Indicadores económicos
2017-07-25

Dólar (TRM)
$3.023,67
Dólar, Venta
$2.860,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.521,97
UVR, Ayer
$251,55
UVR, Hoy
$251,57
Petróleo
US$46,34

Estado del tiempo
2017-07-25

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:06

Marea max.: 22 cms.

Hora: 00:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0 -
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Torneo de comilones

Según la prensa, el 5 de septiembre, Sonya Thomas, se ganó una competencia de devorar comida al engullirse 181 alas de pollo en menos de 15 minutos. La señora Thomas destronó al campeón mundial de comilonas, un tal Joey Chesnut. La Thomas también tiene el récord en comer huevos duros, ostras, pastel de queso y chiles.

Esta manía de las comilonas viene desde el Imperio Romano. El emperador Vitelio, en una ocasión hizo un banquete con más dos mil peces y siete mil aves. En un alarde de suntuosidad, sirvió un plato sofisticado llamado “Escudo de minerva protectora”, que era un plato circular inmenso a base de huevos de lampreas, sesos de faisán, hígados de codorniz y lenguas de flamencos, coronado con 1.200 ostras (Suetonio. Vida de Doce Cesares. Pág. 333).
Heliogábalo, otro emperador romano, era el alcaloide de la extravagancia gastronómica. Sus platos preferidos eran ubre y vulvas de cerdas vírgenes, faisanes a los cuales habían alimentado con hierbas aromáticas y bayas de enebro, y pasteles de lengua de pavo real. En una ocasión sirvió 1.500 lenguas de flamencos como entradas en una de sus orgías.
Carlomagno, rey de los Francos, se comía diez libras de comida en una sola sentada, y Selim II, hijo de Solimán el Magnífico, se devoraba nueve pollos grandes en una merienda. Otros comilones famosos fueron el Papa Alejandro VI, el Cardenal Richeliu, Luís XV, de Francia, y el Duque de Vendome, quien acompañó a Felipe de Anjou cuando fue a España a coronarse como Felipe V, de quien se cuenta que murió en España en 1712, después de comerse una palangana entera de langostinos.
Se cuenta que Pierrette Brillat–Savarin, hermana de Jean Anthelme (autor del clásico gastronómico “La Fisiología del gusto), era glotona, al punto de que teniendo 99 años de edad, un día en medio de una comida pantagruélica, sintió la visita de la muerte y llamó a su sirvienta y le dijo: “Rápido, Juliett, tráeme el postre, que me voy a morir”.
En nuestro país, Gilberto Alzate, un líder conservador de cultura y fogosidad enormes, además de que era bueno con la muela, en una ocasión en un almuerzo en Cartagena se comió la mitad de una gran olla de sopa y se tomó media caja de gaseosas. En esas épocas, comer bastante era signo de pertenecer a la élite social, entre otras cosas porque el canon somático era la rotundez en la figura, muy alejado de la belleza famélica que se ha impuesto al cambiarse el discurso médico, que establecía que ser gordo implicaba estar “lleno de vida y rebosante de salud”.
Hace unos años, aquí en Cartagena hubo una orgía gastronómica para gente de talla XXL. Según me contó un asistente, los 50 comensales devoraron como entradas, en un paroxismo demente: centenares de bollos limpios y butifarras, decenas de kilos de queso, 60 kilos de chicharrón, cuatro bultos de yuca y una ternera asada, y remataron con un sancocho enorme de siete carnes, hecho en una olla muy grande.
De todo esto sólo quedó, como dijo el poeta, “restos de piel y cadáveres de cosas”. A muchos de los asistentes a este ágape les hicieron -años después- cirugías bariátricas para adelgazar. Pero creo que hubieran podido competir, en su época de gloria, en el concurso gringo y dejar en alto el pabellón nacional.

*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese