Ambiente


El inesperado vínculo entre el Acuerdo de Paz y la deforestación

La desmovilización de gran parte de las FARC no estuvo acompañada del regreso integral del Estado a las zonas donde ejercían su influencia, dando lugar a efectos ambientales adversos.

El conflicto armado ha tenido serias consecuencias serias para el medioambiente en Colombia. Los derrames de petróleo y los incendios provocados por los ataques a oleoductos del ELN, la deforestación para sembrar cultivos de coca y la minería ilegal (que se vale de mercurio) a manos de grupos como las FARC o las bandas criminales y la erradicación de cultivos ilícitos mediante glifosato han sido algunos de los principales problemas que se han evidenciado en materia ecológica.

Otros efectos han sido “la contaminación química producto de los ataques contra sitios industriales, la contaminación por los residuos peligrosos de armas, y de los subproductos de las industrias extractivas usadas para financiar el conflicto, el daño a la infraestructura sanitaria, el desplazamiento de la población y la destrucción de los recursos naturales”, según reseña un artículo del 2021 en la revista Biomédica.

Dentro de este panorama, podría pensarse que la llegada del Acuerdo de Paz en el 2016 habría significado una mejora significativa para la situación ambiental en muchos territorios, gracias al desmantelamiento masivo de una de las principales estructuras criminales que había hecho de la selva del Amazonas su base operaciones. Inesperadamente, esto no fue así.

Según estudios del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y del Centro Internacional para Agricultura Tropical (CIAT), durante los dos años posteriores al proceso de paz hubo un aumento significativo, superior al 70 %, de la deforestación en las zonas que solían ser controladas por las FARC, particularmente en departamentos como Putumayo, Caquetá y Meta. Le puede interesar: Deforestación sigue siendo alta en Colombia, según informe.

70 %
de la deforestación de Colombia durante el 2021 se concentró en la Amazonía.

Esta situación tiene varias causas: la primera es que las FARC no eran el único grupo armado del país, de manera que cuando se fueron de la zona, otros simplemente asumieron el control del territorio sin que el estado pudiera actuar para detener su avance.

En segundo lugar, a pesar de la deforestación que causaba para sembrar cultivos ilícitos, las FARC se apoyaba en las dificultades que la vegetación imponía para su estrategia de guerra, por lo que le convenía no talar demasiado.

Por último, su ausencia permitió el regreso de terratenientes interesados en el suelo para expandir la frontera agrícola, particularmente el área dedicada al ganado.

El resultado es que más de 20 municipios de la Amazonía ahora son disputados por otros grupos (entre ellos las disidencias de las FARC) que continúan con la tala agresiva y “contratan” a los campesinos para sembrar coca (quienes a su vez aceptan debido a que los intentos por reemplazar los cultivos han fallado en la región y no les reportan un sustento de vida mínimo).

Por otro lado, están los terratenientes, que se aprovechan de la ausencia del Estado y de la mala delimitación y distribución de la tierra para comprar terrenos y tumbar la selva sin ningún impedimento. En el 2021, la Amazonía concentró el 70 % de la deforestación del país, según cifras del Ministerio de Ambiente.

Infortunadamente, iniciativas como la Operación Artemisa (que buscaba militarizar varias zonas del sur del país para tratar de parar la deforestación) fracasaron en sus objetivos. No sólo no pudieron desmantelar a los grupos responsables, sino que, con frecuencia, resultaban en enfrentamientos con el campesinado o las comunidades nativas. Fue un plan de costos elevados y resultados mínimos.

El 2022 cerró con un incremento del 10 % en la deforestación respecto del 2021 y una promesa del nuevo Gobierno: centrarse más plenamente en los cabecillas durante los operativos y comenzar a investigar los fondos que compran terrenos en el Amazonas. Resta ver qué tan efectivo será este enfoque. Puede leer: Video: Proyectos que protegen la selva colombiana de la deforestación.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS