Ambiente


Severa sentencia en Italia contra Eternit por uso de amianto

AFP

03 de junio de 2013 10:42 AM

La justicia italiana aumentó este lunes la condena del empresario suizo Stephan Schmidheiny, socio de Eternit Italia, de 16 a 18 años de cárcel por haber provocado la muerte de más de 3.000 personas con el uso de amianto, informaron fuentes judiciales de Turín (norte).
El empresario, juzgado en ausencia, había sido condenado en primera instancia en febrero de 2012 a 16 años de cárcel en un juicio considerado histórico, en el cual los familiares de las víctimas exigieron condenas ejemplares para los directivos de Eternit por haber violado las reglas de seguridad en sus fábricas en Italia, que funcionaron de 1976 a 1986.
El multimillonario suizo fue sido juzgado junto al exaccionista belga Jean-Louis Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, con título de barón, quien falleció el pasado 21 de mayo a los 92 años.
Los dos habían sido condenados por haber provocado de modo intencional una grave "catástrofe ambiental y sanitaria".
Se trata del mayor juicio organizado hasta ahora por el amianto, un mineral fibroso --que tiene como variante el asbesto, de fibras más duras-- que organismos médicos internacionales acusan de provocar cáncer con una elevada mortalidad.
Desde hace unos años se ha prohibido su uso en todos los países desarrollados, aunque sigue siendo utilizado en otros en vías de desarrollo, entre ellos casi todos los de América Latina.
Pese a su nocividad, desde 2007 se han utilizado más de 2 millones de toneladas de amianto en todo el planeta, en particular en China (30%), India (15%), Rusia (13%) y Brasil (15%).
La sentencia fue pronunciada ante familiares de las víctimas, obreros y habitantes de las localidades italianas más afectadas, así como delegaciones y representantes sindicales de otros países europeos, entre ellos Suiza y Francia, pertenecientes al Comité de Ayuda y Orientación a las Víctimas de Amianto (CAOVA).
A mediados de mayo, la fiscalía solicitó que se aumentara la pena a 20 años contra los dos empresarios, que con sus decisiones estratégicas terminaron por exponer a cientos de personas al amianto y por lo tanto a que se enfermaran gravemente décadas después.
Para la justicia, tanto el fallecido barón como el multimillonario suizo, aún sabiendo que el amianto era peligroso, decidieron mantener las fábricas abiertas y no dispusieron ni siquiera del uso de guantes y mascarillas como primera medida de protección para evitar que miles de personas se enfermaran de tumor en los pulmones y asbestosis por la inhalación del polvo del asbesto.
El veredicto de Turín abre las puertas a otros juicios en todo el mundo y constituye una victoria para las organizaciones que luchan contra el uso de ese material nocivo.
"Queremos un mundo mejor, sin amianto y sin que reine esa sed de ganancia que llevó a ambiciosos empresarios a sacrificar vidas humanas en pos del rendimiento", comentó un representante de CAOVA.
La multinacional deberá indemnizar con 30 millones de euros (unos 39 millones de dólares) a la localidad de Casale Monferrato (norte), la más afectada, con más de la mitad de las víctimas, cerca de 1.800.
La región de Piedemonte recibirá 20 millones de euros (unos 26 millones de dólares), los sindicatos 100.000 euros (130.000 dólares) cada uno y 70.000 (91.000 dólares) las asociaciones de defensa del medio ambiente. Los familiares de las víctimas serán indemnizados con 30.000 euros cada uno (39.000 dólares).
El amianto, usado durante décadas como material milagroso por su resistencia al calor y al fuego, fue prohibido en toda la Unión Europea en 2005, y ahora se milita por una prohibición mundial.
Pese a que es difícil cuantificar las consecuencias mortales del amianto en numerosos países, en Francia podría ser responsable de unos 100.000 decesos antes de 2025, según la Agencia Salud Medio Ambiente (Afsset).
En América Latina se dio un primer paso en 2008, cuando una ley del estado brasileño de Sao Paulo que prohibía el amianto en esa región fue juzgada constitucional pese a un recurso interpuesto por influyentes industriales.

Se ha producido un error al procesar la plantilla.
Invocation of method 'get' in  class [Ljava.lang.String; threw exception java.lang.ArrayIndexOutOfBoundsException at VM_global_iter.vm[line 2204, column 56]
1##----TEMPLATE-EU-01-V-LDJSON----
 
2   
 
3#printArticleJsonLd()
 

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS