Ambiente


Crisis de agua: amoníaco envenena el principal río de Nueva Delhi

El organismo público que se ocupa del suministro de agua en la ciudad, Delhi Jal Board (DJB), anunció que la distribución se reduciría.

EFE

21 de enero de 2024 01:14 PM

El hedor de las oscuras aguas del Yamuna, el principal río de Nueva Delhi, aleja a la gente de sus orillas. Los niveles de amoníaco están en uno de sus picos, provocando una crisis en las plantas de tratamiento y el corte de suministro de agua a más de un tercio de la población de la capital india.

El organismo público que se ocupa del suministro de agua en la ciudad, Delhi Jal Board (DJB), anunció a principios de enero que la distribución se reduciría “entre un 30 y un 50 por ciento en las plantas de tratamiento de Wazirabad y Chandrawal” debido a la toxicidad del agua nociva para el consumo humano. Lea: Crisis climática: el desequilibrio del ciclo del agua amenaza el acceso

La medida, en vigor hasta que la situación mejore, sin una fecha concreta, afectara a más de una treintena de barrios que se extienden de oeste a sur de la capital india y que comprende un cuarto de los más de 30 millones de habitantes de Nueva Delhi, precisó el escrito, publicado en X.

La depuradora de agua de Wazirabad, una de las principales fuentes de abastecimiento ubicada a orillas del Yamuna, lleva diez días operando por debajo de capacidad de volumen debido a la necesidad de tratamiento adicional del agua.

De hecho, la producción de agua se ha reducido en más de un 50 por ciento desde hace un mes, aseguró a EFE un trabajador de la planta en condición de anonimato. A finales de diciembre el DJB publicó otros dos avisos de agua que derivaron en una bajada de la presión en gran parte de la ciudad por el alto nivel de contaminantes en el Yamuna.

Un problema recurrente

Pero, ¿dónde se origina el amoníaco y cómo llega al Yamuna? “Básicamente por los contaminantes procedentes de la industria del teñido de Haryana”, un estado norteño que colinda con Delhi, explicó a EFE Sushmita Sengupta, gerente del Programa de Agua en el Centro de Ciencia y Medioambiente (CSE, en inglés).

Al amoniaco se suman las montañas de residuos y basura que se vierten sobre la ribera y entorpecen el paso del agua a las depuradoras.

Cada industria dispone de una planta para el tratamiento de residuos, pero si hay una avería o los contaminantes exceden un cierto límite, estos descartan esas aguas que se eliminan al río, explicó Sengupta. Lea: Niños en Gaza no tienen prácticamente una gota de agua para beber: Unicef

Cuando esos contaminantes llegan a la parte del Yamuna que pertenece a Nueva Delhi, las plantas de tratamiento no pueden hacer frente a la alta concentración de tóxicos, obligando a detener parcialmente la producción.

Por el camino, el amoníaco va tiñendo el río de negro, maloliente y no apto para el consumo humano, ni siquiera para uso doméstico. A los tóxicos, se suman las montañas de residuos y basura que se vierten sobre la ribera y entorpecen el paso del agua a las depuradoras.

Aunque sea tratada, el agua con frecuencia sale de los grifos de un tono amarillento, por los químicos empleados, que tampoco invita a su consumo humano, aseguró a EFE Madhu Anil Kumar, vecina de un barrio cercano a la planta de agua de Wazirabad.

Crisis de agua

Abastecerse de agua apenas supone un problema en los barrios más pudientes de Nueva Delhi. Las comunidades de vecinos y casas familiares compran galones de agua o tanques que duran semanas y garantizan su acceso ininterrumpido.

Pero las comunidades más humildes, como la que se asienta en las afueras de la planta de Wazirabad, un corte de agua ilimitado implica buscarse la vida. “No recibimos suficiente agua desde hace casi un mes”, dijo Poonam, una mujer que ha vivido toda la vida en este barrio y que por primera vez experimenta escasez de agua en su hogar.

Sus vecinas asienten con la cabeza al escucharles explicar que esta crisis se agravó sobre todo en este último mes, mientras su hija pequeña muestra la débil presión del agua que discurre por una manguera. “Esto es lo que obtenemos, no es más que esto”, aseguró la mujer, que para garantizar agua en su hogar durante toda la jornada va rellenando cubos a través de la manguera.

La familia emplea esa poca agua que sale para todo, excepto para beber, en vista de la tonalidad y el olor que desprende el Yamuna, situado a escasos metros de sus hogares. “Antes bebíamos esta agua, pero ya no”, dijo Poonam, que desde hace unos meses paga 20 rupias (0,24 dólares) por unos 20 litros de agua potable para ella, sus padres y su hija.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS