PLAZA DE LOS COCHES FINAL: DEL TRÁFICO ESCLAVISTA AL TRÁFICO SEXUAL.

18/05/2022 - 15:10

0. A manera de presentación: El paso de los siglos: el secreto de la transformación.

A través de más de cuatro siglos de historia, como recordarán ustedes amigos lectores y lectoras, la actual plaza de los Coches cambió de nombre acorde con las necesidades de movilidad personal, políticas, económicas y sociales de la época, pasando de la llamada plaza del Puente San Francisco, a la del Juez, a la de los Esclavos, de la “Yerba” … hasta llegar a su contemporánea denominación.

Explicar la situación contemporánea del emblemático lugar de este importante espacio del patrimonio cultural de la humanidad, es el objetivo de esta historia secreta basada en  una valiosa documentación bibliográfica sustentada en archivos de la época colonial y en un valioso trabajo  de campo que permitió palpar las realidades actuales.

  1.  HISTORIANDO EL ENTORNO DE UNA PLAZA EMBLEMÁTICA.

En nuestros días, la tercera década del siglo XXI, año del 2022, iniciamos el recorrido hacia el espacio de entrada principal a la ciudad antigua y a la plaza de los Coches. Ahora, aquí, en las bóvedas de la Boca del puente san Francisco están las artesanías representativas de nuestra tradición cultural y la venta mixta de revistas, periódicos y libros usados.

Más en la bóveda (boca central), está una de las librerías de mayor tradición en la ciudad, la cual data desde mediados del siglo XX, difundiendo la cultura mediante la venta de libros usados, valiosos e incunables, novelas y libros en inglés.  Todo ello bajo el reloj público y de las fortificaciones de la época colonial que la sustentan; y de la torre del reloj, hacia adentro, a escasos metros de esta, hay seis arbustos que se resisten a crecer, aunque pasen los años, y un valiente árbol que rompió el hechizo de los colonos, reticentes a los árboles en los cuales, de acuerdo con los españoles supersticiosos se escondían los “malos espíritus” de la época colonial.

En tránsito hacia el simbólico “palito de caucho”, como árbol de referencia, aparece la gran edificación de lo que algún tiempo atrás fue un local de dos entidades bancarias, y solar de una carnicería de la época colonial, de acuerdo con las pesquisas de notables historiadores locales.

De inmediato aparece lo que fue   la construcción colonial llamada “edificio de Hierro”, el cual desde la tercera década del siglo XX adoptó el nombre de la “casa Blanca “establecimiento comercial fundado por los hermanos Julio y Teófilo Barbur en 1923, que desapareció dándole paso al Banco del Estado y luego al American Broasted   Chicken”… (Porto del Portillo, Raúl(1997).Plazas y Calles de Cartagena de Indias.P.27), desaparecido también, y hoy en su lugar existe otro establecimiento comercial de gastronomía y bebidas varias.

Porto añade que la  zona referenciada(portal del Hierro) fue la  autorizada en tiempos coloniales para vender la “yerba”  lo cual dio este otro nombre a la plaza, a la cual seguiría el Estado cambiando su denominación.

A partir de este punto y descendiendo en dirección sur-occidental aparece una serie de locales comerciales destinados a cafés, bares, restaurante y un hotel, en el edificio que hace esquina con la calle de las Carretas, y que en tiempos de inicio de la República se conoció con el nombre de la casa de Hierro, según las afirmaciones del historiador Porto del Portillo, ya referenciado en esta serie.

De manera curiosa, en esta extensa franja de una plaza en la que la prostitución está presente en cada uno de sus sectores, solamente un local, tiene aviso de rechazo a la explotación sexual.

Cruzando la plaza por su zona central se encuentra la indeseada estatua del conquistador Heredia a la cual me refiero en líneas posteriores. Llegamos, entonces, a la llamada plaza del “Alcalde Pareja” nominada así por la municipalidad de 1946, según consta en una placa de escasa visibilidad empotrada en la cortina de muralla.

Este ámbito, es hoy ocupado por la infraestructura móvil de un local destinado a difundir la música salsa y constituye una atracción especial para nativos y visitantes, por reproducir un ambiente musical agradable a nosotros, los del Caribe y demás amantes, de estas sonoras creaciones.

La zona de baños de servicios públicos, con precio de uso abusivo, nos conduce a la plaza de la Aduana, para encontrarnos con la también indeseada estatua de Cristóbal Colón, el primer esclavista en las Américas, patrocinado por el capital privado de hombres de negocios, y los llamados reyes católicos: Isabel de Castilla y Fernando de Aragón; finalmente en el fondo de la plaza aparece el portal de los Dulces.

2.EL EMBLEMÁTICO PORTAL DE LOS DULCES: UN MÁGICO LUGAR DE DELICATESSEN TROPICALES.

En el sur, en el pleno fondo de la plaza, después de más de 400 años de antigüedad el portal de los Dulces conserva intactas sus funciones económicas con las modificaciones impuestas por el desarrollo, a través del paso de los siglos. Raúl Porto del Portillo lo ubica  a fines del año 1585 afirmando que ocupa el portal de los Dulces, infinidad de comerciantes detallistas se dedicaba a vender sus artículos, lo cual determinó que la plaza adoptara el nombre de los M ercaderes.

 Ahora 27 vendedores de dulces de frutas tropicales, (la gran mayoría respetables señoras) actores y actoras de la tradición continúan dando al sitio un ambiente de magia especial donde se respira la cultura Caribe, la naturaleza frutal, ahora transformada por creativas y guerreras mujeres, cultura compartida por visitantes del exterior y del interior de la nación en su gran mayoría.

De igual forma, están presentes las viviendas, tal vez para familias y/o visitantes en las plantas superiores de las edificaciones, las discotecas, las cajas de cambio de moneda extranjera y de cheques nacionales, pizzerías, gastro bares, bares, restaurantes con diversidad de menús, los puestos de ventas de bisuterías artesanales, hechas a manos como en los tiempos de los amerindios y de la colonia, ventas de periódicos y revistas, de tabacos y dulces empacados, diferentes a los de la tradición.

Tal vez, en un espacio intermedio, entre las dulcerías, quizás se encuentre uno que otro embolador (lustrador de zapatos) cuyo grupo en los años 70 y 80 del siglo pasado constituía un emblemático núcleo humano representativo del lugar; de allí desaparecieron sus integrantes para ubicarse bajo la sombra protectora del “palito de caucho” y de las airosas palmeras de la plaza Mayor, hoy parque de Bolívar.

 Por último, apreciamos a los vendedores de ilusiones: los loteros de siempre en quienes los pobres ven a sus salvadores, sin dejar de rogar a Dios, a Jesús El Mesías, a su madre María Santísima y a todos los santos, como lo hacía mi abuelita Ana Hercilia,que les ayuden a atinar el premio mayor de la lotería, y en sus afueras un coche tirado por un desventurado caballo, cuyo conductor desafía la prohibición vigente de estacionamiento en el sector.

 La anterior es la descripción de un historiador empeñado en develar la “historia secreta y Total” de esta plaza, cuyo historial es desconocido, de manera desafortunada, por la gran mayoría de los cartageneros; leamos, ahora la versión del más genial poeta cartagenero, cuyo poema en prosa complementa la visión del “dulce lugar”:

Portal de los Dulces.

Rincón de la ciudad, roto avispero / por donde cruza frívola y austera toda La población/

de enero a enero con un ir y venir de lanzadera.

Dulces, frutas, revistas…semillero de mil cosas en una larga hilera/ de vitrinas y el busto amplio y severo de Uribe Uribe exorna una vidriera.

Luego un millón de ofertas, limpia botas, Sobrino Caro y su guitarra/

Notas típicas… y los últimos sucesos comentados en esa algarabía/,

Como el premio que hoy da la lotería de Bolívar: Mayor $ 9.000. (López, Luis Carlos. (1975). Por el Atajo. P. 114.Editora Bolívar. Cartagena de Indias).

De esta manera en el flujo incesante de visitantes, es este el portal de mayor amalgama social al cual convergen sin diferencia alguna las clases sociales de la ciudad, del interior, y representantes de estas provenientes del exterior y de otras zonas del país.

Son ellos los autores del barullo que recorre el portal y da mayor vitalidad a la plaza que durante una aciaga época fue centro del tráfico esclavista y en el hoy, también explotador e incierto, es el principal centro del tráfico sexual con desventuradas mujeres: nativas y provenientes de diversas zonas de Colombia, mujeres que venden el placer sexual por 100, o 200 mil pesos y hasta por 50 mil, como afirman importantes periodistas de la ciudad en sus respectivos medios.

2.LA DEL ESCLAVISTA PEDRO DE HEREDIA: LA ESTATUA DE LA IGNOMINIA.

2.1. El expediente criminal de un conquistador.

Mostrando la alienación cultural impuesta por los españoles en la ciudad, y compartida por los criollos y sus descendientes de hoy, después de casi 500 años, las clases dominantes de la Heroica Cartagena, junto con la historia oficial y tradicional continúan rindiendo culto a los héroes que conquistaron y colonizaron la amerindia Karmairí de los Caribes y esclavizaron a miles de miles de africanos.

Por ello, hoy no es extraño que en el centro  de la plaza, que una vez fue llamada de los esclavos se levante la estatua del supuesto fundador de la ciudad: Pedro de Heredia a quien la historia tradicional convirtió en el máximo héroe local, y  en un gran señor , siendo que no fue más que un  despiadado esclavista, responsable de la muerte de miles de amerindios, africanos y afrodescendientes, e incluso  de decenas  de sus paisanos, cegado por la avaricia del oro y la ambición del poder.

Más estas afirmaciones veraces precisan del respaldo de otros reconocidos investigadores, tal como lo ofrecen los historiadores Juan Friede, Eduardo Lemaitre, Enrique Otero y la historiadora española María del C. Borrego, aportes ilustran la  biografía del esclavista:

“Heredia…En el territorio Finzenú gobernado por una cacica… saqueó las sepulturas y extrajo enormes cantidades de oro por muchos años. Heredia realizó muchas incursiones personalmente y por intermedio de otros. El obispo de Cartagena, fray Tomás del Toro lo acusó ante la corte que envió a Juan de Badillo a residenciarlo. Este era socio de Heredia y estaba descontento con él, así que lo encarceló con …Alonso su hermano, pero los Heredia pagaron una fianza con el oro que habían traído de Antioquia. Pedro de Heredia viajó a España donde lo absolvieron y regresó como Adelantado.

Siguió en sus incursiones conquistadoras hasta que el pirata Baal se tomó Cartagena con sus franceses y Heredia tuvo que pagar dos mil pesos de buen oro por intermedio del obispo, lo que aceleró su segundo juicio de residencia. El doctor Juan de Maldonado nombrado fiscal de la Real Audiencia fue enviado desde España a tomarle juicio de residencia debido a las muchas acusaciones que pesaban sobre él por los abusos cometidos durante su gobierno. Maldonado levantó 289 capítulos, entre los que se cuentan:

Contravenciones a las leyes/ apropiación de fondos que entraban la caja real/ envío de oro fuera del país sin quintar (pagar el quinto del rey) / nepotismo en el otorgamiento de cargos y encomiendas/ entorpecimiento de las sesiones del Cabildo y maltrato a indios y caciques por haberlos aperreado (perseguidos y cazados con perros) y quemados vivos.

Sobre este último cargo se le acusó, además de ásperos tratamientos a indios de encomiendas de pueblos… y grandes excesos de muerte y acortamiento de labios, orejas y tetas.

El proceso se extendió de 1553 a 1555 cuando se le encontró culpable, privándosele por lo tanto de la gobernación. Heredia apeló y se fugó, pero tratando de llegar clandestinamente a España se ahogó en la travesía.

Pedro de Heredia, es tal vez, el paradigma de la maldad del conquistador, estereotipo que se ha aplicado sin más, a todos los conquistadores”. (Tomado de enciclopedia Banrepcultural.org.Mayo 15.2022).

2 .2.LA ESTATUA DE LA IGNOMINIA.

Con este expediente, la estatua de Heredia es una ignominia, es escribir: una crasa ofensa a la dignidad de la gente humilde de la ciudad y de manera especial a los afrodescendientes, a los miembros de los cabildos indígenas sobrevivientes, a todos aquellos quienes en mayor o menor proporción llevamos la sangre de nuestros pueblos originarios y valoramos la gran valía de nuestro patrimonio histórico.

La intención de las clases dirigentes de la ciudad de hacer un homenaje al héroe con pies de barro surgió desde comienzos del siglo XX, una vez construido el mal llamado hoy Paseo Heredia.

La Fundación Grupo Conservar, bajo la dirección del patrimonialista Salim Osta explica el transcurrir histórico de la ignominiosa estatua a través de esta cita contextual:

“La autoría es del español Juan de Ávalos. La intención de erigir un monumento al conquistador Heredia, surgió a principios del siglo XX, una vez construido el puente Román y embellecido el espacio comprendido entre el derruido baluarte de San Antonio y el revellín de la Media Luna, dando origen al paseo ya referenciado.

Para la conmemoración del centenario del sitio de Cartagena (1915) se colocó la primera piedra del monumento en el paseo. La estructura colonial del hoy llamado Puente Heredia fue reemplazada por el construido en concreto reforzado, por el arquitecto Gastón Lelarge, e y fue reemplazado por el construido en 1986 por Edurbe”.

Lo cierto-afirmo yo- es que el viejo puente Heredia no fue destruido ni reemplazado; el nuevo puente que fue construido en 1991-1992 se convirtió en un auxiliar del ya existente y es pieza clave para ingresar a la ciudad por la actual avenida Luis Carlos López o del Concolón.

Pero continuemos con la Fundación Grupo Conservar, la cual afirma también que:

Lo cierto es que siendo gobernador de Bolívar don Eduardo Lemaitre (1957-1958) se promulgó el decreto 139 del 11 de marzo de 1958, por el cual se ordenó la erección de este monumento y se consiguieron los fondos para dar cumplimiento a la obra. Después de una fallida convocatoria a concurso nacional se contactó al renombrado escultor español Juan de Ávalos quien envió varios bocetos. Ávalos fue contratado para realizar la estatua y su costo fue de US$10.000 aproximadamente $100.000 colombianos.

Para su emplazamiento la junta encargada fue partidaria que fuera ubicada frente a la Boca del Puente…El monumento se inauguró el 20 de enero de 1963. Como había sido dispuesto fue instalado en la glorieta ubicada entre la torre del Reloj y el camellón de los Mártires, que fue demolida en 1995 cuando se ampliaron las vías de la zona. El monumento fue trasladado a la plaza de los Coches” … (Inventario y valoración del patrimonio mueble…en Cartagena de Indias. Fundación Grupo Conservar. 2017.P.17) en la cual permanece hasta el día de escribir esta crónica cuyo autor está atento a su pronta reubicación en un rincón del Museo Histórico de la ciudad.

3.DEL TRÁFICO ESCLAVISTA EN LA PLAZA COLONIAL AL TRÁFICO DE SEXO ACTUAL.

Tal como se afirmó en entregas anteriores, por el puerto y plaza fuerte de Cartagena de Indias ingresaron más de 150.000 esclavizados, con mayor exactitud 152. 652, entre 1570 y 1796, tal como lo aporta el historiador Ildefonso Gutiérrez Azopardo, en el libro ya referenciado, sin tener datos sobre los períodos 1533-1584 (período de licencias) y 1796 -1812 (período del libre comercio impuesto por Inglaterra). Es de destacar en este estudio la existencia de los llamados asientos portugueses y de las compañías Cacheu de Portugal, Compañía de Guinea (Francia) y South Sea Company de Inglaterra.

Así, transportados en los llamados barcos “tumbeiros” desde África o España a pocos días de la llegada a la ciudad los africanos sobrevivientes saludables eran llevados a la subasta pública, como ya explicamos en una versión de Gutiérrez. Leamos ahora otra versión presentada por uno de los más ilustres historiadores cartageneros, el jesuita Tulio Aristizábal(qepd) en su libro “Retazos de Historia Los jesuitas en Cartagena de Indias”:

“Es la “feria de negros” que comienza al amanecer. Como comprando reses se le examinan los dientes, se le miden los músculos, lo hacen correr para calcular su resistencia, que baile, que cante y que ría. Es lo que llaman el “palmeo”, una inspección cuidadosa del cuerpo del esclavo desnudo. Con el fin de simplificar la transacción se inventaron una unidad básica con su correspondiente valor, la que viene a ser el “esclavo ideal” …un negro adulto, robusto, sano, sin tachas, físicas ni morales y de una altura mínima de un metro con cincuenta centímetros”.

“Y entonces viene el negocio, la puja, El uno pide más y el otro pide menos. Como un caballo, un toro. Hasta llegar al acuerdo: Me llevo el negro y te doy tu paga Hasta luego. Una vez adquirido un buen “lote” parte con él hacia los ríos Magdalena, y Cauca arriba, hasta las minas de Antioquia, Popayán o el Chocó, en donde en un año, más o menos, recupera la inversión representada por el precio de cada esclavo”. (P.P.73, 74)

Durante la época colonial los precios de los esclavizados estuvieron sometidos a la ley de la oferta y la demanda: a mayor cantidad menor precio y a menor cantidad más precio. Por ello en tiempos de abundancia un “buen” hombre o una “buena mujer” esclavizada podía costar $ 200 en oro de buena ley y en tiempos de escases el precio podía llegar hasta “$400 o más dinero.

Así, el tráfico de esclavizados fue el más lucrativo negocio de la época colonial en esta plaza; más en nuestros días existen ahora otras actividades lucrativas, entre ellas el tráfico sexual con mujeres que venden su cuerpo y el placer sexual para sobrevivir, unas, otras para darse lujos y otras por disfrutar de los placeres del sexo, y obtener una que otra ganancia.

Hoy, aunque el tráfico de sexo y el turismo sexual están totalmente prohibidos, y la plaza es uno de los sitios más vigilados por las autoridades de policía, la actividad sigue rampante, tal como lo expresan varios medios de comunicación en sus titulares, entre estos el Tiempo de Bogotá, Caracol Radio, eluniversal.com.co y el noticiero Noticias 6.25. com.

Leamos algunos titulares:

La plaza de los Coches y el negocio del placer. El universal.com.co.

Plaza de los Coches-Cartagena, con más metros cuadrados de prostitución en el mundo. Noticias 6.25.

A la vista de todos crece explotación sexual en Cartagena. El tiempo.com.

Una prostituta en la torre del Reloj, cobraría entre 100 y 150 mil pesos. Caracol Radio.

Sin embargo, la situación no para aquí: el universal.co.com, en la edición del 13 de mayo 2022, titula: “Críticas por regreso de congreso de entretenimiento para adultos a Cartagena”.

La preocupación que expresa el titular del periódico hace referencia al manifiesto del colectivo “Somos centro Histórico”, la organización ciudadana, guardiana del patrimonio del centro histórico de Cartagena, en el sentido que este tipo de eventos es un posible agente promotor del turismo sexual; por ello, los integrantes de la organización cívica lo rechazan y proponen un cambio radical en la promoción y sentido del turismo en la ciudad. Es de recordar que la alcaldía mayor de Cartagena y varios sectores de ciudadanos rechazaron este evento, hasta lograr su cancelación el pasado 11 de julio del 2017.

4. HACIA UN CAMBIO DEL PARADIGMA (modelo) ECONÓMICO Y CULTURAL DE LA PLAZA DE LOS COCHES.

Develar el transcurrir existencial de Cartagena, difundiendo sus historias secretas desde la perspectiva de la Historia Total, es uno de los propósitos de esta serie periodística, orientada también hacia la protección del patrimonio material e inmaterial de la urbe; por ello nuestra propuesta está dirigida a cambiar el paradigma económico y cultural de esta plaza, en los siguientes sentidos:

4 .1. Integrar, a la economía formal de la ciudad, a través de la alcaldía mayor y las secretarías pertinentes, la actividad de los productores y expendedores de dulces tradicionales, al igual que la de otros pequeños negocios allí presentes, de tal forma que se asegure el bienestar de las señoras y hombres que contra viento y marea mantienen una tradición de siglos, valiosa y muy poco presente en otros lares de la tierra.

4.2. Es necesario también que el Distrito de Cartagena entre a paliar crisis económica de los vendedores referenciados aportando un capital adicional a sus negocios, que los libre de los prestamistas y ultra famosos cobra diarios, para que así logren mantener un nivel aceptable de bienestar en su labor.

4.3. Despejar el cerramiento en un tramo del portal, realizado hace casi tres años en calidad de medida preventiva de un desastre; ante la inexcusable demora sólo es válido agilizar las obras de restauración anunciadas, y así poner fin al riesgo y a la contaminación que genera la acumulación de materiales en la zona de la obra intervenida, tal como lo denuncian los voceros del gremio de dulceros a través de eluniversal.com.co. (mayo 16.2022).

4.4. En nuestros días, es más urgente que nunca, tal como propone el colectivo Somos Centro Histórico, “cambiar el sentido actual del turismo en la ciudad por un turismo cultural y de familia” .

A mi juicio que comparte la propuesta del colectivo, Cartagena no puede continuar con una actividad turística basada en rumba, playa y muralla y en otras actividades “non santas”.

4.5. Es urgente y necesario que desde el despacho del alcalde mayor, el IPCC y la secretaría de educación del distrito, inicien el cambio  de  mentalidad  de los cartageneros  de sentirse vasallos del rey de España e hijos de la madre patria; es imprescindible , entonces, que uno de los pasos esenciales se convierta en el desmonte de las estatuas de los colonizadores y destructores de nuestra cultura Caribe originaria, y en el caso de la referencia, es inaplazable, desmontar la estatua de Pedro de Heredia y remitirla al museo histórico de Cartagena, acompañada de la biografía que  del falso héroe, con pies de barro, publica la enciclopedia.banrepcultural.org.biografía, reproducida  en el numeral 2 de esta crónica.

En otras palabras, es urgente cambiar el paradigma de una cultura de la dominación y la colonización, mantenida hasta la presente por la actual administración distrital, por la de una cultura que rechace de manera pacífica el colonialismo y el neocolonialismo, que reconozca los valores de nuestra identidad cultural, de manera plena y permita recuperar nuestra historia real desde una perspectiva científica,(Historia Total) respetuosa de los aportes valiosos de la historia tradicional y documental y ser difundida entre los sectores populares, medios y altos desconocedores de nuestro transcurrir histórico. 

 Con los afectos de siempre:

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR