COVID-19 VS ME TOO ( primera parte)

28/06/2020 - 19:46

COVID-19 VS ME TOO

POR : ANAMARIA VÁSQUEZ

 

 

 

PLACIDO DOMINGO SE CURÓ DEL COVID-19, NO DEL ME TOO

 

Plácido Domingo, terminó la cuarentena obligatoria, por haber dado positivo en la prueba de Covid-19, pero unos días antes, como una premonición, el 12 de Marzo , cuando comenzábamos a enterarnos de la pandemia , el famoso tenor , de 79 años, renunció a cantar la Opera “ Don Carlo”, en Londres, en la Temporada de Julio 2020, luego que el Bufete Gibson Dunn, de Los Ángeles, expertos en Protección de la reputación, a instancias de la Ópera de Los Ángeles, conceptuara que las acusaciones de varias mujeres contra el gran tenor, podían ser “creíbles”.        

 

Placido Domingo, ya había dimitido de ser su director, en octubre del 2019, labor que había desempeñado brillantemente, durante cincuenta años. La carrera del segundo tenor más famoso del mundo,  parecía haber terminado en los Estados Unidos, a pesar de ser enfático en afirmar, que todas y cada una de sus interacciones fueron consentidas y aceptadas.

Hoy , se preparan por lo menos diez de los mejores tenores de talla internacional, muchos con la mitad de los años del  magnífico TENOR SPINTO, quienes están a la espera de ser llamados, a presentar casting virtualmente, para ganarse la representación de  “Don Carlo”. Pero Plácido, como el ave fénix ,ha resurgido de las cenizas, y ya está en pleno de sus labores en la Ópera de Los Ángeles.

 

EN COLOMBIA LA REALIDAD ES OTRA.

 

 

No es posible que en un país como Colombia, pueda existir, el movimiento creado en los Estados Unidos en el 2017, denominado Me Too.  Colombia  un país que por antonomasia, le hace culto a la belleza femenina y a las mujeres voluptuosas.

 De allí los innumerables reinados de belleza, a los cuales tienen acceso, mujeres de todas las clases sociales , algunas de ellas, pagadas por la mafia, otras por

 grandes empresas privadas y la minoría por los mismos concursos, hay un pacto subrepticio de revictimización, desprestigio y  la no legitimidad, que según el filósofo Max Weber, es : “dominación, poder y relaciones sociales.”

 

Desde el instante, en el que varias actrices, denunciaron a Harvey Weinstein, uno de los hombres más ricos de Hollywood, por sus abusos sexuales, el movimiento “ Me too”, o “Yo También”, ha recorrido el universo  sumando miles de voces femeninas de valientes mujeres, que se han atrevido a denunciar, los abusos de los que han sido víctimas, por parte de este multimillonario productor de Hollywood, quien hace pocos días fue condenado  a quince años de prisión por dos de los cuatro delitos que se le imputan.

  Al nombre de Weinstein, se le suman, innumerables nombres de famosos y poderosos del mundo del celuloide, de la farándula,  de la ópera, de la política etc.

   

 

MI DEFENSA

 

Pero… mi defensa en  este artículo, no es por las miles de mujeres que han sido víctimas de estos delincuentes y abusadores, sociópatas disfrazados, y poderosos hombres de negocios, muchas de las cuales todavía llevan reflejado en sus rostros y en sus vivencias personales, los estragos causados por estos depredadores.

En este artículo, pretendo defender, aún cuando muchas voces femeninas me ataquen , a cientos de  hombres, que han sido perjudicados públicamente por acontecimientos acaecidos  , hace , 25 o 30 años. sucesos, que al ser investigados, se ha concluido, que algunas de estas mujeres, “querían  llegar ”, costara lo que costara, no importaba ni como, ni cuando, ni dónde .

 

 Uno de estos casos es el de Placido Domingo,  que cuando dirigía, la Ópera  de Washington, luego la de Los Ángeles, tenía una interminable lista de vedettes  que hacían fila, para que él las atendiera , que soñaban con llegar a ser estrellas.

 Muchas de ellas,   se acostaron con el, o dejaron que las besara y las manoseara, con tal que las tuviera en cuenta, así fuera en los coros. Hoy, luego de más de 25 y 30  años, lo han denunciado  por haberlas “ tocado inapropiadamente”.

 

 Al oír los testimonios, da coraje, porque son señoras entre los 60 y 70 años, rubicundas abuelitas pensionadas, algunas no reconocidas, que solo quieren una compensación económica.

Placido Domingo, no salió a defenderse, solo les pidió perdón por haberlas hecho sentir impúdicas, válgame Dios!

 

 

EL ME TOO NO ANCLARÁ EN COLOMBIA

 

Básicamente aun cuando  Colombia es una sociedad machista, que está en “ los albores”, de convertirse en una solidaria cadena suave y delicada de féminas  al ataque,  aún falta mucha tela que cortar, entre lo que significa consentimiento, deseo y poder.

En Colombia un hombre poderoso, económica o políticamente, consigue a la mujer que él quiera. Veamos el caso de Aida Merlano, ( prófuga de la justicia colombiana asilada en Venezuela) quien a los 16 años fue pretendida por Julio Gerleín, acaudalado hombre de uno de los clanes más representativos de la política y los negocios de la ciudad de Barranquilla, y durante 20 años, fue su “ pareja”, o muchas reinas de belleza, que se casaron con hombres presuntamente vinculados a las mafias del narcotrafico.

 

Si el coqueteo es válido, entonces se legalizará  un  abanico de propuestas de los hombres hacia  las mujeres pretendidas.  Ninguna mujer, se va a la cama con un hombre, sino está dispuesta a entregarse.  Hoy, van a tener que hacerles firmar contratos de confidencialidad.

 

PIROPO VS ACOSO

  Según el diccionario de la lengua española,  el piropo , es : “una lisonja que se utiliza para ganar la voluntad de alguien”

“Si la belleza se midiera en el tiempo, usted sería la eternidad.”

 

Aun cuando el piropo nació en Europa en el Siglo XII y XIII, hacia referencia a palabras que un hombre descontrolado de pasión hacia una 

 

En los Estados Unidos de Norteamérica, no existe el piropo. Un hombre puede ir a la cárcel, inclusive por mirar más de la cuenta a una mujer, silbarla o comentar gratuitamente: I like your eyes, Your body is a cathedral, etc, etc., si la mujer no está de acuerdo.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR