petro

Carta Abierta a Gustavo Petro: La corrupción en Colombia Humana Bolivar

30/05/2019 - 12:48

Gustavo, le hemos enviado esta información desde todos los canales disponibles a nuestro alcance, y ante la falta de respuesta, suponemos no le ha llegado.

Ante la ausencia de un comité de ética operativo, asequible, eficiente y real y con capacidad de tomar decisiones, acudimos a los medios y redes para exponer lo ocurrido en los últimos dos años en la Colombia Humana Bolívar.

Soy petrista de alma, sangre, corazón y sombrero, en las buenas y en las malas, en el fracaso en la victoria, hasta el infinito y más allá (el término progresista llegó mucho después).

Admire a Petro desde que supe de su existencia por allá en el año 2000, estuve 10 años en Europa, y siempre supe que si coincidía mi estancia en Colombia con una candidatura suya, le apoyaría con toda mi fuerza, y así fue. A principios del año 2017 averigüe como acceder a la campaña y me dijeron que los amigos de Petro en Cartagena eran los señores Carlos Vargas y Carmen Anachury.

Los contacté a ambos vía redes sociales y cuando se empezaron a reunir para diseñar la campaña en Cartagena, estuve en primera fila asistiendo a todas las reuniones a diario. Me perdonarán que esta historia sea en primera persona, pero es mi testimonio personal de lo que pasó en la Colombia Humana Bolívar y no puedo contarlo de otra manera.

No lo hice antes porque me da vergüenza esta historia, me da vergüenza que el movimiento que amo, del líder que amo y apoyo, no tenga los filtros necesarios para evitar que pasen estas cosas, pero deseo aclarar que hemos hecho todo lo posible por dar las alertas y nunca fuimos escuchados. Sea esta ojala la oportunidad para que Gustavo Petro por fin se entere de lo que pasó.

La señora Carmen Anachury Diaz conoce a Petro desde hace muchos años, y ha construido todo su ego y su vida, sobre la idea de que Petro es suyo en Bolívar y le pertenece a ella en el departamento y que solo pueden acceder a él, las personas que ella decida y que ella permita. Esto es así y quienes conocemos el proceso sabemos que toda la lógica del movimiento está construida alrededor de que Carmen y su equipo son los dueños de Petro, que solo ellos pueden coordinar, mandar, decidir, etc. Los demás estamos solo llenando butacas, de carga ladrillos.

Lidys Ramírez, una absoluta y completa desconocida para la opinión pública cartagenera, de profesión psicóloga, una persona carente absolutamente de formación ideológica, política y con cero experiencias en el activismo, fue nombrada como coordinadora en Cartagena y Bolívar sin consultar con nadie, fue una decisión unilateral de Carmen Anachury. Lo que se dijo era que Carmen no podía dirigir la campaña por su trabajo docente de una escuela pública y que ella mandaría en cuerpo ajeno a través de Lidys Ramírez. No hubo resistencia ni oposición a eso y arrancamos a trabajar.

Se armó la sede del Nodo Base en el barrio San Pedro, gracias a la generosidad de la señora Candelaria Petro, quien cedió durante un año el alquiler de esa sede y pronto empezamos a recoger firmas. Vi muy pronto que la sede era un nido de chismes, burlas y guerras de poder, donde las personas que no obedecían ciegamente a Lidys y a Carmen eran ridiculizadas y maltratadas. Así que me limité a retirar formatos de firmas, a gestionar la recolección y a llevar los formularios llenos.

 

Los problemas reales empezaron cuando la señora Carmen Anachury se dió cuenta por una publicación de Facebook que soy atea. Desde ese momento no solo me retiró su amistad sino que hizo todo lo posible por destruirme. Consiguió que Alicia Rojas y Dora Espinosa, amigas suyas que financiaban generosamente actividades animalistas de mi fundación, llamada Protectora de los animales y el medio ambiente PAMA y su proyecto Santuario Animal. Yo rescato animalitos de la calle y hago campañas gratuitas de salud y esterilización en barrios estrato 1 y 2. Tanto Dora como Alicia financiaban campañas de esterilización y casos de perros enfermos y ambas dejaron de hacerlo al mismo tiempo porque Carmen Anachury les convenció que mis jornadas de esterilización ocurrían en condiciones antihigiénicas, que no había garantías de que los médicos fueran graduados, y que nosotros no cuidábamos el post operatorio de los perros. Es decir, había que castigar mi ateísmo llevándose por la banda el bienestar y la salud de las criaturas creadas por su Dios tan amado.

Una noche llegué a la sede de la campaña y encontré que me estaban haciendo un juicio inquisitorial, estaban presentes la señora Candelaria Petro, Carmen Anachury, Dora Espinosa, Erick Gastelbondo y Francisco Rojas. Cuando llegué todos callaron y me fulminaron con la mirada y me dijo la señora Candelaria Petro que no podía hacer parte de la campaña una persona que no fuera intachable y que diera mala imagen a Petro. Yo dije “Bueno si me van a sacar por atea, me voy pero Petro se va a enterar”. Erick Gastelbondo me apoyó, dijo que yo era una persona demasiado importante y que no me podía ir y como señal de respaldo me regaló una camiseta.

Después de eso siguieron los problemas, las burlas y chismes muy desagradables, yo le dije a a Lidys que me iba a tocar armar grupo aparte. Ella me respondió que si iba a hacer un grupo aparte de la Colombia Humana dirigida por ella que lo hiciera, pero que no pretendiera de ninguna manera que mi grupo pudiera acercarse a Petro porque solo ellos estaban autorizados a hacerlo. Y que si lo queríamos ver a Petro que lo trajéramos con nuestra propia plata.

Al poco tiempo, la señora Carmen Anachury mandó un mensaje expulsándome del grupo diciendo que me exoneraba de asistir a las reuniones y eventos de Colombia Humana, y “buen viento y buena mar”. ¡OJO! Todo este problema esta persecución y esta segregación comenzaron tan solo porque soy atea. Eso da una idea del nivel de intolerancia que se maneja en ese Nodo Base.

Seguí trabajando por la causa. Recogí con el apoyo logístico y económico del señor Charles Alsina, quien financió la recolección de firmas en todo el departamento, más de 16.500 firmas, tan es así que el 26 de octubre Gustavo Petro me entregó un diploma como la persona que más recogió firmas en el departamento.

De las 50.000 firmas que recogimos en Bolívar, 16 mil las aportamos el señor Charles Alsina y yo. Debo además resaltar que el señor Charles aporto 20 millones de pesos a la campaña, como regalo, sin esperar nada, ni reconocimiento, ni que se lo devolvieran, y jamás lo han invitado a ningún evento nacional, al contrario, se burlan de él, lo utilizan y lo ningunean.

Al poco tiempo la señora Janice Buitrago e Isabella Antolinez, viendo mi trabajo intenso por la Colombia Humana en redes, me pidieron que coordinara el colectivo los de A Pie Con Petro en Bolívar.

Hasta el día 26 de octubre de 2017, yo justifiqué siempre a Lidys, yo suponía que ella hacia cosas equivocadas por mandato de Carmen Anachury, ese día se me cayó la venda. Ese día Gustavo Petro vino a Cartagena, queríamos hacerle una tremenda recepción en el aeropuerto, con globos y grupos de música, grabarlo y pasarlo por redes para demostrar el amor y fervor que le tenemos. Lidys y su equipo Nodo Base nos negaron siempre esa posibilidad, alegando que causaríamos un atentado contra la vida de Gustavo Petro si le hacíamos un recibimiento glorioso en el aeropuerto y que solo ella y el Nodo Base se le podían acercar. Ese día Gustavo Petro vino a una reunión con banqueros en el Hotel Hilton, en la mañana hizo una caminata por el centro, luego un almuerzo, y luego una charla en un saloncito repelente para 50 personas en el segundo piso del centro comercial Getsemani. Nosotros los petristas queríamos ese día hacer con él una caravana nocturna por la ciudad, o un evento masivo en un barrio popular, pues no estaban los problemas de seguridad tan graves que hubo después. Ese mismo día Sergio Fajardo y Claudia López cada uno por su lado hicieron eventos populares masivos. Lidys y Carmen nos mintieron diciendo que eso era imposible porque Petro saldría del Hilton a tomar un vuelo a Medellín. Nos quedamos tranquilos y nos fuimos a casa. Pero ¡Oh sorpresa! Esa noche vemos que Lidys y Carmen y su nodo base (A quienes terminamos llamando “La Secta”, pues las apoyan ciegamente en todo lo bueno y todo lo malo que hacen, como si fueran zombis), hicieron una cena privada con Petro y se burlaron de todos los demás miembros del equipo. Cuando nos indignamos y empezamos todos a hacer preguntas que significaba eso, nos dijeron que no teníamos ningún derecho de nada a preguntar, que qué nos creíamos.

Ese mismo mes, Petro hizo el llamamiento para la creación de la lista de los Decentes al senado, Lidys y Carmen hicieron una reunión privada y secreta (nadie más supo) con 20 personas de su absoluta confianza, y mediante una exquisita manipulación hicieron escoger a Rodrigo Arzuza como candidato al senado por Bolívar. Como en todas las cosas de Carmen y Lidys, ningún petrista sabía quién era este señor, JAMAS había arrimado a la sede ni recogido una sola firma. Luego averiguamos que había sido funcionario de la alcaldía de la María Mulata Judith Pinedo, que había sido gerente financiero del Hospital Universitario como cuota política del destituido político paramilitar William Montes y de la senadora y abogada de la Gata, Dayra Galvis, que fue precandidato a la gobernación por el partido verde y que había terminado haciendo alianza con la uribista China Wong, de la Casa García, y lo más grave, por lo menos para nosotros, es un famosísimo corralejero. Hicimos llegar esta información a Bogotá y Arzuza no pasó el filtro. Fue tanta la ira de Carmen y Lidys que prefirieron que Bolívar no tuviera candidato a dar su brazo a torcer y colocar a alguien que no sea absolutamente incondicional con ellas. Las bases apoyamos entonces a Cristobal Padilla, de Barranquilla, cosa que hicimos con todo el gusto, por las calidades humanas e ideológicas de Cristobal.

Lidys y Carmen aprendieron la lección y la elección de Armando Cordoba como candidato a la alcaldía de Cartagena como representante de Colombia Humana, nos cayó como una bomba repentina a todos. Nos dijeron que Lidys y Armando habían viajado en carro hasta la Guajira y que Lidys con su sagacidad, labia y astucia había convencido a Petro de que Armando era seguro ganador de las elecciones y el más importante activista social de la ciudad. Falso y Falso. Armando es un buen tipo y me cae bien, pero carece de experiencia profesional, administrativa y académica, no es ni abogado ni administrador, jamás ha ocupado un cargo público, ese fue solo un capricho de Lidys y Carmen y denota su absoluta falta de compromiso con el movimiento, al meter a una persona que no tiene capacidades ni posibilidades pero es incondicional con ellas, y no le dieron la oportunidad a una persona que realmente tuviese meritos y experiencia para tan importante cargo. Armando compitió y se obtuvieron 6000 voticos. Ojo que para alcalde de Cartagena se necesitan 120.000 votos en promedio y Petro obtuvo 174.415 en la segunda vuelta. Esto es prueba más que suficiente de que Petro fue engañado por Lidys y Carmen, y que si a ellas les interesara el proceso de la Colombia Humana o la ciudad, más allá de su ego y de sus propios y mezquinos intereses, hubieran colocado a un verdadero activista social y líder político real, pero esto no es así.

El día 10 de marzo de 2018, día previó de la consulta interpartidista con Caicedo, la señora Lidys recibió 10 millones de pesos de Bogotá para el día siguiente. El día 11 de marzo, la señora Lidys Ramírez cerró el comando, desapareció con la plata y no le dio un peso a nadie. Yo llegue al comando desesperada porque no había tarjetones de Petro y Caicedo en prácticamente ninguna mesa y recuerdo que encontré todo cerrado y un montón de gente que al igual que yo no sabían que hacer. La única noticia que tenemos de esos 10 millones que la señora Miriam de Magangue, certificó haber recibido $300.000. Y todos sabemos que lo más fácil que hay en este país es falsificar una factura de recibido. Y el problema no fue solo dinero, a ninguna parta del departamento se envió publicidad de la consulta interpartidista ni se hizo absolutamente nada diferente de lo que hizo el colectivo Los de A Pie con Petro y el apoyo del señor Alsina y su camioncito que nos íbamos de vereda en vereda promoviendo la Colombia Humana por nuestra cuenta.

Yo no entendía lo que estaba pasando con el dinero, el por qué se estaba perdiendo el dinero que enviaba la campaña y el dinero que Lidys recogía generosamente en donaciones y actividades económicas diarias y permanentes, porque según Lidys Ramírez era millonaria, y por millonaria se le había dado el cargo de gerente, y no tenía sentido que se robara la plata de la campaña, hasta que nos enteramos de la realidad. El marido de Lidys Ramírez se llama Fernan Fortich, y aquí me metó en camisa de once varas, pero alguien tiene que decirlo, el señor Fortich es un politiquero de baja monta, muy conocido en la ciudad, me contaron mis fuentes que se le entregó Cooabolsure para que lo salvara y terminó quebrándolo, que tiene muchos problemas económicos. Lo que hemos logrado averiguar de él con gente que sabe de la cosa política, es que sus problemas económicos lo llevaron a vender el alma al diablo, que tiene nexos políticos y de negocios con la Gata Enilse Lopez y con el Turco Hilsaca, lo cual no es un delito ni mucho menos, pero es un secreto a voces en la ciudad de Cartagena, o mejor dicho: “Una verdad sabida”. Estos contratos entre el marido de Lidys Ramírez y estas personas son en el área de la salud. Lidys y su esposo están actualmente quebrados y embargados, tienen pignorados los carros, viven en arriendo, no tienen fortuna, ni empresa ni trabajo legal, gracias a las millonarias deudas que arrastran. ¡OJO! No estoy acusando de nada al señor Fernan Fortich, tener negocios y cercanía con la Gata y El Turco no es delito en sí mismo, pero el tema es que ese no es el perfil deseable para la gerente y coordinadora departamental de Colombia Humana Bolívar. Tampoco tengo nada contra el señor Fernan Fortich, es un hombre amable y ama los perros al igual que yo, pero repito, es muy delicado que una persona con su perfil político personal sea el esposo de la gerente y coordinadora de Colombia Humana Bolivar.

Luego de saber todo esto, y en plena campaña Lidys Ramírez nos llamó uno por uno a todos los colectivos y nodos de Bolívar, prohibiéndonos realizar actividades de recaudación de dinero para nuestras actividades propias, ya que ella y solo ella y nada más que ella, estaba autorizada por Petro para hacerlo. Nos prohibió recoger recursos pero tampoco nos ayudó ni nos financió.

Hasta donde hemos averiguado, el único nodo que recibió recursos fue el Nodo Base, ni transporte, ni comida, ni logística ni nada. Nos vendió TODO, las camisetas, gorras, afiches y pendones. A todos nos exprimió, cuando llegó media tonelada de publicidad de Bogotá nos cobró a Los de a Pie con Petro $150.000 para entregarnos 5000 volantes media carta.

La señora Lidys vendió en todo el departamento bonos de apoyo de 10.000, 20.000, 50.000 y nunca le rindió cuentas a nadie de eso, y tengo entendido que tampoco está eso en la contabilidad. Todos los días se recaudaba dinero, y el único nodo que se benefició directamente fue el Nodo Base, el de ella, conformado por unas 15 personas. Ellos fueron los únicos con contar tiquetes, viáticos, vinos, agasajos, etc. El resto de nodos estábamos trabajando de gratis y por nuestra cuenta, luego nos enteramos también que la señora Lidys tuvo un sueldo de 5 millones mensuales como gerente, y que había recibido la instrucción de darnos apoyo económico a todos, cosa que no hizo nunca.

Hubo más de 25 nodos organizados oficialmente en Cartagena, y en mis indagaciones, ninguno recibió nunca apoyo de la señora Lidys. El 6 de abril de 2018 viajé a la sede de la Colombia Humana en Bogotá para informar lo que estaba pasando, todas las anomalías, estuve en la sede, tengo las fotos, conocí a Gustavo Bolívar y hablé con Sebastian asistente de Blanca Inés Duran gerente de la campaña, le conté lo que estaba pasando con los recursos de la campaña y le presente un derecho de petición, en el que solicité copia del recibido de los 10 millones del 10 de marzo y pedimos que se nos informara cual era la proyección del apoyo económico que recibiría el departamento de Bolívar. La respuesta escrita de Blanca Inés Duran, gerente de campaña, fue sorprendente y desconsoladora, nos negó la información, y nos pidió que le preguntáramos al Concejo Nacional Electoral, ella no iba a darnos esa copia, es decir, hubo una complicidad clara y directa desde Bogotá, al más alto nivel de los abusos de Lidys en la Colombia Humana Cartagena y Bolívar.

Luego de campaña nos enteramos que esta situación se presentó en todos los departamentos y que la señora Blanca Inés Durán jamás escuchó las quejas que llegaban de todos los lados de los malos manejos financieros y mantuvo a esos malos gerentes hasta el final.

Había obviamente una larga una antipatía implícita entre nosotras pero la guerra declarada se desató cuando Lidys y Carmen decidieron imponer su autoridad sobre el grupo los de A Pie con Petro, se presentaron a una reunión en el municipio de Turbana a la que no estaban invitadas, y se autoproclamaron las líderes departamentales de Colombia Humana y las únicas con total autoridad en todos los sentidos. Yo me enfadé enormemente y les confronté en redes que no aceptábamos su autoridad y que no eran bienvenida en Los de A Pie con Petro. La señora Lidys empezó a buscar quienes eran mis amigos petristas en todo el departamento, y empezó a botarlos de todos los chat de Colombia Humana a nivel departamental y a expulsarnos de todas las actividades de Colombia Humana, por el único delito de conocerme, ser mis amigos o tener relación con mi colectivo.

Cuando se dió esta disputa en redes, fue cuando me enteré de todo lo malo que Lidys y Carmen estaban haciendo a nivel departamental. Personas de todo el departamento se comunicaron conmigo para contarme y pedirme ayuda. Lidys estaba empoderando a gente de la derecha uribista y genocida, o a simples desconocidos sin ninguna experiencia ni en el activismo, ni en el izquierdismo, mucho menos en el petrismo como líderes de la Colombia Humana en cada municipio de Bolívar, dejando de lado a los verdaderos petristas, a la gente que tiene toda la vida comiendo mierda, literalmente, apoyando a Petro.

En Magangue por ejemplo, había tres colectivos: Magangue Humana, Magangue más Humana y Los de A Pie con Petro. La señora Lidys ignoró estos colectivos y empoderó como líder petrista a Miriam, quien toda la vida trabajo “gestionando” votos para Los candidatos de la Gata y para Karen cure en Magangue.

En Mompox, la señora Lidys Ramírez empoderó como líderes de Colombia Humana a gente de Ñoño Elias, Musa Besaile y la Gata y dejó de lado a los petristas e izquierdistas históricos. Estos al verla con su rostro inocente y bueno pensaron que había cometido ese garrafal error histórico de buena fe y le mandaron una carta informándole que había entregado el comando de Petro en el municipio a gente de la derecha uribista, paraca y genocida del departamento. Ella con la carta en la mano dijo que iba la iba a publicar, el remitente le suplico que no lo hiciera porque eso podía costarle la vida. La respuesta de Lidys fue “Que si no pensaba sostener lo que allí decía que se callara viejo marica”.

En el Carmen de Bolívar amenazó de muerte a la líder Derlys por no aceptar su autoridad. Derlys de su dinero y esfuerzo estaba armando comandos y organizando el grupo “Mujeres con Petro” en el municipio, Lidys le exigió sometimiento y al Derlys negarse, Lidys le dijo que “Se cuidara”. Derlys mandó esos pantallazos a Bogotá y los vió la propia Veronica Alcocer. Un jueves en la mañana nos avisaron que Lidys había sido expulsada de Colombia Humana, celebramos gritando y saltando de felicidad con la noticia. Tres horas más tarde nos dijeron que la señora Hilda, la secretaria de Petro la había hecho reintegrar con el argumento de que no se podía prescindir de alguien tan trabajador, otra vez complicidad al más alto nivel con los abusos de Lidys.

Y yo me pregunto, ¿Es que acaso Álvaro Uribe no es muy trabajador? ¿De qué vale ser trabajador si se carece de ética, moral y escrúpulos? Derlys vino hasta Cartagena a hablar con Nicolas Petro y este nos pidió a Derlys y a mí que nos calmáramos y que dejáramos así las cosas hasta después de las elecciones. Y no pasó absolutamente nada, pasaron las elecciones y la señora Lidys siguió haciendo lo que le daba la gana, le pedí a Derlys hace poco que coadyuvara esta denuncia y quedó tan aburrida que no quiere saber nada ni de Petro ni de la Colombia Humana nunca más.

A mí se me garantizó en ese momento que después de elecciones la señora Lidys Ramírez no estaría más en el movimiento. Es más, hablé con el asesor personal de la señora Verónica Alcocer, esposa de Petro, quien me dijo que estuviera tranquila, que ya arriba todos sabían quién era la señora Lidys y que ella no seguiría en Colombia Humana. Fue un fake news.

Hay muchas más anécdotas como estas, mandamos muchas quejas a Bogota, hablé hasta con Andrés Charry, y nada sirvió, la señora Lidy hizo lo que le dio la gana hasta el final.

Hubo un robo descarado de 15 millones de pesos que se recaudaron en la USO para el transporte el día 17 de junio. Cuando pregunté por redes que pasó con todo ese dinero y exigí la contabilidad, mandaron a un abogado a amenazarme con llevarme a la cárcel. Luego llegaron al extremo de negar que esa recaudación de dinero hubiera existido siquiera.

Lidys fue financiada en la segunda vuelta por Gerald Meza, medico cardiólogo que es líder político de La Gata y muy especialmente en Pasacaballos y en el departamento y se dice en las tertulias políticas que su testaferro. A ver si entienden la gravedad del asunto: Lidys Ramírez puso a un calanchín, socio y defensor de la Gata, y se dice que su testaferro, a financiar la Colombia Humana y hacer un video con Gustavo Bolívar y a financiar la campaña. Lo que sabemos es que la conexión vino por el lado de que Gerald es vale cerrado de Fernan Fortich el marido de Lidys.

¿Cómo hace Lidys para manejarse como millonaria si no tiene trabajo ni empresa? ¿Si su marido está quebrado y embargado?, Es muy generosa con su equipo y como es natural, su Nodo Base, la defienden a muerte, unos de buena fe, otros estoy segura, por interés.

En la primera vuelta el contrato comida impetrado por Lidys para los testigos electorales de Petro fue un completo desastre, la mitad de los almuerzos llegaron podridos e incluso con gusanos, en cualquier empresa alguien hace eso y lo botan de inmediato, pero la señora Lidy no solo se mantuvo hasta el final sino que para rematar se auto proclama líder eterna y omnipotente de la Colombia Humana a nivel departamental, candidata al Concejo Distrital, “Ungida de Petro”, la “Intocable”, la “Pechichona de Petro”, “La que le habla al oído a Petro”, y ya se asume gerente y coordinadora del debate presidencial del 2022, duélale a quién le duela, y por encima de todo lo que se sabe sobre ella.

Volvemos a preguntar: ¿Cómo hace esa muchacha para hacer politiquería diaria, para entregar billeticos de 50 mil a sus amigos cada rato? ¿Para viajar casi que semanalmente a Bogotá? ¿Cómo hizo para llevar a casi 30 petristas a la inauguración de Colombia Humana en Bogotá el pasado 21 de septiembre? Yo lo vi, nadie me lo contó, en ese grupo había unas 6 personas que tenían para pagarse el pasaje pero el resto eran personas muy pobres, desempleados e incluso recicladores, y se les pagó hotel, tiquetes, comidas y viáticos. ¿Cómo lo hace? ¿Cuál es el negocio? ¿De dónde sale el dinero? Volvemos a repetir, una persona que no tiene ni trabajo, ni empresa, y que está quebrada y embargada ¿De dónde saca tanta plata?

Los petristas reales nos hemos ido alejando de ella, en septiembre del año pasado se reunieron 18 nodos de los 25 existentes en Cartagena en campaña. Se creó un comité coordinador de 18 miembros el cual se desbarató a causa de los continuas peleas con ella. Las asambleas de Lidys no pocas veces terminan en trifulcas y hasta en golpes.

La verdad, los petristas decidimos dejarla sola hablando con su eterno sumiso y obediente Nodo Base, hasta que pasen las elecciones de octubre, la decisión que tomamos fue reagruparnos con fuerza después de Mitaca y rearmarnos pues al no tener partido y ante la imposibilidad de un candidato único, pues lidys esta emperrada en que “Armando Cordoba o nadie” la situación fue de “sálvese el que pueda”. Y cada quien se fue con el candidato de su predilección.

La gente ya no le camina a Lidys ni a Carmen, para cada asamblea, ponen a Luz Marina, a Betty o a Cabarcas, a llamar a la gente a suplicar, literalmente suplicar que asistan a las asambleas de Lidys, pero ya las bases nos hemos puesto de acuerdo para ignorarlas.

Nos preocupa que en la asamblea que Lidys convoco en la Uso hace exactamente un mes y medio, la llenó de gente extraña y los que estuvieron ahí dicen que eran gentes pobres y casi en harapos que llegaron en busetas de Pasacaballos y Nelson Mandela. Los petristas nos propusimos a no asistir a nada que ella o Carmen Anachury convocaran. Entonces parece que está llenando ficticiamente sus eventos. Esto es fácil de comprobar, vean las fotos de esas asambleas y amplíen las fotos, no hay nadie pero nadie conocido, gente anciana y mal trajeada.

Nos dijeron que todo esto se solucionaría después de elecciones y no ha pasado nada, no puede ser que estén pasando tantas cosas graves con estas señoras y que nadie nos escuche y que nuestro testimonio y nuestro sufrimiento no valga nada para la Colombia Humana Bogotá.

Solicitamos hace meses una comisión que venga de Bogotá a escucharnos y que recorra el departamento de forma independiente, averiguando la verdad de lo que pasó con la campaña de Petro en Bolívar.

La señora Lidys se está lanzando como candidata al concejo de Cartagena, por la Colombia Humana, cargo para el cual se auto proclamó, como Guaidó.

Tenemos un año denunciándola de manera persistente y reiterada, y lo seguiremos haciendo hasta que se haga una investigación profunda y exhaustiva y seamos escuchados.

Reconozco que en ocasiones mis denuncias son demasiado fuertes, pero es el exceso de indignación y rabia ante un descaro y un abuso reiterado que nada ni nadie parece querer detener.

Es obvio que su grupo Nodo Base las apoye, ellos han sido los únicos beneficiados no solo económicamente, también políticamente. Cuando ha habido reuniones con líderes nacionales o congresos petristas en otras ciudades solo Lidys se entera y solo su grupo base viaja con todo pago, nadie más sabe ni tiene acceso a esa información.

En plena campaña, cuando llegó Nicolas Petro, Carmen Anachury dijo que todo era una conspiración misógina contra una pobre muchacha que quería salir adelante. Ni es una conspiración misógina porque es una mujer quien lidera la denuncia, ni es una pobre muchacha.

Lidys tiene muchas virtudes que no pueden desconocerse, realmente tiene una capacidad de trabajo increíble, cuando parió en plena campaña a su pequeño Salomón, no dejó de trabajar ni un solo día y dejó desde el principio solo a su niño, con la nana, eso se llama compromiso, y como feminista que soy la aplaudo. Sabe decir mentiras para salir del paso a una velocidad pasmosa, la botan y sigue y no se deja botar, la denunciamos y reiterada y persistentemente y no se deja y sigue, tiene una real vocación de poder (quiere llegar a la Gobernación de Bolívar), es sagaz, astuta, no demuestra lo que es, ni lo que piensa realmente, es empoderada, totalmente segura de sí misma, quiere poder y lo obtendrá pase lo que pase y cueste lo que cueste. Lidys es un talento desperdiciado.

Si el poder que Lidys Ramírez desea tan apasionadamente fuera un poder como el que desea Petro, estaría bien. Gustavo Petro quiere cambiar el mundo positivamente, quiere solidaridad, igualdad, fraternidad, equidad. Petro quiere  quiere servir a la humanidad. Lidys en cambió quiere poder por el solo placer de tener poder, para beneficiarse ella y los suyos, por eso pienso que ella si es una gran política, pero está en el partido equivocado, nosotros entramos a la Colombia Humana para no tener que ver a gente como ella.

Ante nuestras reiteradas y persistentes denuncias se dice atacada, se escuda en el Nodo Base y dice que nuestras denuncias hacia ella, son un llamado a la violencia y ponen en peligro la vida suya y de sus amigos. No señora Lidys, usted es la única responsable.

Y no sea ridícula, que aquí los que matan a los activistas son los de la derecha, y la derecha está feliz de que en Bolívar usted haya destrozado el proceso de Petro.

No deseo a diferencia suya, poder personal, no me interesa otra cosa que servir a mi país y trabajar para concretar ese proyecto de país maravilloso llamado Colombia Humana, siento que es mi deber proteger ese proyecto y los intereses de nuestro líder Gustavo Petro.

Amo combatir la corrupción, me encanta perseguir corruptos, he denunciado reiterada y persistentemente la corrupción pública y privada en mi ciudad y en el activismo animalista, y no podemos llamarnos petristas y permitir el menor atisbo de corrupción en la Colombia Humana.

Espero que esta historia le llegue por fin a Petro y que Colombia Humana Bolívar sea manejada por personas éticas, tolerantes, y que realmente sepan trabajar en equipo y por el bienestar común, muchas gracias por leer.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR