Ambiente


Los niños y la Tierra, esencia de un filme único

‘El Comienzo de la Vida 2: La naturaleza’ es un documental que explora el impacto de la relación entre niños y medio ambiente.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

25 de noviembre de 2020 12:00 AM

La naturaleza forma parte de nuestra esencia y, en estos momentos de pandemia, muchos pequeños están privados de estar más cerca de ella. Esa es la síntesis de ‘El Comienzo de la Vida 2: La naturaleza’, de la productora Maria Farinha Filmes, especializada en películas que conectan narrativas urgentes e inspiradoras con el público.

El material fue filmado entre 2018 y 2020 y presenta los beneficios de la naturaleza en el desarrollo humano, a través de las historias de niños de diferentes culturas que reflexionan sobre el momento de aislamiento social y su relación con el medio ambiente. Se realizó en colaboración con el Instituto Alana y Fundación Grupo Boticário de Brasil, dirigido por Renata Terra.

“A lo largo de la investigación, filmación y edición del documental, pude ir profundizando mi mirada en relación con el jugar libre del niño en la naturaleza. La suma de esa observación a los contenidos científicos y empíricos traídos por los fundadores de proyectos e investigadores es lo que constituye esta película. Reunir esas dos comprensiones cambió de forma definitiva mi percepción sobre el entorno, sobre cómo tratamos a los niños y la naturaleza que nos envuelve, y que precisamos urgentemente reinventar esas relaciones”, explicó Renata Terra, directora del documental.

La llegada de la pandemia acentuó aún más las consecuencias físicas y psicológicas de la privación de actividades al aire libre en la vida de los niños, “pero trajo la urgencia de reconstruir el imaginario de lo que es vivir más allá de los muros de una forma más saludable e integrada con el planeta. De esa forma el filme propone una reflexión: ¿cuál es el allá afuera que queremos construir?”.

Con el apoyo del PNUMA

Este proyecto está patrocinado por el Instituto Alana y la Fundación Grupo Boticário de Protección de la Naturaleza de Brasil y cuenta con apoyo institucional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Fundación Maria Cecilia Souto Vidigal, Fundación Bernard van Leer, Programa Niño y Naturaleza, Children & Nature Network (C&NN), Fundación FEMSA y United Way.