Otro préstamo para Cartagena: ¿Será plata pérdida?

03/03/2019 - 10:44

Desde la década de los noventa, el Plan Maestro de Drenaje Pluviales ha sido un proyecto de igual o más envergadura que La Bocana estabilizadora de mareas, la construcción de la Vía La Perimetral, y ya entrados en el nuevo siglo, un proyecto de mayor importancia que Transcaribe.

¿Por qué todos los proyectos anteriormente mencionados se han realizado, (a medias, en contra de lo que la ciudad necesitaba y con un gran déficit económico, en el caso de Transcaribe, por ejemplo), y hasta la fecha en Cartagena no se ha podido realizar el Plan Maestro de Drenajes Pluviales?

Parece que la falta de dirigencia política que lleve nuestra ciudad hacia el desarrollo no es sólo de las dos últimas administraciones.

Sin embargo, aterricemos en lo que está pasando en la actualidad. 

Hoy, el Plan Maestro de Drenajes Pluviales cuesta 1.8 billones de pesos.

En el gobierno de Manuel Vicente Duque, se presentó un proyecto de acuerdo por valor de 300 mil millones de pesos para intervenir 29 de los 154 canales que tiene Cartagena, lo que abiertamente se vendió a través de los medios de comunicación como la primera fase del Plan Maestro de Drenajes Pluviales. 

Dichos recursos, saldrían de un nuevo empréstito para la ciudad, en el cuál se pretendían comprometer recursos del Sistema General de Participación cuyo destino específico era agua potable y saneamiento básico. Se presentó un proyecto de acuerdo ante el Concejo, y se aprobó el préstamo a través del acuerdo 23 del 27 de diciembre de 2016.

Y para remate, estos recursos iban a ser ejecutados por la entidad más desprestigiada que tiene la alcaldía de Cartagena: EDURBE.

Este acuerdo fue tumbado por el Tribunal Administrativo de Bolívar por tres cosas básicas: 1. El Concejo no podía comprometer vigencias futuras por 15 años. 2. El proyecto no contaba con la ingeniería de detalle, lo que dejaba una incógnita entre cuanto iba a costar realmente las obras, y 3. el alcalde no podía disponer de los recursos de agua y saneamiento básico para canales pluviales, sencillamente porque los recursos del Sistema General de Participación son de destinación específica.

El año pasado, el alcalde (encargado, aunque a algunos se les haya olvidado esa palabra) Pedrito Pereira, presentó el proyecto y también lo retiró. Este año, nuevamente será presentado ante el Concejo Distrital.

Lo primero que debo decir sobre el tema es que es asombroso que ni la alcaldesa a la sombra, Martha Lucía Ramírez, ni los ilustres congresistas que nos mandamos en este departamento, hayan sido capaces de impulsar este importante proyecto de la ciudad ante el Gobierno Nacional. 

Lo segundo, es que llama la atención que Manolo Duque haya solicitado 300 mil millones de pesos para invertir en 29 canales, mientras qué, en el proyecto presentado por Pedrito Pereira el año pasado, se solicitaron 391 mil millones de pesos, de los cuales sólo 180 mil millones de pesos iban a ser destinados a los mismos 29 canales. ¿Alguien sabe por qué se abarató tanto el proyecto?

Y si tuviera que decir una tercera inquietud, sería: ¿en serio vamos a endeudar más a la ciudad, sabiendo que anualmente el Distrito paga poco más de 50 mil millones de pesos por todos los créditos que tiene vigentes?

Pero, lo más importante de todo esto es decir lo siguiente, y lo diré en mayúsculas para que quede claro: NI CON LOS 300 MIL MILLONES, NI MUCHO MENOS CON LOS 180 MIL MILLONES DE PESOS, SE LOGRARÁ SOLUCIONAR, EN MÍNIMA MEDIDA, EL PROBLEMA DE DRENAJES PLUVIALES QUE TIENE CARTAGENA. 

Empezando porque ni el proyecto que presentó Manolo, ni el que presentó Pedrito, tienen estudios de nivel tres o de ingeniería de detalle, lo que al final de cuentas no permiten saber el valor exacto de las obras.

Al final, los canales invertidos terminarán costando más, y eso requerirá comprometer nuevos recursos, que no se sabe, de dónde saldrán ni en los bolsillos de quien irán a parar.

Mientras tanto, vecinos de barrios como El Golf, El Campestre, Villa Lorena, entre otros, casi que rogamos para que una simple lluvia de media hora no nos deje tragedias como carros atrapados en el Canal del Campestre, o quien quita, alguna persona ahogada, o más grave aún, la carretera destruida por el socavo que ya tiene el canal y, valga decirlo, el peso que está generando la nueva ruta de Transcaribe por la Calle 14 del Campestre.

Sigan jugando con la vida de las y los cartageneros, para ver hasta dónde les da.

Postdata: Pilas, que este año hay elecciones, tenemos la opción de escoger gente distinta.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR