Indicadores económicos
2017-12-15

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-16

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.7 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Víctor Del Real, ¡qué nota de papá!

La casa de Víctor “El Nene” Del Real tiene sonoridad, a su cadencioso hablar se suma la risa permanente de su esposa Lili Barreto, es un ambiente muy agradable donde además se respeta el sueño de ese artista que por su oficio se volvió noctámbulo, pero una vez despierta, todo está a tono con su alegría.

Hace rato el reloj marcó las tres de la tarde, ya no hay asomo de la cama recién dejada y su reparador sueño, ahora El Nene se prepara para dar su mejor versión, la de un hombre que siempre ha sido cauteloso con la vida de su familia, y en especial con las de sus cuatro hijos.

El Nene es un músico por herencia, comenta que nació en la Calle de los Chivos, entre los barrios La Quinta y Lo Amador hace 64 años, allí todos eran músicos y su madre, Catalina Cantillo, tenía una insuperable vena artística que destacaba en el canto y los tambores y así como ella, su ascendencia se preció de sacar el mejor sonido de cualquier instrumento.

Sus inicios fueron con la guitarra, aunque profesionalmente se dio con los timbales, por eso advierte que la pericia de Cristian, su hijo menor, tuvo una alta dosis de enseñanza tanto de su abuela, como él más adelante, cuando se dedicó a mostrarle con gestos rítmicos y dictándole con la boca como debía maniobrar las baquetas.

La música está presente en cada sílaba de El Nene, quien empezó con “Los siete del swing” en la zona de tolerancia de Tesca, recuerda cada uno de los nombres de esos sitios y agrega riéndose que se trataba de una “zona de candela”, pero que con disciplina personal supo sortear y de la cual sólo queda el buen recuerdo y la experiencia musical.

La familia, los hijos…

El mayor de los hijos de El Nene se llama como él, Víctor, también incursionó en la música, sin embargo y pese a ser muy bueno como aclara su padre, dejó todo. Tras su matrimonio con Lili llegaron sus hijas, Lili y Katia, quienes tienen un excelente oído, pero no contaron con su apoyo, pues siempre lo inquietó la vida nocturna en torno a las mujeres, no quería ese “ambiente pesado”, para sus niñas.

Con Cristian, advierte, las cosas se dieron de otra manera, tenía que suceder, ese niño era músico desde su nacimiento, tal como lo pronosticó el ginecólogo en el último mes de gestación, cuando dejó ver por medio de la ecografía que sería un varón, pues hasta el momento, el “pudor” de la criatura no lo había permitido y había forjado en sus padres la idea de que sería otra niña.

El Nene se emociona al hablar de sus hijos, es el papá consentidor, siempre ha querido lo mejor para los cuatro, por eso se lamenta que Víctor no haya continuado en la música, pese a que hizo parte de importantes proyectos como Anne Swing, sus niñas, siguen siendo sus niñas, aun cuando ya formaron sus hogares y Cristian, es una extensión de sus sueños, allí está hoy convertido en todo un pianista clásico.

Cristian y sus anécdotas

Rememorando lo que fue la llegada de Cristian, El Nene advierte que vino con un don, nunca fue ajeno a la orquesta Los Traviesos y todos los músicos que a diario llegaban a casa, allí estaba el estudio, allí eran los ensayos, allí estaba la familia inmersa en ese maravilloso mundo, allí estaba todo.

Siendo así, el niño tomó todo lo que quiso y lo procesó a su modo. A los siete meses, cuando regresó de un viaje, su esposa le dio la noticia de que el bebé estaba silbando, a lo que él no dio trascendencia, pero no tardó en comprobarlo, pues Cristian continuó y mejor aún, a su corta edad entabló amistad con Mario Piñeres, el timbalero de la agrupación y fue tomando confianza con las baquetas.

Sumado a lo anterior, también tenía la fortuna de visitar a su abuela Catalina, quien le improvisaba un timbal a partir de ollas y otros enseres de cocina, el caso era que Cristian sacaba notas y se estaba preparando para lo mejor. El pequeño alumno sorprendió al maestro y a partir de allí el interés creció en ambos, pues advierte que todos los músicos quieren que sus hijos sigan sus pasos.

En medio de la enseñanza, también hubo templanza, le mostró a su hijo lo que era esa vida de excesos en la que podían caer los músicos, los peligros de la noche, el alcohol y las drogas, El Nene nunca perdió el norte de la crianza de sus hijos, siempre han estado a su lado, recibiendo apoyo y amor, también para eso ha estado Lili, su eterna compañía.

Teniendo en cuenta lo que Cristian mostraba, su padre afirmaba que el niño tocaría entre los siete y ocho años, nunca imaginó que la destreza de su pequeño se desarrollaría tan temprano y le traería instantes tan emocionantes que marcarían su vida.

El timbal tomó protagonismo en casa y pronto El Nene se vio en Nueva York acompañando a Cristian a una gala inolvidable en el Madison Square Garden al lado del gran Tito Puente y codeándose más adelante con Celia Cruz, Óscar De León, El Gran Combo, entre otras estrellas, videos que quedaron para la posteridad en la familia.

El Nene expresa su gran amor por Cartagena, nunca pensó abandonar su tierra y tampoco contempló la posibilidad de dejar a su pequeño hijo bajo la tutela de músicos de renombre, aun cuando las propuestas no faltaron, hoy, no se arrepiente, siendo tan creyente, afirma que todo lo que tienen se lo deben a Dios.

Cristian continuó su promisoria carrera de músico al lado de su padre, el timbal seguía siendo su instrumento y hasta cantó en la orquesta, allí interpretaba boleros y salsa, hasta terminar sus estudios de secundaria, algo que cambió drásticamente cuando decidió que en el piano clásico estaba su futuro.

En este instrumento, El Nene volvió a oficiar como maestro, pero las expectativas de Cristian iban más allá y fue cuando llegó Raimundo Angulo, a quien el joven músico no duda en llamar “papá adoptivo”, pues con su apoyo y el Concurso Nacional de Belleza, ha logrado convertirse en un pianista clásico, con participación internacional.

Aun cuando su vida ya está fuera de Cartagena, Cristian no pierde oportunidad para volver a casa, sentir el calor de los suyos y que su madre lo consienta como si todavía fuera un niño. El Nene por su parte hace lo propio, sus ratos y conversaciones con su hijo son de música y hoy dice que aprende mucho de él.

Se trata de un vínculo que va más allá del amor, se comprenden a la perfección y Víctor “El Nene” Del Real, es feliz en esos encuentros, cuando al caer la noche vuelven la casa el refugio de los dos y en plena madrugada, mientras comparten acordes, le prepara a su hijo arroz, lentejas y huevo, la comida que más le gusta, hasta que llega el amanecer y les indica que es el momento de descansar.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

que bacano

El nene y su familia, gente BUENA, lunchadores, musicos serios.
sigan con sus sueños nene y Cristian . valientes.