Indicadores económicos
2018-04-23

Dólar (TRM)
$2.757,96
Dólar, Venta
$2.778,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,36
Euro
$3.394,77
UVR, Ayer
$257,06
UVR, Hoy
$257,08
Petróleo
US$68,38

Estado del tiempo
2018-04-23

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 13:01

Marea max.: 18 cms.

Hora: 05:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.3 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

“Mi sueño, estar en la NASA”: Bryan Lara Tovar

El estudiante de Ingeniería Electrónica de la Universidad Tecnológica de Bolívar Bryan Lara Tovar logró cristalizar un sueño, una idea, un proyecto de vida que rondó en su mente desde niño: estar en la Nasa. Hoy, no sólo realiza sus prácticas profesionales, también  formaliza su tesis de grado en el  Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Los Ángeles, Estados Unidos.

Este becario del programa de doble titulación con el Politécnico de Torino, en Italia, está feliz, no se cambia por nadie, y con el mismo entusiasmo y dedicación que estudió en las aulas de la UTB ahora lo hace con mayor responsabilidad, empeño y amor, porque su sueño es una realidad. 

Lara Tovar fue seleccionado luego de un estricto y arduo proceso, y fue uno de los 5 escogidos en Torino para realizar este programa, por medio de una beca para sustento en Estados Unidos, una beca del PoliTo por excelencia académica y otra de una fundación italiana.

 

El interés lo llevó a su objetivo

La historia tiene sus antecedentes, por eso ese sueño logró cristalizarse en Bryan, quien desde pequeño soñó trabajar en esta agencia espacial americana.

 

¿Cómo llegas a la NASA?

Cuando entré a la UTB siempre me interesé en buscar información referente a ella, desde libros o videos, hasta publicaciones científicas aprovechando el enlace que tiene la Universidad Tecnológica con ScienceDirect e IEEE Xplore, como pueden corroborar con los libros que llegué a prestar en la biblioteca.

Pero mi entusiasmo llegaba hasta ahí. Sabía que para trabajar en una empresa del Gobierno de cualquier país, el primer requisito sería ser ciudadano de dicho país. Y al final, todo esto que hacía era con fines de satisfacer mi curiosidad para saber cómo funcionaban ciertas cosas; esto siempre ha estado presente en mí no sólo con el ámbito aeroespacial, digamos que cuando algo me llama la atención le doy cierta prioridad. Por ejemplo, cualquier día decidí frecuentar cursos de la carrera de Comunicación Social en horas de clases de Ingeniería, porque quería mejorar mi redacción en cursos relacionados con el  periodismo.

 ¿Cómo fue el inicio de esta aventura?

Mi primer acercamiento real con la NASA se da en Roma en abril del 2015. Mientras estaba en una clase de electrónica en el Politécnico di Torino, decidí entrar al sitio web de la agencia buscando información sobre un satélite que analizaba la atmosfera del planeta; cuando vi un link en el que mencionaban una competencia internacional llamada SpaceApps Challenge cuya sede sería en Roma, a 12 horas en bus de Torino, le pregunté a unos compañeros si me querían acompañar, pero su respuesta fue negativa. Decidí ir y una vez en Roma, en la Universidad della Sapienza, me uní a un grupo que, afortunadamente, necesitaba de un Ingeniero Electrónico.

En este tipo de evento llamado “Hackaton”, la NASA, básicamente asigna tareas/proyectos a diferentes grupos con el fin de ser completados en 48 horas. Ese año, lamentablemente fuimos derrotados por un grupo que planteaba una solución a su problema de manera más atractiva, nuestro proyecto buscaba la solución más práctica y económica de realizar “Asteroid Mining”. Esto me llevó a continuar esforzándome por mejorar la manera en que planteábamos las soluciones, haciendo que en el año siguiente (2016) nos lleváramos el tercer puesto como proyecto más innovador.

A finales del 2016 habría terminado exámenes así como también debía haber terminado la tesis, cosa que no había hecho dado que no encontraba un tema que me llamara mucho la atención. Simplemente no quería hacer lo que habían hecho todos mis compañeros.

En esos días de otoño, mientras hablaba con compañeros de clases acerca mi situación, uno de ellos me pregunta ¿Y si apruebas en la NASA?, mi respuesta fue “de seguro que no me tienen en cuenta porque no soy americano”, sin embargo eso me bastó para emprender una búsqueda de información que terminó cuando presenté mi candidatura espontánea.

Después de casi tres meses de espera, llega un correo en el que explican que estaban muy interesados en que participara en un proyecto para futuras misiones de la NASA y que luego se pondrían en contacto conmigo para resolver asuntos varios, entrevistas y situaciones legales. No lo comenté a nadie, ni siquiera a mis padres, hermanos o amigos, ya que no quería ser influenciado.

En los siguientes contactos, vendría registrado mi nombre en una lista con otros 4 italianos felicitándonos y explicándonos la manera de proceder desde ese momento en adelante.

Para el sustento de este viaje a los Estados Unidos, me gané dos becas. Una con el Politécnico de Torino recibiéndola por dos motivos, mi propuesta personal de tesis en el exterior; y por mérito/notas. Obtuve la otra con una fundación italiana que se enamoró de mi historia, de cómo llegué a Italia sin ningún tipo de solvencia económica como Icetex o Colfuturo, (que por cierto, son conocidas en Italia por las deudas que tienen los estudiantes colombianos), y aun así tenía siempre en mente ir por cosas todavía más grandes. No dudaron un segundo en otorgarme la beca.

Llegando noviembre y teniendo finalmente todos los papeles listos, partí de Turín hacia Los Ángeles, después de casi un año de trámites y preparación requerida por esta agencia del Gobierno americano.

¿Cómo fue el proceso de selección?

Sinceramente, al día de hoy no tengo muy claro en que se basó la selección, parece ser que todo fue diligenciado por parte de la oficina central de la NASA en Washington DC, revisando que perfiles les fueran útiles. Se rumora que buscaban un Ingeniero Electrónico con competencias afines a las mías en procesos relacionados al diseño y síntesis de componentes de silicio dedicados, que es la dirección que decidí darle a mi maestría.

Mis prácticas profesionales de la UTB vendrán homologadas con la tesis magistral del PoliTo. Como está acordado en mi “Learning Agreement”.

¿Cómo fue tu desarrollo académico en la UTB?

Tengo que decir que siempre me preocupé por obtener buenas notas sin sacrificar mis pasiones, entre estas se encuentran la fotografía, la música, artes audiovisuales y la electrónica por supuesto.

Fui tutor de RockUTB, con Gleris Burgos de la Dirección de Bienestar Universitario, que soportaba todas mis exigencias con los cables, micrófonos, instrumentos, presentaciones, etc. Tocar con los muchachos y hablar de música era siempre una de la mejor salida del estrés de las semanas de exámenes. Afortunadamente me fue bien y tengo que decir que cuando las cosas no andaban tan bien, siempre encontraba apoyo en mi madre, que al final terminó aprendiendo de circuitos y de potencia.

¿Cuál es tu rol en la NASA y en qué rango te encuentras?

Me desempeño como investigador predoctoral en el área de misiones robóticas. Estoy estudiando misiones espaciales pasadas y presentes para buscar la manera de mejorarlas en el futuro.

¿Qué sientes al hacer parte de esta organización?

Es una felicidad inmensa cumplir este sueño, que estoy seguro, habré contado a casi todos los que me conocen. También siento una responsabilidad exageradamente grande, sé que en mis manos puede estar el mejoramiento de las misiones.

 ¿Cómo te proyectas en el futuro?

Los que me conocen sabrán que no soy una persona que hace proyecciones a futuros lejanos, que me gusta vivir un día a la vez, trabajando al máximo para alcanzar metas. Por ahora quiero dedicarme a mi carrera, ver qué posibilidades de doctorado hay y seguir adelante. Pero en general me veo como una persona que se dedica mayormente a sus pasiones y que trabaja para vivir y no que vive para trabajar.

 ¿En los tiempos libres qué haces?

En los pocos momentos libres me dedico a cocinar. Estando en Italia me he enamorado de la gastronomía y ahora no puedo dejar de cocinar los platos de ese país que son simplemente exquisitos. También le dedico tiempo a la música pues es una de las cosas que más me relaja. Leo artículos científicos y cada tanto uno que otro libro. De vez en cuando estudio nuevos idiomas, hago aplicaciones para celulares y, además, cacharreo un poco con tarjetas electrónicas de prototipos.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Orgullo y ejemplo

Que grato es leer esta clase de articulos donde exaltan la inteligencia de un chico tan joven. Ojala divulgaran mas esta historia para que otros muchachos se interesen por estos temas y tengamos mas Bryans en la NASA.

FELICITACIONES ERES UN LÍDER INSPIRADOR

SEGURO MUCHOS JÓVENES VAN A COPIAR TU TENACIDAD, OJALA NUNCA OLVIDES TU PATRIA Y LA TIERRA QUE TE CRIO... PUEDES APORTAR MUCHO AL DESARROLLO DE TU PAIS.... DIOS TE BENDIGA