Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-18

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 02:19

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:09

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 06 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Luis Fonsi y la velocidad de su éxito

En estos tiempos, cuando un tema musical se “viraliza” en redes, cruza fronteras y enfrenta con superioridad la barrera del idioma, deja de pertenecer a su intérprete y pasa a nombrarse en las listas con todos los calificativos en positivo que puedan existir.

Esto sucedió y continúa cumpliéndose con “Despacito”, la canción del portorriqueño Luis Fonsi que promete ser el éxito del año, aun cuando sólo lleva dos meses sonando. Es paradójico, para este artista el éxito llegó “rapidito” y más cuando se atreve a cambiar de ritmo y experimentar con un sonido urbano.

Todo parece haber estado diseñado a su medida y aunque un cantante no sabe la fórmula para lograr este éxito, Fonsi si sabía que la novedad traería consigo la atención general, pero advierte que no dimensionó la escalada de “Despacito”.

Con un ritmo sensual, letra bien lograda y la compañía perfecta, Luis Fonsi acertó en su salida de la zona de confort que le dio desde sus inicios el pop romántico y una que otra canción cortavenas, pues estar al lado de Daddy Yankee, no deja lugar a dudas de que se trata de un tema fiestero, urbano y muy actual.

En lo que respecta al video, es el mejor homenaje a su país, Puerto Rico es el marco de esa coreografía que lleva a Luis Fonsi a involucrarse en su letra y música, además de hacer un recorrido por esa idiosincrasia colorida y llena de felicidad, sólo presente en las tierras del Caribe.

Recientemente Luis Fonsi visitó Cartagena y en medio de su agenda, le contó a Revista Viernes como evoluciona en este suceso que se ha convertido su tema, además del disco que llegará en la segunda mitad del año y donde experimenta el inicio de una nueva etapa en su próspera carrera que completa casi dos décadas.

La charla…

Estás viviendo uno de esos momentos que todo artista desea, ¿qué piensas de este fenómeno?

Estoy contento y agradecido, uno trabaja mucho y le pone empeño y cariño a cada canción de cada álbum y de repente nacen conceptos y momentos que se van dando mágicamente y creo que “Despacito” fue uno de esos instantes. La melodía salió una tarde en mi casa junto a mi gran amiga Erika Ender, y nos fuimos por ese lado positivo, sensual, alegre y pegajoso, que a su vez tuviera un poco del sabor de Puerto Rico, algo que en las baladas no puedo hacer; el toque final se logra en el estudio junto a los productores Andrés Torres y Mauricio Rengifo, colombianos ambos y se culmina el trabajo fusionando el movimiento urbano, mi parte melódica pop y el sabor tropical. Sumado a lo anterior, la magia de Daddy Yankee entró para dar un giro especial a “Despacito”, elevando la canción a otro nivel.

¿Existió algún ingrediente secreto para llegar a esto?

No lo hay. Siempre he pensado que si los cantantes tuviéramos la bolita de cristal, esto fuera mucho más fácil. Con esta canción, que llevábamos año y medio trabajándola, se cuidó cada detalle y todo se fue dando de una manera natural, además el video conectó perfectamente con la gente, creo que allí estuvo la fórmula para que hoy esté en ese lugar. De otra parte, “Despacito” tiene una letra sensual sin llegar a ser sexual y un gran artista urbano muy querido en el mundo.

¿Al componerla y proponer un cambio en tu estilo, pensaste en el resultado que se podía lograr?

Todos los que estamos involucrados en este trabajo siempre pensamos que era un tema especial, tenía los componentes que se requieren para una canción radial actual, una mezcla entre el pop y lo urbano que está funcionando bien y que yo siempre he sostenido que es el futuro del pop y llegó en un momento interesante, sin embargo siempre hay un factor que se representa en el público y que ningún experto puede pronosticar, entonces allí está la sorpresa para el artista, quien siente lanzarse al vacío cada vez que hace una propuesta. En esta ocasión caímos bien.

¿A qué se debió el cambio?

Pienso que no es un cambio, es un crecimiento. Sigo siendo romántico, no voy a dejar mis baladas y mi próximo disco tendrá esa parte que conocen desde mis inicios, aunque esta vez hubo una evolución, la cual debe hacer parte de la vida de los artistas al tomar decisiones sin miedo. En cada uno de mis discos trato de hacer cosas diferentes, en el primero que fue lanzado en 1998, mi propuesta fue más anglosajona y siempre he tratado de fusionar con respeto, en este momento mi humilde teoría es que la gente necesita alegría y baile en su vida y si somos latinos, debe fluir ese ritmo que llevamos en la sangre, por eso le presté más atención a esa parte rítmica, además, yo también lo necesitaba.

Casi 20 años de carrera, ¿al mirar atrás qué encuentras?

Un hermoso pasado, un camino que si no ha sido perfecto, se ha mostrado firme, que ha ido despacito, pasito a pasito literalmente, gozándome y aprendiendo. En estos 19 años lo más importante es ver que tras salir de la escuela de música, he grabado nueve discos y hoy tengo una carrera exitosa, entonces sólo doy gracias a Dios porque hago lo que siempre quise hacer y para lo cual me preparé. Ahora estoy viviendo un nuevo comienzo y lo veo como si fuera el primer día.

Tu primer disco fue “Comenzaré”, tal vez premonitorio el título

Fue mi comienzo, en ese instante no sabía para dónde iba, sólo quería cantar, ahora tengo claro quién soy y lo más importante aún, quién no soy, he logrado darle un sello auténtico a mi música, ya que yo la escribo y me involucro en la producción, es mi pasión.

¿Con qué sueñas, musicalmente hablando?

Con una carrera larga y estable, también quiero momentos bonitos con mi público y una vida profesional que me deje gozar al máximo de mi vida personal, un equilibrio en esos dos mundos.

Vienes de la época en la que aún se vendían discos, ¿qué tanto ha influido la digitalización en tu carrera?

He vivido la transición que se ha dado en los últimos quince años. Mi primer álbum se lanzó en disco compacto y casete, lo mismo que el segundo, ahora me toca convivir con ese papel muy importante que juegan las plataformas en el cambio de la industria. Hace cinco años pensaba que se podían acabar muchas cosas, hoy veo el lado positivo, pues cuando yo era niño y quería un disco, tenía que pedirle a mi mamá y ese regalo era tal vez uno al mes, actualmente en segundos podemos adquirir todo y tenemos que ver esa conexión con el mundo como una bendición, que a su vez representa un reto para el artista al competir no sólo con los locales, pues nos toca de manera universal.

¿Hasta dónde crees que llegue “Despacito”?

No sé. En este momento lo que pase con esta canción está fuera de mi control, dejó de ser mía, estoy en el asiento del pasajero y el público me conduce a dónde quiere. Ahora debo visitar  todos los países que me han apoyado y viene una gira importante en mi carrera, marcando un nuevo comienzo y una nueva conexión. El álbum saldrá a final del verano, con temas rítmicos, también románticos y más colaboraciones.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese