Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Más que un rico bocado

-A A +A
 

Una de las mayores preocupaciones en los pa-dres, tiene que ver con la alimentación de su hijo, y esta inquietud se empieza a manifestar desde su na-cimiento, toda vez que no se tiene una comunicación específica que indique lo que realmente desea el bebé.

Con el correr de los dí-as todas las dudas se disi-pan y una “complicidad” entre madre e hijo empie-za a gestarse para llegar a entenderse con facilidad mientras se le suministra el alimento.
Según indica el médico pediatra Gerardo Castellar, lo ideal durante los prime-ros seis meses de vida es la lactancia materna exclu-siva, sólo se puede apoyar de una fórmula si se pre-sentan algunos problemas alternos en la salud de la madre, o poca producción de leche.
Durante ese tiempo, si el bebé sólo consume lac-tancia materna, se puede prescindir del agua, la fór-mula si requiere de un po-co o si el clima donde se encuentra es demasiado caliente.
Castellar advierte que en el momento en que el niño empieza a sentarse y sostener su tronco, es in-dicador de que la madura-ción de las encimas nece-sarias para empezar a pro-cesar alimentos está a punto y se puede iniciar con los mismos. Esto su-cede entre los cuatro y seis meses.

Otros alimentos

Un proceso de intro-ducción a otro tipo de ali-mentos debe empezar con los semisólidos, donde además se dan a conocer sabores y texturas. Gene-ralmente se inicia con ali-mentos que no produzcan alteración gastrointestinal, tal es el caso de las frutas dulces y pulposas, como pera, manzana y duraznos, se deben evitar los cítri-cos.
Se incluyen también los cereales como arroz y maíz, el trigo se emplea más adelante hacia el sép-timo mes. Las verduras empiezan en este mo-mento y una a la vez, para que reconozca los sabores, es ideal suministrárselas en puré.

El mito de la sopa

Para Gerardo Castellar, el tema de la sopa es para tratarse, toda vez que mu-chos padres sufren porque los niños se niegan a to-marla.
Indica que este ali-mento no es tan nutritivo como se cree, pues los nutrientes están en los componentes de la misma, como son las verduras, mas no en el caldo.
La sopa es una cuestión cultural en Colombia, pero no se ha comprobado que sea de alto valor nutritivo. “Si el niño se come las verduras y la proteína que componen este plato, no es importante que se tome el caldo”, advierte Caste-llar.

Las proteínas

Las carnes se deben procesar cuando el niño se inicia en alimentación sóli-da y esta fase empieza después de los seis meses. Se excluyen las proteínas asociadas a las alergias como el pescado, que se puede suministrar después del año, lo mismo que el cerdo.
El huevo también se ha asociado con las alergias, sin embargo, éste se pue-de dar cocido y sólo la ye-ma, pues la clara es la que presenta las proteínas que pueden producir este pa-decimiento.
A los ocho meses se in-cluye en esta dieta los granos, como lentejas y frijoles, obviamente proce-sados. La naciente denti-ción aún no permite la masticación y después a los nueve meses se proce-de con hilachas de carnes para encaminarlos a lo más sólido.
Se recomienda un ali-mento a la vez, para que pueda identificarlos y ante todo tolerarlos, con eso se verifica si existe algún problema con ellos. Si se tiene lactancia materna, no se debe suspender, lo mismo que la fórmula si este es el caso.
Más adelante y con el crecimiento, las comidas van reemplazando la leche, sea materna o el tetero. Es de aclarar que jamás un ju-go reemplazaría la leche.
Los niños grandes re-chazan alimentos que no tuvieron oportunidad de recibir cuando eran más pequeños y el pediatra ad-vierte que después del año hay un periodo normal de inapetencia debido a que sus cambios físicos lo obli-gan a ser explorador y con otras prioridades.
De otra parte, en esta etapa empieza a ser selec-tivo y define sus gustos, no crece a la misma velo-cidad de los primeros me-ses y tiene menor deman-da energética, por lo que come menos.
Es importante en estos primeros meses, que el niño coma la mayor varie-dad posible de alimentos, porque esto hará que tenga mejores hábitos alimenti-cios y por ende, mejor sa-lud.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese