Vives, la mejor conexión con Carlos

17 de noviembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde su regreso a los estudios y escenarios en 2012 no ha bajado la guardia, todo indica que ese “chip” creativo que está en cada persona, se activó de tal manera en Carlos Vives que ya no puede detenerse, en su más reciente repertorio hay de todo y para todos, es un álbum internacional, sin embargo, cada tema sabe a Colombia.

Siempre positivo, el samario regresa cargado de cosas buenas, o mejor, de letras con un contenido amable, esperanzador, por eso tal vez se llama así, “Vives”, porque es precisamente eso, una invitación a cantar, jugar, crecer, reír, llorar, amar, es lo que vives, como lo sugirió su mánager Walter Kolm.

Más de tres décadas en la música y cinco lustros con La Provincia le dan a Carlos Vives el aval para denominar un disco con su nombre, ha sido un revolucionario, ha llenado grandes escenarios, triunfa en el mundo, pero no deja su tierra, parece pegarse más a ella y busca con su canto que se le quiera, desde el país entero, hasta ese pedazo de tierra que se une con el mar y que lo vio nacer, porque para Santa Marta nuevamente hay un tema y esta vez lo logra cantándole al emblemático barrio “Pescaíto”.

Enseñando a vivir

“Vives” es un álbum de 18 temas que permite pasar por todo lo que inspira al cantautor, pero también mantiene la energía de su razón de ser en la música, sigue explorando y tiene una conexión con las nuevas generaciones, permitiéndole trabajar con gente muy joven, como los invitados que tiene en esta oportunidad.

Cinco canciones fueron el preámbulo de este nuevo trabajo, cada una ha sido hit. Empezó con “La bicicleta”, siguió con “Al filo de tu amor”, “El orgullo de mi patria”, “Pescaíto” y “Robarte un beso”, con patrones musicales muy marcados; la primera conecta el vallenato con sonidos que si bien no son nuevos, se ajustan mejor en estos tiempos, como el dance hall, en una mezcla importante que se potencializó con Shakira.

Este álbum le permitió a Carlos volver a buscar diferentes aires, tal vez por eso le recuerda sus primeros discos. “Al filo de tu amor” suena muy urbana, su base rítmica viene del barrio Pescaíto, advierte, mientras que las guascas del Altiplano se encuentran en “El orgullo de mi patria”, la champeta se aferra a “Pescaíto” y el romanticismo toma parte en “Robarte un beso” al lado de una joven figura como es Sebastián Yatra.

“Hoy tengo tiempo” es el primer corte de este álbum, llamativo y pone a ‘tirar pinta sensual’, le sigue “El sofá”, una declaración de amor, pues donde está un sofá, hay una historia de amor, afirma de manera jocosa Carlos Vives.

Siguiendo por ese viaje intenso y musical, nos encontramos con un romanticismo especial en algunas canciones, como “Todo me gusta”, donde invita a Thalía, dándole una razón de ser más bonita, es su amiga y con ella había hablado de grabar, además a los mexicanos les gusta esta tropicalidad.

Otro tema que merece destacarse es “El sombrero de Alejo”, que es el vallenato con el cual llegará el próximo año al Festival de la Leyenda Vallenata, se trabajó con Carlos Huertas, uno de los mejores productores y compositores de Colombia, se trata de una autocrítica de cuando se pierde el vallenato, no en forma, sino en espíritu, indica.

Al hablar de cada uno de estos temas, Carlos Vives recuerda con especial cariño “Niños olvidados” y afirma, “se va hacia ese mensaje que siempre hemos querido mantener con la infancia y salió a partir de la ceremonia de mantas negras en la Plaza de Bolívar, donde se rindió homenaje a los niños wayuu, es muy sentida, y ahí entra un rap con Cynthia Montaño, una rapera con una mezcla racial especial, mamá indígena y padre de Buenaventura”.

Al ver las cosas fuertes que suceden a diario, pensó que ese tema había que tocarlo, afirma que es un caso particular que representa muchos y de allí salió “La mujer en la ventana”, una canción con un alto contenido emotivo.

Como Carlos siente a los niños muy cerca, siempre tiene historias que le conectan con ellos y aquí no podía faltar. Elena, su hija más pequeña canta, lo mismo que el coro del “Río grande”, es una historia de la casa, de un juego para niños y ahí está “Monsieur Bigoté”, sonando de la manera más divertida, es en parte el niño que lo acompaña en su interior.

Con un lenguaje coloquial y nostalgia profunda, surgió la balada más ubicada dentro de ese estilo de Carlos Vives, “Mañana” es una forma de irse y regresar a lo más querido y si de romance se trata, “Nuestro secreto” se impone, lo mismo que “Vivir contigo”.

Y si en un momento le cantó a “La tierra del olvido”, en este álbum comparó y comprobó el amor por su patria, se trata de un porro que invita a volver a “La tierra prometida”, donde la Sierra se entrega al mar.

Este álbum le dio a Carlos la oportunidad de mostrar cosas en diferentes momentos y “La preferida” es esa declaración que toda mujer espera y mejor aún si viene musicalizada, por lo que suena con muchas ganas.

“Vives” trae un homenaje para quienes le han abierto puertas más allá de su país. “Todos somos México” es una canción que compuso hace más de un año junto a Carlos Huertas, pensando en la cultura mexicana y su influencia en el mundo y para tal deferencia, nada mejor que unirse al Team La Voz México, conformado por Flor Amargo, María Elisa Gallegos, Thalía Ramírez, Mayela Mundo, Diana Laura Gascón y Lupita Infante.

En términos generales, “Vives” es un álbum especial, como lo dice su nombre, invita a permanecer en todo, a disfrutar a plenitud y ante todo a agradecer, es muestra de la transparencia de un artista que ha permanecido en el corazón de su gente y que por medio de letras sencillas, se involucra suavemente en la complejidad de la vida.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS