“Colombia, una mina gigantesca sin control"

22 de octubre de 2012 10:14 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Jesús Olivero, vicerrector de la Universidad de Cartagena, es fuerte y tajante en los cuestionamientos que le hace al Estado por lo que él llama falta de gestión para proteger los recursos naturales del país.
“El mayor patrimonio que tiene Colombia es la Biodiversidad y el Estado no la está protegiendo como es debido. Países como Noruega y Australia, que han comprendido la gran riqueza de los recursos naturales no lo regalan por un 10% de ragalías como sucede en Colombia”, expresa.
Olivero lideró el grupo de investigación Química y Computacional de la Universidad de Cartagena galardonado recientemente con el premio Alejandro Ángel Escobar, la máxima distinción en Ciencias que se otorga en Colombia.
El trabajo con el que ganaron este reconocimiento trata de los efectos que las minas de carbón a cielo abierto producen en los seres vivos que habitan alrededor. El área estudiada fue el departamento del Cesar, más exactamente en cercanías a las minas de carbón de La Loma y la Jagua de Ibírico, así como la zona suburbana de Valledupar.
Es de tener en cuenta que las mayores reservas de carbón en Suramérica están ubicadas en Colombia, en los departamentos de Guajira y Cesar, en la Región Caribe.
- ¿Cuáles fueron los resultados de esta investigación?
El estudio se hizo en ratones e iguanas y encontramos que estos animales que viven, ni siquiera dentro de las minas, sino en los alrededores, tienen daños en el material genético. Presentan problemas moleculares y en las células sanguíneas. Para llegar a esta conclusión, los órganos de estos ratones e iguanas los comparamos con lo de otros ratones e iguanas que habitan en Arjona. Encontramos daños en los pulmones y en el sistema hepático. Daños asociados a exposición de metales pesados, a exposición a compuestos carcinógenos y que generan una condición bioquímica que se llama estrés oxidativo
- ¿Cuál es el efecto de esta investigación?
Hay que tener en cuenta que estos estudios fueron realizados en organismos silvestres. Todavía no hay evidencia que esto esté ocurriendo en los humanos. Hacen falta estudios epidemiológicos, pero estos ratones e iguanas nos sirven para alertar.
El Estado debe focalizar algunos esfuerzos en estudiar la salud de las comunidades que viven aledañas a las minas de carbón. No hay nada escrito en el país sobre eso, la comunidad no sabe a lo que se está enfrentando, muy probablemente hay quien diga que no pasa nada, pero eso no es cierto Es responsabilidad del Gobierno y por supuesto que las empresas mineras deben apoyar con todos los mecanismos para realizar esos estudios y tomar medidas que mitiguen el impacto de esas actividades.
El mensaje del estudio es que el polvillo del carbón generado en los procesos no es inerte y genera efectos tóxicos sobre los organismos vivos.
-¿Qué entidades patrocinaron la investigación?
La Gobernación del Cesar y Colciencias?
¿Qué los motivó a hacer esta investigación?
La minería es quizás la principal fuente de recursos económicos con los cuales cuenta el país, sin embargo estamos viendo por todas partes que el país se está convirtiendo en una mina gigantesca sin control. Esto implica deterioro del medio ambiente, disminución de la calidad de vida de las personas, destrucción de la biodiversidad.
Todos estos son factores que comprometen el futuro de los colombianos y es algo contradictorio porque si la actividad minera es la que está generando los recursos para el desarrollo del país cómo va a ser posible que no nos preocupemos para que se haga de manera responsable.
- ¿En qué se basa para afirmar esto?
En general, las multinacionales que están en el país controlan completamente los procesos. Alrededor de las minas, de donde se extraen tantos recursos económicos, abunda la miseria en las comunidades.
Los colombianos debemos estar seguro de cómo queremos que la minería nos contribuya con el desarrollo sin que afecte el medio ambiente y lamentablemente eso no está ocurriendo. No es equitativo el costo de no cuidar los recursos naturales con el dinero que recibe el país por permitir que esos recursos se exploten. A manera de ejemplo, lo que está sucediendo en la actualidad es que una empresa extranjera aporta 90 centavos y se lleva un peso, el negocio es para ellos, no para el país.
- ¿Es posible conciliar la minería con el medio ambiente?
Lo fuera si el Estado se preocupara por ser más celoso de las riquezas naturales que tenemos. La minería necesariamente, en principio, involucra destrucción de ecosistemas y volver a poner todo en su puesto como estaba antes es extremadamente difícil, podrían pasar décadas.
Por ejemplo, hay minas cerca de fuentes de agua, si se destruyen esos ecosistemas no vamos a tener agua. En el sur de Bolívar, vemos el ejemplo. Colombia tiene muchos ecosistemas delicados, importantes y suceptibles al impacto. Ahora mismo hay gran afectación del medio ambiente, por eso estamos padeciendo grandes inundaciones que nos cuestan billones. Estamos vendiendo los recursos naturales a precios que no son equitativos al costo del detrimento, del pasivo ambiental que tenemos.
¿Qué plantea usted?
Que el Gobierno asuma su responsabilidad. Lo primero es que las multinacionales nos paguen lo que realmente cuestan los recursos para que estos sean invertidos con eficiencia en todas las esferas de desarrollo del país. Las regalías que recibe Colombia son algo realmente insignificante para el valor que tienen los recursos naturales en la calidad de vida. El negocio es que al país le quede al menos el 50 o 60%, como hacen en Australia, o en Noruega. Ningún país desarrollado regala sus recursos por el 10% como sucede en Colombia, eso no tiene presentación.
-¿Qué alternativas visualiza?
Debemos replicar el ejemplo de Ecopetrol en el área minera.
Entre todos los colombianos podríamos aportar acciones para hacer empresas mineras. ¿Por qué vender el carbón como sale de la mina y no transformarlo en energía? Deberíamos crear termoeléctricas al pie de las minas de Carbón con acciones aportadas por todos los colombianos. El Gobierno debería apoyar la creación de estas compañías, así las ganancias se quedarían en el país y no en manos extranjeras. Lo que está sucediendo hoy es que ese recurso (el carbón) se lo llevan y luego ya transformado nos lo venden mucho más costoso.
- ¿Cuál es el mensaje de fondo?
Qué el mayor patrimonio de Colombia es la biodiversidad.
En ella vamos a encontrar fármacos para todas las enfermedades, materia prima para cosméticos,  materia prima para útiles de aseo, nanomateriales para la industria espacial y aeronáutica.
Pero si cortamos los bosques y no estudiamos nuestra biodiversidad eso lo vamos a perder y aún ni ahorrando toda la plata del mundo de los productos naturales que vendemos como el carbón y el petróleo nunca vamos a saber cuál era el potencial biodiverso de esos sitios. La principal industria a nivel mundial es la de nuevos materiales, biotecnología y nosotros tenemos ecosistemas diversos como el Chocó, la Serranía de San Lucas, la Sierra Nevada y los Montes de María, donde hay bastante que patentar.
-¿Esos ecosistemas están estudiados a fondo?
No. El país tiene que decir: en estos sitios solamente podemos hacer estudios de biodiversidad con científicos colombianos, no podemos convertir esto en una cantera para sacar carbón, oro o platino.
-¿Usted no está de acuerdo con la inversión extranjera?
No he dicho eso. Los extranjeros son bienvenidos, pero queremos extranjeros que aporten a nuestro desarrollo, no que se lleven nuestros recursos naturales. El problema no son los extranjeros sino los colombianos que permitimos eso.
-El discurso que usted maneja es repetitivo entre los defensores del medio ambiente ¿Usted cree que sí es escuchado?
Yo soy un científico preocupado por los sistemas ambientales que son los problemas de pobreza y salud de la población en general.
Los científicos hablamos este mismo discurso porque sabemos que el cambio climático está aquí, lo estamos viendo en Cartagena. Sabemos que en Colombia vamos a tener períodos de sequía impresionantes. Los políticos conocen esta realidad y hay algunos industriales que son responsables y están involucrando ‘procesos verdes’ en sus actividades, pero eso requiere de un acompañamiento estatal, que motive a preservar el medio ambiente.
- Muchos proyectos se hacen sobre la misiva que la naturaleza está al servicio del hombre ¿cuál es su opinión sobre ello?
Eso es totalmente cierto, la naturaleza está al servicio del hombre; y eso es totalmente falso porque los hombres somos la naturaleza. Cuando hablamos de biodiversidad estamos hablando de nosotros mismos o es que ¿algún ser humano puede vivir sin las plantas, sin los animales, sin el aire, sin el agua? Es fundamental erradicar la pobreza como requisito esencial para tener un ambiente sano que es el que todos necesitamos para tener buena salud.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ambiente

DE INTERÉS