Alejandro Obregón, hizo lo que le dió la gana...

ALEJANDRO OBREGÓN

16/03/2021 - 17:06

ALEJANDRO OBREGÓN

Íntimo y apasionado! ( biografía recortada)

Por Anamaría Vásquez Caro

 

El pintor de los condores,alcatraces, toros empapados de sangre, los atardeceres de colores fuertes  nació en España en 1920 y murió en COLOMBIA , en 1992. Hijo de padre colombiano y madre española, llevaba en su torrente sanguíneo , lo mejor y peor de los dos mundos. .

 

En el trasegar de su infancia y adultez vivió en muchos países mientras se hacía pintor , pero fue Barranquilla, primero y luego Cartagena, la de los balcones coloniales, las ciudades caribeñas que lo enamoraron y lo hicieron, anclar su bandera, como brocha de colores en su mar.

 

Mujeriego, tomador de trago,  bullanguero ,escandaloso, amaba a sus hijos con pasión, y eran sus madres a quienes el dejaba la responsabilidad de educarlos ,”  ellas van a hacerlo bien, yo sigo pintando, y a ellos nunca  va a faltarles  nada”.

 

Era violento, una noche, bastante alicorado, tomó su pistola, y le dió  cinco disparos a su autoretrato que aún olía a trementina. Lo hizo para que sus hijos y sus mujeres no se lo pelearan más . Uno de los disparos perforó el ojo derecho.

Luego se lo regaló a Gabriel García Marquez, quien lo colgó en la mitad de la  sala de su casa de México.

 

 Cierta vez que Alejandro viajaba a Cabo San Lucas, México, a una Bienal , pasó por la casa de Gabo y le arregló el ojo tuerto, sólo el ojo roto, le habia advertido el nobel.

 

Gabo estaba en suecia, recibiendo su nóbel de literatura, y el jardín de su casa, había sido “ invadido por miles de mariposas amarillas,  Obregón exclamó : “Mierda, se murió”.

 

Lo que mejor hacia además de amar,  era pintar . Fue un gran pintor. 

 

Martha Traba, la más grande crítica de arte de Colombia, ya fallecida, sentenció cierta vez : “ la llegada a la pintura colombiana de Obregón, nos coloca, ante el primer pintor de talento con que cuenta nuestro país de los andes y los oceános, en este siglo XX ( 1961).

Su obra de desarrollos claros y su evolución llena de pautas , muestran de manera inequívoca, gran alianza entre talento y trabajo”.

 

SILVANA , CATALINA y SUS OTRAS MUJERES

 

Obregón no podía vivir sin una mujer a su lado, era amoroso y ellas , las féminas, lo amaron, algunas lo odiaron , otras lo adoptaron, como a la mejor de las mascotas.  

 

Para su hija Silvana , quien se parece asombrosamente a su famoso padre, nacida deL  matrimonio con  su segunda y tercera esposa Sonia Osorio, a quien el llamaba Saskia, en homenaje a la esposa de Rembrandt,  era solamente “ mi papá”. Y su nieta Catalina,  es la guardiana celosa de todo el archivo fotográfico y documental de su abuelo.

 

Fueron muchas las damas que pasaron por sus sábanas. Ilva Rash Isla, su primera esposa, a quien dedicó muchos de sus cuadros, luego Sonia Osorio, que fue un amor de celuloide, algo  como Richard Burton y Elizabeth Taylor: se amaron , se odiaron y se volvieron a amar.

Freda, Mara Martinez, y Josefina del Valle, quien fue la que más “ se lo aguantó”, hasta que  se volvió violento, porque no podía controlar su enfermedad y  le apareció una nube en el ojo, el único cúmulo que no logró plasmar en sus lienzos.

 

Las mujeres en su vida , fueron sus musas , las pintó , las repintó , les fue infiel , las amó, las desdeñó, las traicionó, y les dejó hijos, su legado al  igual que sus  innumerables cuadros.

 

No se sabe cuantos  cuadros pintó  el maestro, se supone que unos 7000.

 

Es uno de los artistas más prolíficos y al mismo tiempo más falsificados , pero el tenía  una forma diferente de pintar  y por eso es muy difícil de imitar y fácil de reconocer si estamos ante una falsificación.

 

FINAL

 

Alejandro Obregón Rosen , vivió la vida que amaba e hizo lo que “ le dio la gana”, vivió como quiso , y al final , murió entre los brazos del mar y la luna que lo observaba , y que el ya no podía mirar, en Cartagena, la de Indias .

 En el año 2020, el mismo de la pandemia  cuando se cumplieron  100 años de su natalicio, Obregón continua siendo un icono de la pintura a nivel universal.

 Alejandro Obregón seguirá viviendo en medio de los grandes de la plástica universal, tratando de mirar la luna, escondida detrás de la ventana de su casa en el centro del “ corralito”, pero que una nube, no la deja ver.

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR