Ambiente


¿Qué se necesita para proteger a las abejas?

¿Agricultura y apicultura pueden coexistir? ¿Es necesario prohibir los plaguicidas para proteger a las abejas? La respuesta está en las buenas prácticas.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

17 de diciembre de 2020 12:00 AM

Las abejas ayudan a la producción agrícola y así como la apicultura beneficia a la agricultura, hay que tener en cuenta que la agricultura también beneficia a la apicultura, explica Mauricio Rodríguez, director de Asuntos Científicos de CropLife LATAM. Los polinizadores, incluyendo las abejas, se alimentan de las flores de los cultivos. “Por este motivo es importante que estos dos sectores trabajen en conjunto buscando el beneficio mutuo”, dice el experto.

Una duda frecuente es si las abejas están en peligro de extinción debido a los químicos que se usan en la siembra. Rodríguez dice que la mortalidad de abejas está asociada a múltiples factores: cambio climático, plagas, genética, higiene y sí, plaguicidas. Sin embargo, este último, según estudios realizados en Europa, es uno de los factores menos importantes en los reportes de mortandad.

“Es importante mencionar que es falso que se están extinguiendo las abejas, según estudio de la FAO, en los últimos 50 años las abejas han aumentado su población en un 65% y solo en Suramérica el incremento es del 189%”, añade.

Respecto a las sustancias químicas, explica que la verdadera causa del riesgo es la dosis de cualquier sustancia química, no la presencia de esta. “Para evitar estos riesgos, se debe tener en cuenta cuáles son los peligros por el uso y cómo se puede controlar el grado de exposición. Por esto es importante entender que el mal uso de estos insumos es lo que puede acabar con la vida de cualquier insecto. De allí la gran importancia de construir una comunicación frente a la actividad apícola y agrícola”.

De otro lado, Andrea Sánchez, ecóloga y tecnóloga agroambiental, dice que para cuidar a estos animalitos, se necesita de los apicultores. “Las abejas, en su labor de polinización, son cuidadas por medio de un buen manejo que se basa en el correcto mantenimiento de los apiarios y sus colmenas. Es importante tener en cuenta la salud de las abejas, la colmena y la calidad de su alimentación, que está directamente relacionada con la coexistencia entre el apicultor y el agricultor”. Todo esto se resume en las llamadas buenas prácticas apícolas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS