Ambiente


Gran paso: Chile prohíbe las bolsas plásticas en pequeños comercios

Los chilenos se acostumbraron, unos más rápido que otros, a llevar sus propias bolsas reutilizables al ir de compras a los supermercados.

AP

03 de agosto de 2020 04:50 PM

Chile se sumó el lunes a la lista de naciones que ha eliminado el uso de bolsas de plástico en los pequeños y medianos comercios, un paso más en la protección del medio ambiente en un país donde hace dos años los grandes negocios entregaban 5.000 millones de bolsas a los usuarios.

El territorio sudamericano dio el primer paso en 2018 al prohibir por ley el uso de las bolsas plásticas de un solo uso en los grandes comercios, cuya utilización era indiscriminada. En ese lapso, los pequeños y medianos comercios podían entregar dos por compra.

Las bolsas plásticas tardan en degradarse más de un siglo, mientras los cubiertos del mismo material demoran 1.000 años o más. Los mares del mundo reciben incontables bolsas plásticas en sus aguas, casi a la misma velocidad en que son producidas.

Los chilenos se acostumbraron, unos más rápido que otros, a llevar sus propias bolsas reutilizables al ir de compras a los supermercados. En los inicios de la vigencia de la norma, era frecuente ver a muchas personas, especialmente a la salida de los comercios, llevando los más diversos productos entre las manos. Ahora es probable que ocurra lo mismo en pequeños comercios y en las ferias de verduras y frutas.

Comercios locales y pequeñas y medianas empresas lucen desde hace días letreros que recuerdan a sus usuarios que a contar del lunes deben llevar sus propias bolsas reutilizables.

La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, afirma que desde que Chile promulgó la ley en julio de 2018, en el Día Internacional Sin Bolsas Plásticas, “se han dejado de entregar 5.000 millones de bolsas... evitando que muchas de ellas terminen contaminando nuestros barrios, ríos o playas”.

La filial chilena de Greenpeace inició una fuerte campaña a favor de la eliminación de las bolsas plásticas en diciembre de 2017, instaló un árbol de navidad en un céntrico centro comercial e invitó a las personas a desembolsar sus compras navideñas y a colgar las bolsas en el árbol: en cuatro días recibieron más de 5.000.

Soledad Acuña, vocera de Greenpeace, calificó el avance de Chile en la eliminación de bolsas plásticas como “un primer avance contra la pandemia del plástico, que revela que sí es posible eliminar los productos plásticos innecesarios”.

“El crecimiento de la producción de plásticos y el rol que ha alcanzado en la generación de una crisis de contaminación en los ecosistemas sólo puede enfrentarse cambiando nuestra perspectiva de cómo consumimos y este es un gran primer paso”, añadió.

María José Galotto, investigadora del Centro de Innovación en Envases y Embalajes LABEN-CHILE recordó que la ley contra las bolsas surgió en un momento en que su uso era irracional y en el que no existía una conciencia medioambiental. Señaló que el uso de éstas seguirá disminuyendo “pero somos conscientes de que no van a desaparecer porque tienen ventajas únicas que, a la fecha, no pueden ser reemplazadas para muchas aplicaciones por otros materiales”.

Galotto afirma que Chile debe acercarse a una economía circular, donde los residuos de envases y materiales plásticos, en general, dejen de ser un residuo y pasen a ser un recurso con valor propio; una nueva materia prima secundaria, sin pérdida de valor; e implementar la nueva economía de los plásticos de forma amplia y transversal en todos los sectores”.