Australia propone quitar impuesto a contaminación

23 de junio de 2014 04:24 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El primer ministro de Australia, Tony Abbot, ha vuelto a llevar un borrador legislativo ante el parlamento del país que revocaría un impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono que tienen que pagar los mayores emisores de gases contaminantes de Australia.

El opositor Partido Laborista, de centro izquierda, y el minoritario partido verde, ya bloquearon en marzo con su mayoría en el senado otro proyecto para eliminar el impuesto, introducido por un gobierno laborista en julio de 2012.

Pero el próximo 7 de julio llegarán a la cámara nuevos senadores por primera vez desde que la coalición conservadora de Abbott ganó las elecciones en septiembre, y se espera que en esta ocasión las leyes se aprueben esta vez con un estrecho margen. El magnate de la minería del carbón Clive Palmer, crítico con este impuesto, lidera a los cuatro nuevos senadores que han prometido votar en línea con el influyente Partido Unido Palmer.

Al presentar sus propuestas ante la cámara de representantes, donde el gobierno tiene una clara mayoría, Abbott dijo el lunes que los votantes habían rechazado el impuesto al elegir a su gobierno.

Abbott señaló que eliminar el gravamen reducirá las facturas eléctricas domésticas en 200 dólares australianos al año (unos 189 dólares) y las de gas natural en 70 dólares australianos anuales (unos 66 dólares). Los australianos de bajos ingresos que han recibido una parte de lo recaudado con estos impuestos como beneficios en compensación por la subida de los precios podrían quedarse esas compensaciones incluso cuando se elimine el impuesto, dijo Abbott.

"Esta es una ley para reducir las facturas del pueblo australiano", afirmó.

Pero el Instituto del Clima, un grupo de estudios ecologista, publicó un sondeo el martes que mostraba que el impuesto no es tan impopular como era cuando se introdujo hace dos años.

El sondeo mostraba que la oposición a la tasa había este año caído 22 puntos porcentuales, al 30 por ciento. El apoyo al impuesto había subido seis puntos desde 2012, al 34 por ciento.

Abbott quiere sustituir la tasa por un fondo de 2.550 millones de dólares australianos (en torno a 2.405 millones de dólares) financiado por los contribuyentes para pagar incentivos al uso de energías más limpias.

Australia es uno de los primeros países del mundo en emisión de gases de efecto invernadero por habitante, debido a su gran dependencia de sus amplias reservas de carbón para generar energía.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ambiente

DE INTERÉS