EFECTOS NATURALES Y EFECTOS LÓGICOS


Iniciación

Para no dejar el tema de los castigos de manera inconclusa voy a proponerles que nos pongamos a la tarea de concluir estas reflexiones abordando el tema de la causalidad.

Nudo

Bien sabemos que todo efecto tiene su causa y que toda causa origina un efecto, en la formación de la consciencia del adolescente este es el punto más importante de dicho proceso. La causalidad está ligada al tema de la responsabilidad y la responsabilidad va de la mano con el tema de la libertad y la libertad y la responsabilidad, por lo menos desde el punto de vista ético y moral sólo se pueden concebir si está presente la consciencia. Bueno, este enredijo sólo lo entienden bien los adolescentes, los adultos lo deducimos mejor si decimos que la meta de la formación del adolescente es que éste se pueda convertir en un individuo libre, consciente y responsable. ¿Pero qué tienen que ver la causalidad con todo esto? Muy sencillo, en los temas del comportamiento humano es igualmente evidente que todo comportamiento tiene una causa y a su vez genera un efecto o resultado. Cuando estamos hablando de la aplicación de la disciplina en la formación de nuestro hijo el asunto implica ¿Cómo educar aplicando una disciplina que guíe y que forme realmente la conciencia de nuestro hijo y le permita al mismo tiempo adquirir la suficiente seguridad y confianza como para decidir con libertad y actuar de modo responsable?

Bueno, planteado así el asunto podemos trazar el panorama ideal de este tipo de educación: La educación se entiende de este modo como un escenario en el que se maneja la disciplina con apertura, respeto y amor, en ella las reglas no se imponen desde arriba, por los padres, sino que surgen del consenso, del mutuo acuerdo entre los diferentes actores que conforma la familia. Aquí es donde entran “los efectos”, uno de los métodos que los padres exitosos han logrado aplicar para lograr ese propósito de formar hijos autónomos, conscientes y responsables, es precisamente el método de aplicar los efectos naturales y los efectos lógicos a la educación. La aplicación del método de los efectos naturales y lógicos le permitirá al adolescente aprender a vivir los resultados de sus actos, con este método en realidad los padres prácticamente no tenemos que intervenir, sólo hay que dejar que las cosas sigan su curso natural o lógico.

Pero aquí hay que entender claro está que en el caso de las consecuencias naturales hay que aplicarlas con sabiduría, tampoco vamos a dejar que nuestro hijo o hija ponga en peligro su integridad física o moral simplemente por dejar que viva las consecuencias naturales de un mal comportamiento, por ejemplo no se trata de que usted deje salir a su hijo o hija a la hora de la noche que le venga en gana para que pueda estar con sus “amigos” para consumir drogas y alcohol y luego añadir tranquilamente: “bueno con el tiempo se dará cuenta de su error y empezará a vivir las consecuencias naturales del abuso de las drogas y el alcohol y así aprenderá a ser libre, consciente y responsable”; ¡¡ Noooo !!!, en ese caso un padre responsable actuaría con firmeza mostrándole los límites y haciendo sentir positivamente su autoridad con amor. Pero, las consecuencias naturales si podríamos aplicarlas por ejemplo al dejar que se quede sin ropa limpia por no echarla en la canasta de la ropa sucia como debe ser, o que le toque secarse con la toalla húmeda por no abrirla y colgarla como debe ser. En algunas ocasiones los efectos naturales no nos permiten asumir una postura formativa con nuestro hijo porque ponemos en peligro o incomodamos a otras personas, por esa razón hay momentos en los que tenemos que acudir a las causas lógicas. Es decir, comportamientos que tengan algún tipo de vínculo o relación con lo que el adolescente hizo, de tal manera que él pueda inferir que lo que está viviendo ahora es una consecuencia de lo que hizo antes mal, de tal forma que pueda reflexionar y comprender que su comportamiento negativo ha afectado a los demás y entienda que debe cambiar su comportamiento por uno positivo y así tratar de hacer algo útil para enmendar o remediar el problema causado. Por ejemplo, si tomó sin permiso la calculadora del amigo y la rompió por usarla en algo que no debía, entonces él tendrá que trabajar para pagar y reponer la calculadora rota, no se trata por lo tanto que papi o mami paguen la calculadora (pueden hacerle un préstamo mientras con su trabajo la paga) ni que le peguen una muenda ya que con eso ni logran reponer la calculadora ni le ayudan a reflexionar y peor aún le causan un daño físico y moral mayor.

Quienes se han dado a la tarea de investigar sobre este asunto de los efectos lógicos nos recomiendan tener en cuenta lo siguiente:

1. Es indispensable una relación de amor y comprensión entre padres e hijos. El adolescente acepta y asume mejor los compromisos si lo tratamos con respeto y le damos claras señales de que confiamos en él o en ella. 2. Cuando papá y mamá están presentes, tienen que coordinarse para decidir juntos los límites y la manera de aplicar las consecuencias. Cuidado con las órdenes y contraordenes, no sólo se desautorizan mutuamente sino que además le generan confusión al adolescente. 3. Definir las reglas y las consecuencias de la violación de dichas reglas, hacerlo de manera firme y clara para que todos las entendamos bien: “Esta es la falta, esta es la consecuencia”. No debemos poner reglas como: “Llegar temprano”, para el adolescente temprano puede que no sea lo mismo que para nosotros, entonces es mejor decir una hora precisa, por ejemplo: “Llegar a las 10 de la noche” y definir qué consecuencia hay si no llega temprano. 4. Es importante elegir una consecuencia que tenga relación y corresponda a la magnitud de lo que hizo el adolescente. Cuando el adolescente participa en la decisión de fijar límites y prever las consecuencias, él mismo irá aprendiendo a aplicarlas; estará consciente que debe reponer lo que perdió, limpiar lo que ensució, no asistir a la reunión del viernes si la semana anterior salió sin informar, etc. 5. Aplicar las consecuencias inmediatamente para que sea más eficaz (sólo cuando la falta es grave). Un tipo de consecuencia lógica que funciona muy bien es la reducción de los privilegios que el adolescente ha conseguido. 6. Tener cuidado de que la consecuencia no lesione al adolescente ni física ni psicoafectivamente. Por ejemplo, si en familia han preparado un viaje para las vacaciones de fin de año, no sancionarlo impidiendo que viaje con ustedes por haber perdido el año escolar, ya que se pierde una oportunidad importante de integración familiar, es mejor aplicar otro tipo de consecuencia. 7. No gastar energía, ni desgastar la autoridad en cosas insignificantes, pues no tendremos después la fuerza necesaria para abordar lo fundamental. 8. La serenidad es la clave para aplicar las consecuencias. 9. No discutir, ni dejarnos convencer. Una vez que con nuestro hijo o hija fijamos una regla y su consecuencia, tenemos que ser firmes en su cumplimiento, si son dos días sin usar el internet por haber violado una regla, entonces son dos días, no uno, cumplan con lo pactado. 10. No juzgar al adolescente, sino describir la acción con pocas palabras, claras y concisas. Por ejemplo: “Tú amigo necesita la calculadora que le rompiste, ¿Qué puedes hacer para reponerla?” “Estas perdiendo matemáticas y sólo tienes un bimestre para recuperarla ¿Qué vas a hacer para pagar a un profesor que te pueda explicar?” (aquí por ejemplo sería bueno que él o ella se comprometieran a trabajar para pagar las horas extras) 11. Ser constante y coherente. Hay que aplicar las consecuencias siempre de la misma forma, no podemos estar cumpliendo con lo acordado un día y al otro día hacernos los de la vista gorda, un día muy estrictos y luego otro día sumamente laxos. Si el adolescente se pilla que el asunto depende más de nuestro estado de ánimo que de los acuerdos en sí mismo, entonces estará más pendiente de nosotros y no de los compromisos, esto puede llevarlo a asumir una posición hipócrita frente a nosotros, fingiendo o aparentando para engañarnos.

Desenlace

Como bien hemos podido apreciar, éste punto de los efectos naturales y lógicos nos ayuda a cerrar el capítulo de los castigos, si bien es cierto que muchos pueden llegar a creer que la disciplina así entendida, como fruto del consenso y de una cultura democrática y participativa es más bien una cuestión utópica, poco realista y que sólo se puede aplicar en la familia o en el colegio ideal, la verdad es que esto no es así, es cierto que todos los padres en algún momento perdemos la paciencia y “se nos vuela la piedra” pero eso no significa que no podamos retomar el control. Si fallamos o nos equivocamos es importante también reconocerlo, pedir perdón y aplicar son seriedad las medidas correctivas para que no lo volvamos hacer. En esto es importante que entendamos, que no sólo nuestros hijos se están educando y que la disciplina y los buenos modales implican un proceso de aprendizaje permanente que los involucra no sólo a ellos sino también a nosotros, proceso que reclama humildad y compromiso de nuestra parte. ¡Si se pude!

Para el diálogo

1. ¿Qué significa la palabra “efecto”?

2. ¿Qué papel juegan los “efectos naturales” en la educación?

3. ¿Qué papel juegan los “efectos lógicos” en la educación?

4. Interprete y explique con sus propias palabras esta ecuación en la que exponemos lo que es un comportamiento reactivo: CR= Comportamiento Reactivo. E = Estimulo R = Respuesta.

CR = E + R

5. Interprete y explique con sus propias palabras esta ecuación en la que expresamos lo que es un comportamiento proactivo: CP = Comportamiento Proactivo. E = Estimulo. R = Respuesta. Rf = Reflexión.

CP = E + Rf + R