Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Y punto final

La controversia sobre el Teatro Heredia no sólo se ha prolongado largamente en el tiempo y en la variedad de los argumentos, en uno u otro sentido, sino que se ha planteado un nuevo campo en el debate ante el anuncio oficial de que se abrirá como escenario a la realización de toda suerte de celebraciones populares.

Los mismos voceros de la administración distrital han sugerido que el teatro estuvo cerrado, en la práctica, a la participación del pueblo cartagenero. Sobre este último punto recibí un mensaje del comentarista cultural Moisés Pinaud, quien refuta la versión gubernativa, defiende la misión cumplida y concreta obligaciones para el mantenimiento del lugar y su conservación hacia el futuro. Dice así Moisés en su comentario:
“Muchos sofismas (errores con apariencia de verdad) se han hecho públicos en estos días con motivo del mal llamado “rescate” de nuestro Teatro Heredia, que éste es su verdadero nombre, puesto como merecido homenaje al fundador de Cartagena. Hagamos las siguientes apreciaciones al aproximarse la iniciación de la publicitada nueva época:
“1. El teatro va a cumplir cien años de construido, y, obviamente, no fue erigido para resistir el uso que, indiscriminada e irracionalmente como se anuncia, podría darle una población de un millón doscientos mil habitantes que somos hoy. La prueba es que durante 30 años, de 1968 a 1998 tuvo que ser cerrado y abandonado por total ruina.
“2. Es falso de toda falsedad que, después de restaurado, el Teatro haya venido siendo utilizado únicamente para funciones mal llamadas “aristocráticas o elitistas. Lo que sí ha estado es racionalmente manejado, juiciosamente orientado y pulcramente administrado. Gracias a todo esto, hoy podemos contar con un magnífico escenario y mostrarlo con orgullo, aunque a un altísimo costo económico de necesario sostenimiento.
“3. Ninguna manifestación de verdadera cultura, propia o foránea, ha sido vetada en las programaciones del Heredia. Es injusto decir que ahora es cuando se le “ENTREGA”(?) el Teatro a los cartageneros o que se “DEMOCRATIZA” (?) su actividad, porque la única verdad es que siempre ha estado en función de ellos, sin diferencias de castas o de razas. Sencillamente lo que ocurre es que no se le puede agregar ni una silla ni una baldosa más, porque eso sería regresar a las fatídicas condiciones en que estuvo de 1968 a 1998.
“4. Debe servirnos de perfecto modelo de conservación a seguir el del gran Teatro de la Opera, en Paris. Construido en el siglo XIX tuvo que ser cerrado para las presentaciones abiertas porque llegó a tal extremo la gran afluencia de público que superó su capacidad y puso en peligro su propia seguridad.
“5. Con todo respeto y seriedad, si se quiere cumplir con esto, le sugerimos al Distrito de Cartagena que compre los antiguos teatros Cartagena, Calamarí y Bucanero, para construir, allí sí, un inmenso y merecido escenario de Bellas Artes, versátil y amplio, como se lo merecen los cartageneros de todas las vertientes.
“6. En resumen: el Heredia es hoy día una “joya-museo” que se entrega como tal a los nuevos manejadores quienes, en trance de buscar nuevos públicos con novedosos estilos, adquieren la ineludible y grave responsabilidad de cuidarlo, sostenerlo y devolverlo en esas mismas condiciones en el futuro. Dios así lo quiera.
Y… punto final.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Cierto, es una “joya-museo”

Cierto, es una “joya-museo” El escenario no es para espectáculos de pata-rajá. El Heredia o Municipal o Mejía es el Colón de Bogotá para espectáculos de cierto nivel. Los términos utilizados por algunos como rescate, democrático, entrega, devolución a los cartageneros es pura demagogia, populismo, politiquería, campaña política.- Excelente la propuesta de señor Moisés Pinau de comprar los ex salones de cine para construir “un inmenso y merecido escenario de Bellas Artes, versátil y amplio, como se lo merecen los cartageneros de todas las vertientes” tipo Jorge Eliécer Gaitán también de Bogotá para que quepa y reciba de todo tipo de espectáculos y no estar montándolos intensamente en las plazas hasta cansar a vecinos que laboran en sus empresas, oficinas, etc. La adecuación de la zona de las ex salas de cine quedaría integrada al sector ya recuperado arquitectónicamente porque lo actual desentona. Ojalá que la propuesta sea tenida en cuenta por las actuales autoridades distritales.

Seamos realistas. En

Seamos realistas.
En Cartagena hay gente que usa afiches publicitarios, señales de transito, para adornar su sala. lamentablemente no pueden hacer diferenciaciones en la estetica. Regalarles un oleo de Grau, no va a resolver el problema, no sabrian que hacer con él.
Por otro lado, el problema no es de pobreza, porque conozco "pobres" de buen gusto (Entre comillas, porque el buen gusto es en si una riqueza) que acceden a cuanta cosa fina tiene la ciudad, entre ellas el heredia sin problema, y sobre todo, sin dañarlo.
Seamos realistas.