Indicadores económicos
2017-12-11

Dólar (TRM)
$3.016,18
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.554,86
UVR, Ayer
$252,12
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,69

Estado del tiempo
2017-12-11

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 00:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Análisis: Android acabó con Windows Phone

Más de tres años después de que Microsoft presentara por primera vez Windows Phone 8.2, la empresa retiró  el soporte para dicho sistema operativo.  Este anuncio marca el fin a la era de Windows Phone, y de los millones de dispositivos que usan el software móvil de la empresa dirigida por Satya Nadella. Aunque muchos están de acuerdo en que la muerte de Windows Phone se produjo hace más de un año, las estimaciones de AdDuplex indican que casi el 80 por ciento de los dispositivos móviles que usan Windows, están ejecutando Windows Phone 7, Windows Phone 8 o Windows Phone 8.1. Todos estos terminales son ahora oficialmente incompatibles, y sólo el 20 por ciento de todos los teléfonos de Windows están utilizando el último sistema operativo Windows Mobile 10. 

¿Qué pasó? 

Si bien muchos atribuyeron la muerte de Windows Phone a Apple, Android fue el sistema operativo que terminó de echar la última palada a la tumba del software móvil de Microsoft. 
Apple cambió todo el concepto de movilidad una vez lanzó el iPhone pero en los tres años caóticos de este lanzamiento hubo una oportunidad que le correspondía aprovechar a Microsoft pero Google se adelantó y llegó primero. 

Blackberry, Palm y Microsoft vieron con escepticismo el éxito con el que iPhone empezaba a dominar el mercado y dijeron algunas frases que fácilmente se pueden reprochar teniendo en cuenta la realidad que vivimos hoy en día. Después de ese derroche de confianza y soberbia, estas empresas intentaron responder al iPhone con estrategias fallidas una tras otra. Palm, por ejemplo, hizo un buen trabajo con WebOS pero no pudo atender el soporte a fabricantes y BlackBerry intentó actualizar su plataforma (que iba envejeciendo rápidamente) para convertir la pantalla de sus celulares en una gigante esfera. Pero ninguno de ellos desarrollaron productos lo suficientemente buenos para que los usuarios salieran a comprar estos dispositivos. 

Por su parte, Microsoft respondió con Windows 6.5, un 'hack' de un viejo sistema operativo  que no estaba diseñado para pantallas táctiles. Luego vino Windows Phone 7, un esfuerzo admirable con ideas verdaderamente genuinas e innovadoras pero que llegó muy tarde. Windows 8 empeoró toda la situación al anunciar que los pocos dispositivos que circulaban en el mercado no tendrían actualizaciones de software, hecho que levanto la ira a una gran cantidad de fans que resultaron ser, para sorpresa de muchos,  bastante más apasionados que los seguidores de la manzana. Por cierto, para ponerle la cereza al pastel, Microsoft también compró Nokia y acabó con una de las marcas más prestigiosas y confiables en la historia de los celulares. 

Si bien es fácil pensar que estos esfuerzos que resultaron en esa seguidilla de errores, eran una respuesta al iPhone, es importante señalar que el verdadero enemigo era una empresa que había puesto sus ojos en las ambiciones móviles de Microsoft  desde mucho antes del lanzamiento del iPhone.  Y esa empresa era nada más y nada menos que Google. El objetivo del gran buscador nunca fue iPhone y siempre estuvieron apuntando a la empresa de Bill Gates hasta que dieron en el blanco de la forma más certera posible. 

Esto dijo el CEO de Google en ese entonces, Eric Schmidt en una entrevista sobre la creación de Android: 

Pregunta: Cuándo Android y el señor Rubin se unieron a Google, ¿Ya existía una estrategia de negocios clara de cómo sería Android y cómo funcionaría?  
Respuesta: Sí 
P:  ¿Cuál era esa estrategia?  
R:  La estrategia era crear una plataforma que fuera gratis y libre de las restricciones de licenciamiento que existían y que estaban retrasando la industria creando así una vía alternativa para jugadores clave en ese entonces. Nuestra idea fue que si creábamos algo que fuera, en general, accesible traería mucho valor para el usuario.  De esta manera desarrollaríamos una plataforma muy grande y extensa que crecería muy rápidamente, como de hecho ocurrió.  
P: ¿Cuándo te refieres a alternativo o libre de restricciones que existían, ¿A qué te refieres exactamente? 
R: Bueno, en ese entonces estábamos bastante preocupados por los productos de Microsoft. Es difícil relacionarse con esa situación ahora pero debido a las circunstancias estábamos bastante preocupados de que la estrategia móvil de Microsoft resultara exitosa. También hay que tener en cuenta que Nokia, el líder de la industria en su momento, usaba un sistema operativo llamado Symbian, del que también estábamos preocupados. Esto fue mucho antes de que lanzaran el iPhone y antes de toda la revolución móvil que produjo Apple.

La idea de que Google estaba aterrorizado por Windows Mobile es difícil de entender a estas alturas. Después de todo, fue iPhone el que cambió el mercado móvil y el que provocó que todas las demás compañías lanzaran productos reforzados y a medias antes de renovar sus respectivas plataformas.   

De hecho, eso también le pasó a Android. Andy Rubin tuvo que detener su vehículo para terminar de ver el lanzamiento del iPhone y decirle a los colegas que lo acompañaban una frase muy famosa en el mundo de la mercadotecnia: “¡Cielo Santo! Supongo que no vamos a estar en ese teléfono.”. Después de esa realización, Rubin no hizo más que acelerar todo el cronograma y plan de lanzamiento de Android.  

Volviendo a la entrevista con Schmidt, es claro que Google estaba preocupado por una sola cosa: asegurarse que los usuarios tuvieran acceso a Google desde sus celulares. Terminaron por ver claramente que la clave estaba en una plataforma de software móvil que permitiera a una gran variedad de empresas usarla para fabricar sus teléfonos y  Google quería ser parte de ese proceso.  

En vez de confiar que Microsoft y Nokia mantendrían sus plataformas abiertas para Google y para los demás, Google simplemente tomó la delantera y creó una plataforma abierta propia. Luego le permitirían a los fabricantes usarla de manera gratuita, estocando de entrada las restricciones monetarias de licenciamiento de Microsoft.  

Lo que mató a Windows Phone fue Android que acaparó de forma tan rápida el mercado. A Microsoft le tomó mucho tiempo lanzar un dispositivo viable para competir con iPhone y para cuando lo logró, Android ya llevaba dos años creciendo de la mano con fabricantes y vendiendo hacía un año el afamado teléfono Droid. 

Todo lo que hizo Microsoft en móvil, Android lo hizo  mejor, más abierto y mucho más temprano.  



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese