La realidad que no queremos ver.

05/12/2019 - 11:06

Estamos a las puertas del 2020 y aunque cada año que llega genera entusiasmo y expectativa por un mejor vivir para tod@s en la ciudad y el país, no es menos cierto que el panorama está signado por un halo de desesperanza ante las medidas económicas del gobierno de turno continuando el proceso de sus antecesores.

El camino para aprobar el paquetazo de Duque está abonado por los congresistas serviles y traidores, por tanto todas las acciones de protesta social y presión para reversar semejante tragedia económica, pasa por sostener y ampliar la base de organizaciones de todos los sectores sociales en esta ardua tarea.

Sin embargo, ya podemos ver como todas esas medidas económicas son hoy una realidad cabalgante y solo falta refrendar para legitimarlas y junto con ello profundizar la pobreza en este país.

Estas situaciones son ya parte de una  realidad penosa y la misma será en poco tiempo lo que tendremos como política social y económica, a menos que nos decidamos a unirnos más allá de apetitos políticos de coyuntura:

El rango de pobreza permeara a todos los sectores sociales, excluyendo a las tres o cuatro familias que son dueñas de este país.

Veremos cómo se incrementará  la migración hacia países con mejores estándares de  calidad de vida y oportunidades laborales, tales como Canadá, Australia, Antillas Holandesas, Noruega y otros más.

El mercado  para ofertar y prestar servicios se verá copado en mayoría por los herman@s de Venezuela. Mano de obra barata y en muchos casos con buenos estándares de calidad.

En los barrios de todos los estratos, por redes o puerta a puerta  podremos acceder con mayor frecuencia a postres, comida, cuidado de perros y gatos, aseo de casa, arreglo personal etc, todo ello a precios módicos y como respuesta a  un mensaje tácito de solidaridad.

Aumento de la informalidad laboral. Espacio  público en barrios, centros comerciales, avenidas, copados por toda suerte de ventas tal como si fueran mercados persas.

Profesionales, tecnólogos y técnicos con dos o tres trabajos por horas para poder completar un salario u honorarios con los que se  pueda  cubrir necesidades básicas fundamentales.

Aumenta el uso de prestamistas legales  y disminuye la adquisición y uso de tarjetas de crédito.

Recreación  y celebraciones asociada a ¨*todos ponen* en espacios familiares o centros recreacionales de las cajas de compensación. 

Visitar centros comerciales en días especiales de ofertas y solo pasear , tomar un helado y pa atrás.

Aumentará el uso de plataformas de transporte privado en grupo.

Mas oferta de casas y aptos para arrendar en temporadas de vacaciones.

La prostitución  en estratos económicos  bajos y altos se incrementa como opción para cubrir gastos de educación superior, economía del hogar, bienes y servicios personales de alta calidad.

Mendicidad en circunstancias especiales  donde los adultos mayores y niños cargan con esa responsabilidad.

Familias que se reagrupan para vivir juntas o muy cerca y con ello ayudarse para cubrir gastos y atenderse mutuamente.

Profesionales de la salud con sobre carga laboral y salarios inconsecuentes con su formación y experiencia.

Nuevas carreras tecnológicas y técnicas que suplen el mercado laboral de los profesionales universitarios.

Se incrementa el consumo de bebidas alcohólicas. 

Aumentan las consultas por trastornos emocionales.

La intolerancia y falta de empatía cobra vidas de manera exponencial.

Muchas personas asumiendo el síndrome de Doña Florinda como mecanismo de defensa.

Salario mínimo que solo sirve para pagar arriendo y no más.

Pensiones  devaluadas después de más de 20 años de servicio.

Congresistas con salarios como una bofetada al pobre pueblo.

Discursos religiosos extremo alienantes para compensar la desesperanza.

Medios de comunicación  arrodillados al sistema y gobierno de turno para desvirtuar la noticia y devolverle a Ud. la responsabilidad de lo que ocurre.

Todo lo anterior ya es una realidad para muchísima  gente en este país, solo hay que darse una vuelta por la ciudad, conversar y escuchar para entender que ya estamos camino a la debacle económica.

Ud. conoce otro país donde la situación sea similar?

A Ud. le parece que todo está bien así¨?

La culpa la tiene Petro?

Cuénteme ..