Ambiente


El país perdió 120.000 hectáreas de bosques en 2013

COLPRENSA

12 de septiembre de 2015 09:43 AM

El director del Ideam, Ómar Franco, aseguró el país tiene que empezar a trabajar más en prevención y advirtió que en el territorio nacional se pierden 14 hectáreas de bosque cada hora.

- Usted ha dicho que se pierden cerca de 120.000 hectáreas de bosque al año, ¿por qué se da esto?
Colombia es el segundo país de la región, después de Brasil, que mide una tasa anual de deforestación, eso es un reto científico enorme, que conseguimos gracias a nuestro sistema de monitoreo de bosques, que se mantiene gracias a Ecopetrol. En 2013, tuvimos una pérdida de 120.900 hectáreas de bosques en el país. Eso son 14 hectáreas por hora. Los motores de este problema son la minería criminal, los cultivos ilícitos y el cambio de uso de tierra.

- Desde finales de 2014 estamos oyendo del Fenómeno de El Niño, ¿qué está pasando?
Un huracán no nace huracán. El Fenómeno de El Niño, como fenómeno climático, también tiene sus fases. Lo que hicimos el año pasado fue prender una alerta en función de la probabilidad de 80% de ocurrencia de un fenómeno natural que se consolidó en marzo, que fue cuando lo declaramos por primera vez como un Fenómeno de El Niño débil. Posteriormente, hemos hecho un estudio científico del tema, y lo que hemos encontrado es que el fenómeno, en lugar de disminuir su intensidad, está aumentando. Actualmente tenemos intensidad media, y lo más probable es que lleguemos a alta intensidad desde finales de septiembre.

- ¿Cuándo van a llegar las lluvias este año?
Las lluvias que nos faltan son las que deben venir para el resto del año. Estimamos que lleguen las de octubre, pero castigadas por un déficit de entre 40% o 60%.

- ¿Qué responde a quienes le echan la culpa de la falta de cultivos o la inflación?
Desafortunadamente, la gente tomó decisiones sin consultar las fuentes oficiales de información. Hicimos un recorrido por todo el país explicando el fenómeno y haciendo capacitaciones. Existe una corresponsabilidad, hay una entidad que se encarga de dar las alertas meteorológicas, pero también hay entidades encargadas de aterrizar esa información sectorialmente y llevarla a la toma de la decisión. Hemos aumentado la información publicada, y cada sector tendrá que asumir sus propias responsabilidades.

- ¿Ese proceso de alertar no anima la especulación?
Puede que sí, pero es porque tenemos la cultura de hacerlo. Cuando uno va a otras partes del mundo, la prevención es lo primero, y no hay una responsabilidad asociada a una entidad que solo quiere prevenir.

- ¿Cuánto calculan que se va a perder por el fenómeno de El Niño?
Las pérdidas por La Niña fueron de $11,6 billones, en un proceso en el que el país nunca supo realmente cuál era la intensidad del fenómeno, La Niña nos desbordó. Pensando en eso, arrancamos todo el proceso de prevención, porque el país no se puede seguir planificando a punta de emergencias. Un país responsable debe planificarse con datos de tiempo y clima.
Seguramente se hablará de pérdidas por falta de cultivos. Nos hemos reunido con el gremio de los floricultores, también sé que hay problemas con la ganadería, sobre todo en el norte del país, y hay cultivos como los de arroz, los frutales, las hortalizas y cereales, producto de la escasez de agua.

- Recientemente, el alcalde de Cali dijo que se está especulando con la energía en Bolsa, ¿cómo están los embalses?
Con relación a los embalses, el ministro de Minas, Tomás González, dice que no hay preocupación de desabastecimiento. Con esto no quiere decir que no haya embalses que puedan tener problemas, como en el Valle del Cauca, pero la información que tenemos nos dice que no hay peligro de desabastecimiento energético.
El sector de energía ha tenido una gran planeación. Se reúnen con nosotros una vez al mes para analizar la realidad climática del país. Ellos han entendido que no pueden caminar a ciegas. Con este panorama,

- ¿Se puede seguir hablando de ‘abril, lluvias mil’ o de agosto el mes de los vientos?
No, el país tiene que entender que esto cambió. Ya no son los mismos abriles, sino que las lluvias arrancan a veces en marzo, y en octubre, las temporadas de lluvias se extienden hasta diciembre, como lo vimos el año pasado en Bogotá. Eso es lo que nos tiene que llevar a pensar en ajustarnos al cambio climático. El país tiene que aprender a leer eso, y no en el campo de la especulación, sino con herramientas técnicas, como el informe que entregamos sobre impacto de cambio climático hace menos de cuatro meses.

- ¿Cuáles son las zonas de Colombia más vulnerables a la falta de lluvias?
Tenemos que ser conscientes de que no podemos seguir educando a la sociedad pensando que somos ricos en el recurso. Tenemos problemas en zonas como Santa Marta, La Guajira, el Eje Cafetero o el Valle del Cauca.

EL PERFIL

Ómar Franco Torres lleva 19 años dedicado a los temas ambientales. Su pregrado fue en ingeniería agrónoma de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, en Boyacá. Además, tiene una maestría en fertilizantes y medio ambiente de la Universidad Autónoma de Madrid. Antes de llegar a la dirección del Ideam, Franco trabajó como director de Medio Ambiente en la Gobernación de Boyacá, prestó sus servicios a la Corporación Autónoma Regional de Boyacá, fue subdirector de Hidrología del Ideam, y director de la oficina de Gestión Integral del recurso hídrico y bosques del Ministerio de Ambiente y Desarrollo sostenible. 

TEMAS