Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Evaluación: Far Cry Primal, gran juego pero se repite la fórmula

-A A +A
 

Siendo un gran fanático de la franquicia estuve muy atento del lanzamiento de Far Cry Primal. Esta última entrega tenía muy buenos antecedentes, sobre todo con Far Cry 3 y 4, y la nueva apuesta era tan tentadora que hasta el que no conociera esta colección, no dudaría en darle una oportunidad.

He jugado personalmente todos los títulos de Far Cry, incluyendo el espectacular guiño a los ochentas de la expansión Far Cry 3 Blood Dragon, y aunque se que soy víctima de una formula, no dejo de jugarlos.

En este mundo de los videojuegos solo tienes dos opciones: o amas una franquicia o la detestas con todas tus fuerzas. Con Far Cry me enamoré desde que el título dejó de ser un shooter desmedido y adquirió un cuerpo argumental en su segunda versión. La primera entrega fue toda una revolución en motor gráfico, jugabilidad y exploración de sandbox muy bien ejecutada de una fórmula que nos trae a esta cita hoy con Far Cry Primal.

El contexto del juego

Primal te pone a jugar el papel de un cazador llamado Takkar, un miembro de una tribu desplazada de humanos prehistóricos llamada al Wenja. Ellos viven en una tierra idílica conocida como Oros, llena de montañas, ríos y vida silvestre. Sin embargo, este también es el hogar de un grupo enemigo mucho más violento (y caníbal) empeñados en matar hasta el último Wenja, por alguna razón que descubrirás si eres meticuloso y sigues el hilo de la historia. Tu trabajo consiste en reunir a la tribu, que ahora está esparcida en el territorio intentando huir despavoridos. Paralelamente debes eliminar la amenaza, aporreando una gran cantidad de cavernícolas y quemando una gran cantidad de pueblos.

Lo bueno

Un nuevo Far Cry, salido de las canteras de Ubisoft en donde saben darle lo quieren a los fanáticos y siempre tratan de atraer nuevos ‘gamers’ incluyendo pequeños giros y cambios para volverlo llamativo y refrescar los títulos de vez en cuando.

Far Cry iba camino a convertirse en una franquicia sobreexplotada, como pasó con Assassin’s Creed, pero en la cuarta entrega tomaron una decisión importante que revitalizó el título. Originalmente, Far Cry 4 iba a ser una secuela de Far Cry 3 pero en el camino los desarrolladores se dieron cuenta, gracias a Dios, que querían un juego completamente nuevo. Es así como Far Cry se centra en crear aventuras en lugares remotamente lejanos en vez de construir un universo con un ‘plot’ argumental que conecte una historia excesivamente compleja.

Ciertamente siguieron tomando una decisión acertada al momento de concebir Far Cry Primal y ubicarlo en tiempos y lugares tan alejados de la contemporaneidad fue una movida tan inteligente que ahora hasta el nombre del juego tiene mucho más sentido (Far Cry significa en español algo así como ‘muy lejano’).

En Ubisoft son muy talentosos para crear ambientes, universos, historias y recrear mundos digítales referenciados en la realidad de una forma muy exacta y acertada. Tienen un equipo que se encarga de absorber, estudiar e investigar las culturas y sociedades en las que quieren basar los ambientes de sus juegos y ciertamente Primal no se queda atrás.

Jugar Primal puede ser lo más cercano que tengas a una experiencia prehistórica con cambios menores e irreales para beneficiar el dramatismo y jugabilidad del título. Este mundo se siente vibrante, vivo, hermoso, desafiante, primitivo, salvaje y peligroso. Es definitivamente una pieza maestra en ambientación e inmersión.
Estamos frente a la estructura básica de un juego Far Cry - con su enorme mundo abierto impredecible, lleno de animales peligrosos, enemigos armados y recursos naturales abundantes – perfectamente enmarcado en los tiempos prehistóricos.

Los soldados armados hasta los dientes se vuelven tribus rivales. Los elefantes se convierten mamuts. El rifle de francotirador se sustituye con un arco y flecha. Hay un gran potencial allí, especialmente alrededor de la idea de la supervivencia.

En Primal no puedes abusar de una ametralladora, de un arsenal casi ilimitado o de una reserva de granadas para asegurar la victoria y el progreso, en lugar de eso debes construir armas por ti mismo, utilizando madera, piedras, hojas y animales que te rodean.

El factor supervivencia hace que, por primera vez en la serie Far Cry, debas ser mucho más precavido, ser recursivo y evaluar tus alrededores con más inteligencia en orden de cumplir tus objetivos.

La nueva mecánica de domesticar animales, aunque no muy realista y poco acertada en cuanto al tipo de animales domesticables, le brinda al juego la flexibilidad que demanda la franquicia a nivel de combate y un toque refrescante al juego.

Lo malo

Si bien Ubisoft hizo un gran trabajo adaptando esta franquicia a los tiempos prehistóricos, hay una gran cantidad de cosas que opacan la experiencia y que pudieron omitirse o mejorarse, pero no lo hicieron con el fin de cumplir la dichosa formula de esta compañía. Ubisoft está camino a convertirse en el Hollywood de la industria de videojuegos.

Uno de esos problemas es la territorialidad en la que insiste el equipo detrás de los juegos de Far Cry. La idea de que entre más territorio tienes, más poderosa y ventajosa es tu posición frente al enemigo es algo que debería estar reservado para el mundo real o para ciertos juegos muy específicos. En este juego la territorialidad no es algo que funcione muy bien y más bien hacen que este maravilloso mundo se vuelva más lento, engorroso y trajinado en su avance.

En lugar de capturar torres de radio, estás capturando hogueras gigantes. En vez de derrotar a los campamentos militares, estás “conquistando” asentamientos tribales. Pongo entre comillas la palabra conquistar porque finalmente ¿cómo haría un hombre prehistórico para dominar grandes extensiones de territorios siendo que el pensamiento por esas épocas era más nómada y el terreno para habitar variaba enormemente según la conveniencia del entorno?

Esta forma de explorar el mundo se siente idéntica a los últimos juegos de Ubisoft. Por mencionar algunos: Assasin’s Creed, Watch Dogs y hasta los mismos antecesores de Far Cry. No me malinterpreten, el sistema de captura y exploración de territorio es buena y funciona en algunos casos, el problema es que si abusas de ella puedes equivocarte al incluirla en un juego cuya naturaleza sea incompatible con dicha mecánica, como pasó con Primal. Explorar en Primal ya no es tan divertido como en otros juegos de Far Cry.

La eliminación de las armas modernas trabaja en su mayor parte en Primal, pero hace que el acto de la lucha contra enemigos sea mucho menos emocionante. Se puede pasar un buen rato usando una mascota para hacer el trabajo sucio, pero en última instancia la mayor parte de las batallas se reducen a correr hasta los malos y golpear con un objeto romo o puntiagudo. Y hay una gran cantidad de batallas, así que es algo de lo que no se puede escapar.

De hecho, si quisieras evitar la historia y simplemente explorar el mundo natural, no podrías. El juego tiene su avance sujeto a otros personajes. Es una especie rara de sandbox. Eres libre de explorar, pero primero tienes que hacer tus deberes. ¿a quién le gusta ser constantemente interrumpido por su mamá demandando tareas tediosas mientras juegas?. Bueno, en Far Cry Primal las interrupciones maternales vienen incluidas en el juego.

El juego tiene excesiva abundancia de acción. Encontrarse casi siempre con cazadores enemigos, en grupos de dos o tres, y descubrir regularmente a un desafortunado Wenja atado y en la necesidad de ser rescatado hacen que la continuidad del videojuego sea tediosa. Te sientes menos como el salvador de tu tribu y más como un padre lleno de responsabilidades estresantes cuyos hijos no puedes dejar solos por un segundo.

Sólo se necesita un momento de paz a veces. El número de ocasiones en las que he pasado mucho tiempo en silencio acechando a una criatura rara para que un canibal gritón arruine todo, son demasiado altas.

Conclusión

Seas o no un gran fanático de la franquicia, el juego brilla pero si ya eres conocedor de las fórmulas de Ubisoft y además eres experimentado en la serie Far Cry, notarás ciertos aspectos monótonos e irritantes que reducirán tu diversión jugando esta pieza maestra del diseño de videojuegos.


 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64088 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

LO MISMO

Mas de lo mismo lo unico que cambia son los gráficos ..excelentes--pero sin una historia ..solo misiones en un mundo abierto bastante grande !!seria bueno una historia principal como el far cry original

exelente juego muy original

exelente juego muy original en su dinamica