Ambiente


El 68% de la diversidad global ha disminuido

El reporte de WWF además enciende las alarmas al mostrar que en América Latina hay una reducción en las especies monitoreadas del 94%, en promedio.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

16 de septiembre de 2020 12:00 AM

Hace unos días se presentaron los resultados del monitoreo de 21.000 especies de mamíferos, anfibios, y aves alrededor del mundo, con el Informe Planeta Vivo de WWF (World Wide Fund for Nature) en su edición 2020. El emblemático reporte enciende las alarmas al mostrar que en América Latina hay una reducción en promedio del 94% de estas especies, y que han disminuido un 68% en promedio a nivel global.

“Estamos viviendo una acelerada pérdida de biodiversidad en nuestro planeta. En este caso, tomando como una variable de estudio la riqueza de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces desde 1970; lo que hemos encontrado a través del Índice Planeta Vivo es que en promedio ha decrecido en una tasa media, en un 68%”, explica Óscar Guevara, especialista en Biodiversidad y Cambio Climático de WWF Colombia.

Este análisis tiene la colección más amplia de datos, en cantidad y en calidad. Es un seguimiento a 21.000 especies de aves, anfibios, mamíferos, además de un análisis geográfico. América Latina es la región del planeta donde más se está perdiendo la diversidad.

“Lo que nos están diciendo las cifras es que estamos perdiendo la riqueza de la vida del planeta y eso supone quebrar la relación directa que esta tiene con el bienestar humano. La naturaleza nos permite tener condiciones de calidad de aire, de agua, alimento; la regulación del clima, la prevención de enfermedades zoonóticas. Este ha sido uno de los mensajes de WWF: ‘Necesitamos un planeta sano para gente sana’. No podemos ver de forma separada la especie humana, debemos vernos como una misma identidad dentro del planeta. El deterioro de las especies significa también una profunda crisis sobre el bienestar humano”, añade Guevara.

“Además de la producción de alimentos, la biodiversidad del suelo proporciona una amplia gama de funciones y servicios de los ecosistemas, incluida la retención y purificación del agua, el ciclo de los nutrientes, la degradación de algunos contaminantes y la regulación de los gases de efecto invernadero, así como el mantenimiento de plantas y animales”, añade Luis Germán Naranjo, director de Conservación y Gobernanza de WWF Colombia.

Alerta roja

El informe además alerta sobre el creciente riesgo de extinción de especies vegetales. De hecho, la cantidad de estas especies extintas documentadas dobla la suma de mamíferos, aves y anfibios extintos. Se calcula que una de cada cinco especies vegetales (22%) está amenazada de extinción, en su mayoría en zonas tropicales.

“Colombia tiene altas tasas de deforestación, asociadas a diferentes modelos económicos no sostenibles, a conflictos, cultivos ilícitos, pero digamos que existe la posibilidad de tratar de revertir la forma en que estamos transformando esta cobertura natural en el país”, finaliza Óscar Guevara.

Qué hacemos

Debemos mejorar nuestras prácticas de consumo. Entendamos que:

La canasta de alimentos deja huella sobre el planeta.

Debemos posibilitar la eficiencia energética con un consumo racionalizado.

Debemos mejorar la relación que tenemos con la biodiversidad local.

Debemos evitar el comercio de fauna silvestre y destrucción de hábitat (lo que origina las enfermedades zoonóticas).