Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-17

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.110,35
UVR, Ayer
$242,56
UVR, Hoy
$242,61
Petróleo
US$52,24

Estado del tiempo
2017-01-17

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 22:27

Marea max.: 3 cms.

Hora: 15:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Mónika Wagenberg, las cámaras apuntan hacia Cartagena

-A A +A
 

Cada año, cuando los seguidores del séptimo arte fijan sus ojos en uno de los festivales más im-portantes de Iberoamérica, Cartagena es la protago-nista y en esta oportuni-dad, una mujer es la en-cargada de que todos los objetivos se cumplan.

Mónika Wagenberg lle-gó para dirigir el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, cuan-do éste alcanza su versión 51 y se ha posicionado ante el mundo con una selección de buenas cintas, además de excelentes di-rectores.

En los últimos dos años, Mónika Wagenberg estuvo vinculada al FICCI en la parte de programa-ción junto a Hernando Mo-ra y desde enero se trasla-dó a Cartagena para tomar las riendas, esta vez como directora, una misión que la seduce, toda vez que ha estado ligada al cine desde siempre.

En Mónika se han dado muchas singularidades. En su natal Bogotá empezó a estudiar Economía en la Universidad de los Andes, pero la culminó en Estados Unidos, en la Universidad de Pennsylvania, donde entendió que podía estu-diar artes o literatura, simplemente por gusto, sin la necesidad de enca-minarse a la academia.

Se considera “rebelde”, por lo que optó quedarse en Estados Unidos y la mejor manera fue empezar por su profesión y allí en la banca, logró tener los re-cursos suficientes para su independencia familiar.

Para salir de la banque-ra en que se había conver-tido, Mónika cursó un postgrado en cine en la Universidad de Nueva York y durante una clase de cine brasilero, entró en contacto con un compañe-ro mexicano, con quien creó “Cinema Tropical”, una organización sin ánimo de lucro, que exhibía la época de oro del cine lati-noamericano.

En ese trasegar, viajan al Festival de Cine de la Habana y descubren la pe-lícula “Mundo grúa” del argentino Pablo Trapero, lo que consideraron el en-cuentro de otro tesoro que llevó a lo que actualmente está sucediendo en Co-lombia, donde la produc-ción pasa de ser errática a ser constante y a ganar ca-lidad.

Mónika empezó más tarde a programar para di-ferentes festivales de cine, iniciando con el Festival Latino de Nueva York, volviéndose su trabajo permanente, como pro-gramadora principal del Festival de Cine de Miami.

El regreso

Volver a trabajar en Colombia, se convirtió en un sueño para Mónika Wa-genberg y el Festival de Cine de Cartagena es del país, entonces no tuvo du-da al aceptar.

Uno de sus objetivos es hacer que el FICCI se convierta en la vitrina a nivel internacional de lo que se está gestando acá y en la plataforma de lanza-miento para las cintas na-cionales.

Este año se cuenta con una curaduría y a partir de ahora las películas que se estarán proyectando no han abierto comercial-mente en otras carteleras, uno de los requerimientos de la Directora.

Es consiente de que el cine colombiano está abriendo puertas en el mundo y ella viaja mucho a los circuitos internaciona-les que le dejan ver ese interés, de otra parte los premios no se han hecho esperar.

Indica que se han gene-rado cambios al interior del Festival, pero faltan otros, porque no es sólo mostrar la mejor calidad de filmes, el evento cuesta tres veces más de los re-cursos con que realmente cuenta, entonces tienen que trabajar arduamente en ese aspecto.

Mónika afirma que el equipo que actualmente labora para FICCI trabaja por tres y eso no es fácil, más cuando se tiene en cuenta que en algunos de-talles ella no hace conce-siones. Uno de ellos es la calidad de las películas, pues si toca pagar por ellas, se hace.

Comenta que cuando aún no comenzaba el Fes-tival, muchos logros ya estaban avanzados, por lo que para ella es clave que no quede una silla vacía durante las proyecciones.

Todas las películas van a tener una novedad, re-presentada en la presencia de un delegado del film una vez este termine, con quien se podrá charlar del mismo y escuchar inquie-tudes por parte de la au-diencia. Cartagena debe vivir y sentir su Festival, indica Mónika Wagenberg, quien piensa que de esta manera el evento crece.

Como programadora y directora del Festival In-ternacional de Cine de Cartagena de Indias, ahora los viajes serán más, pues una vez acabe esta misión, la agenda continúa por los eventos del séptimo arte que se desarrollan alrede-dor del mundo, buscando material.

 

Publicidad
Publicidad
2376 fotos
65660 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese