegre, trabajadora, caleña de nacimiento, aunque hace 22 años llegó con su esposo a Cartagena por cuestiones laborales, con ellos llegó la pequeña Laura quien para entonces contaba con seis meses de nacida y la familia se estableció con toda la energía que se requería para empezar una nueva etapa en la que sería su nueva tierra.

Comenta con agradecimiento infinito hacia su esposo Carlos González, que éste le pidió dedicarse por entero a su hija los dos primeros años y allí supo poner los cimientos para una mujer independiente y segura, un resultado que hoy se ve en la reina de los colombianos.

Se trata de una familia emprendedora, que tuvo la fuerte decisión de crear empresa una vez el trabajo de Carlos como empleado llegó a su fin y hoy, además de generar empleo, ellos se desempeñan dentro de la misma en gerencia general y gerencia financiera.

La complicidad
Tener una hija única puede influir en una especie de complicidad entre ambas, así se ha dado con Laura y su mamá, sin embargo Patricia aclara que en medio de la crianza hubo disciplina y en ocasiones fue un poco estricta, pues no quería para ella una mala educación.

Esto influyó en la etapa de la adolescencia, tiempo en el cual la relación se fortaleció, al punto de que Laura ve en ella y en su padre, esos pilares que estarán allí ante cualquier necesidad y también en los momentos felices.

Patricia confiesa que si bien aprobó la decisión de su hija de estudiar actuación y teatro, jamás pensó que podía participar en un reinado. Desde muy pequeña notó en Laura sus cualidades artísticas y las cultivó, sabía que allí estaba su mayor fortaleza y no dudó un instante en apoyar su determinación profesional.

En cuanto al reinado, paradójicamente ella se opuso inicialmente, en ocasión el “compinche” fue el papá, pero una vez entrada en el proceso, la familia unida empezó a trabajar por la buena participación de Laura, buscando la mejor experiencia de vida.

Patricia siempre fue clara con su hija, “ser Señorita Cartagena se vive una vez, es una oportunidad de pocas, disfruta y vívelo a plenitud”, fue el consejo que le dio y hoy le reafirma al obtener el título nacional, preparándose para lo que será su llegada a Miss Universo.

Como madre no es fácil estar del otro lado, indica, es la época de las redes sociales y allí hay comentarios de todo tipo, por lo que junto a su esposo decidió que serían el filtro mientras Laura concursaba, no tenía sentido que se inquietara cuando su misión era cumplirle a la ciudad.

La noche de coronación fue realmente especial, Patricia pidió a Dios que le diera la fortaleza necesaria para afrontar ese momento y la paz para aceptar cualquier decisión, entonces el fallo fue de total felicidad.

Tan parecidas
Laura y Patricia tienen mucho en común. Comparten todo, y aunque no tienen la misma talla en el vestuario, Laura aprovecha su gusto por las prendas holgadas para llevarse lo que compra su mamá, de hecho Patricia afirma que falta poco para que la deje sin algo que ponerse.

Dentro de ese parecido físico que puede haber entre madre e hija hay un detalle que salta a la vista, es un lunar sobre el labio superior que es marca de familia, Laura lo lleva con orgullo y advierte que su abuela y su bisabuela, también lo tienen.

De todo esto también han surgido consejos de belleza por parte de Patricia, y uno de ellos, quizá el más importante fue en la adolescencia y sin la menor intención de proponerla como reina, se trató de la imposición de clases de modelaje para que pudiera dejar de lado el complejo por su estatura y lograra caminar erguida.
Patricia extraña mucho la presencia de su hija en casa, con el reinado es mucho el tiempo que está por fuera y Laura dice que le encantaría tener a su mamá más cerca para pormenorizar lo vivido durante el día, aunque eso lo soluciona un poco a través del teléfono.

Es tanta la comunicación diaria, que algunos de sus amigos no pueden creer que esa persona al otro lado de la línea, con quien tanto habla y se divierte a carcajadas, sea la mamá a quien ella no cambia por nadie.

Laura es la niña consentida de sus padres, en ocasiones duerme con ellos, como la noche en que regresó a casa luego de terminar el concurso, sentía que necesitaba estar junto a ellos después de vivir esa maravillosa experiencia y allí amaneció sintiéndose la más feliz.

Ahora se alistan para Miss Universo, aún no saben dónde y cuándo será, pero lo único que saben es que estarán con ella dándole el mismo apoyo de siempre y esta vez con algunos amigos que se sumaron al plan.

FOTOGRAFÍA: FERNANDO PARRA LÓPEZ
LOCACIÓN: CONCURSO NACIONAL DE BELLEZA
VESTUARIO: HERNÁN ZAJAR
ACCESORIO: RELOJ BULOVA
CALZADO: ASOINDUCALS
 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese