Ambiente


Conozca las herramientas para sobrellevar los cambios de clima

COLPRENSA

10 de enero de 2015 07:58 AM

Debido a las recientes heladas, temporada seca en el norte del país y la posible llegada del fenómeno de El Niño, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural viene desarrollando un plan para las afectaciones que se puedan generar en el sector agropecuario, forestal y pesquero.

En el marco de este plan de acción, la cartera agropecuaria desarrolló una serie de actividades para brindar a los productores herramientas que disminuyan los impactos negativos. Desde el año pasado, se conformó la Red Agroclimática del Ministerio de Agricultura que realizó una serie de recomendaciones para la adecuación de estas situaciones climáticas.

De acuerdo con el Viceministro de Asuntos Agropecuarios, Hernán Román Calderón, los productores ya se encuentran acostumbrados a las heladas, puesto que son circunstancias que se han presentado en otras ocasiones en la región del altiplano cundiboyacense y Nariño.

“Con respecto al fenómeno de El Niño se prevé su llegada existiendo una probabilidad del 70%, cambio climático que está asociado con el calentamiento del Océano Pacifico aumentando la temperatura terrestre que trae consecuencias en los cultivos”, explicó Román Calderón.

La cartera agrícola viene informando permanentemente sobre cuál es el estado del clima trabajando de la mano con entidades como: La Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), El Centro de Investigación de Agricultura Tropical (Ciat), Cenicafé, la Federación de Productores de Arroz (Fedearroz), la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce), la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan) y la Federación Nacional de Cafeteros (Fedecafé), entre otras entidades.

La Red Agroclimática del Ministerio de Agricultura publicará boletines mensuales que permitirán a los productores tener información útil y actualizada para tomar decisiones en cuanto a la siembra. En la primera publicación se hizo un análisis y recomendaciones de los impactos de la reducción de lluvias y aumento de temperaturas para el sector agropecuario y heladas que son periódicas en estos primeros meses del año.

HELADAS, TEMPORADA SECA Y FENÓMENO DE EL NIÑO

Según el Viceministro de Asuntos Agropecuarios las heladas son un fenómeno que se presenta a principio de año en el altiplano cundiboyacense y Nariño llegando estar por debajo de los cero grados afectando cultivos como la papa y algunas hortalizas.

El funcionario define la temporada seca como la época en que las precipitaciones son escasas, acompañadas de un sol intenso, a diferencia del fenómeno de El Niño que se encuentra asociado a una situación térmica del Océano Pacifico donde la temperatura es intensa.

El Ministerio de Agricultura con el objetivo de proporcionar información sobre recomendaciones y reportar algún acontecimiento pone a disposición de los productores, gremios, autoridades locales y demás interesados la línea gratuita 018000510050 y el correo electrónico boletinagroclimatico@minagricultura.gov.co.

ALGUNOS CONSEJOS

Debido a que las heladas en la sabana de Bogotá generan reducción en la producción de leche, carne y la natalidad, la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico de Bogotá hace las siguientes recomendaciones en el tema de la ganadería:

- Construcción de pequeños diques en depresiones y hondonadas para recoger las pocas lluvias.

- Construcción de cobertizos o siembra de árboles para el sombrío del ganado en sabanas o praderas muy descubiertas, que eviten la deshidratación y daños en la piel de los bovinos.

- Utilización de bloques multinutricionales.

- Disminuir la carga animal por hectárea, haciendo una mejor redistribución de los animales por potrero o sacando anticipadamente las vacas de baja producción.

- Establecer planes de suplementación nutricional con subproductos como: licor o afrecho de cervecería, vinaza, contenido ruminal (mataderos), tallo o vástagos de plátano, melaza, residuos de cosecha (zanahoria, remolacha, papa, plátano, banano, yuca, etc.), pulpas y cáscaras de frutas, henos, tamos tratados con amoniaco o urea, gallinaza, porquinaza, torta de palmiste y subproductos de la industria de la yuca.

- Utilización de follajes de plantas herbóreas: acacia forrajera asociada a kikuyo aumenta la producción de leche durante el verano. Suplementando con una ración de 20 kg de raigrás por vaca, más 12 kg de acacia forrajera, las pérdidas de peso serán inferiores a las de las vacas no suplementadas, manteniendo una buena condición corporal.

- En el manejo de problemas zoosanitarios se recomienda: plan de vermifumigación estratégica, control de ectoparásitos, vitaminizar, vacunaciones estratégicas, vacunaciones contra encefalitis venezolana y control de desperdicios orgánicos.

Para la agricultura se recomienda:

- Preparar el suelo con arado de chuzo o de cincel.

- Incrementar el uso de abono orgánico.

- Mantener coberturas vivas y/o muertas en el suelo.

- Evitar el sobrelaboreo del suelo, optando por la labranza mínima, labranza cero o arar con cincel.

- Incorporar residuos vegetales o materia orgánica al suelo.

- Riego por aspersión: este método aprovecha el calor que se desprende durante la formación de hielo. Se trata de utilizar un sistema de riego por aspersión para “aislar” las plantas contra las temperaturas bajas. Se debe empezar a aplicar agua a las plantas apenas llegue la temperatura del aire a 0ºC. Eso mantiene a las plantas “aisladas” con una capa de agua que se va congelando y desprende calor. Para que este método funcione, se debe estar pendiente para seguir asperjando agua hasta que la temperatura suba a menos 1ºC, lo que se puede confirmar con un termómetro calibrado colocado en el punto de elevación más bajo, y descongele el hielo en las plantas.

- Acolchados térmicos: cuando se colocan acolchados térmicos encima de los cultivos de hortalizas por la tarde al anticipar una helada, se mantiene una temperatura varios grados más alta debajo de los acolchados.

- Productos protectores: en el mercado se encuentran varios productos que se aplican por aspersión para ayudar con este problema. Algunos de estos podrían proteger toda la planta hasta varios grados menos que su punto de congelación normal con una aplicación antes de que bajen las temperaturas. El efecto protector podría durar hasta seis semanas, pero sólo a temperaturas hasta menos 5ºC.

- Inundación de terrenos, que aumenta la capacidad calórica del suelo y su conductividad térmica.

- Mezcla mecánica de aire, consiste en mezclar, con ayuda de grandes hélices, el aire frío cercano al suelo con el aire cálido de las capas atmosféricas más altas.

- Protección por interrupción de la radiación, consiste en evitar las pérdidas por radiación usando algún tipo de “techo” sobre la vegetación.

- Calentamiento del aire que rodea a la planta, consiste en calentar el aire frío que rodea a la planta, ya que es este el que provoca el enfriamiento de los vegetales. Uno de los métodos más utilizados es encender agitadores de aire caliente o quemadores a gas. Está prohibida la quema de llantas para el calentamiento del aire.

- Aislamiento térmico: es posible optimizar el balance de radiación y energético sobre un cultivo cubriendo las plantas con determinadas clases de materiales durante la noche. Dentro de los materiales utilizados se encuentra el plástico en distintas variedades. Sin embargo, este plástico posee una serie de requisitos en cuanto a sus características: baja emisión, baja conductividad térmica e intercepción de la radiación de onda larga.

- Es importante que durante el día las plantas y el suelo se encuentren descubiertas para poder almacenar energía solar. Luego en la tarde son cubiertos. Es necesario que el material no entre en contacto directo con la especie vegetal a proteger. 

MULTIMEDIA