Indicadores económicos
2017-12-15

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-16

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.7 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Vargas Llosa, el deicida

El premio Nobel de literatura otorgado a Mario Vargas Llosa no sólo es justo, sino un alivio para él y su familia, para sus millones de lectores en el mundo, en particular los hispano parlantes y sobre todo, los de América Latina.

Aunque “La ciudad y los perros” no fue su primera novela, catapultó su reputación de escritor joven y brillante que después consolidaría con “La casa verde” y “Conversación en la catedral”, seguidos de su obra extensa cuyo capítulo más reciente es la también novela “El sueño del celta”, próxima a aparecer.
La publicación de “Cien años de soledad” en junio de 1967, la novela de Gabriel García Márquez, marcó un hito mundial para las letras. Fue un éxito arrollador en ventas y pronto deslumbró al mundo literario, incluido a Vargas Llosa, pero también volvió lectores a millones de personas de todos los países que antes no lo eran. Había nacido el “realismo mágico”, o al menos, se había popularizado.
Gabriel García Márquez no sólo pudo pagar la deuda de 10 mil dólares contraída durante los 18 meses de dedicación total que le tomó elaborar su novela en México, sino que pudo escribir con tranquilidad todos los días sin volver a preocuparse por la plata del mercado, hasta la presente.
La explosión de imaginación, talento y rigor que es “Cien años de soledad” deslumbró a la intelectualidad, y Mario Vargas Llosa no fue la excepción. Como un niño compelido a desarmar un juguete extraordinario para saber por qué y cómo anda, se adentró en la minucia de “Cien años de soledad” y publicó en 1971 el libro “García Márquez, Historia de un deicidio”, un mamotreto de 667 páginas en el que también “desarma” toda la obra del colombiano hasta ese momento.
Quizá el desencuentro personal entre Vargas Llosa y García Márquez, sumado al fastidio que sentía el colombiano por la crítica literaria, que intentaba encontrar las “influencias” de otros autores en su obra, lo llevó a decir que no había leído “Historia de un deicidio”, y debió ser verdad.
De este libro se habla mucho menos que de los demás de Mario Vargas Llosa, y quizá cause muchas dudas en los eruditos el exceso de detalle en el análisis del trabajo garciamarquiano, seguramente con la intención de ser el libro definitivo acerca del escritor colombiano, pero a pesar de los desaciertos que pueda tener, es una obra obligatoria para quienes quieran aprender de la técnica literaria y de la literatura misma, incluida su historia.
Aunque Carmen Balcells, la catalana editora de García Márquez y Vargas Llosa, dijo ayer en RCN Radio que los premios Nobel no tenían mayor efecto en las ventas de los libros de los autores premiados, tenemos la esperanza de que se equivoque, para que los cartageneros y colombianos se animen a adentrarse en un autor que atrapa al lector desde las primeras líneas.
Y quien tenga la paciencia de leer “Historia de un deicidio”, el patito feo de Vargas Llosa, le sacará más el jugo a cualquier lectura de ficción.
Enhorabuena por el premio Nobel a Mario Vargas Llosa.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese