Tan fácil que es ¿Por qué lo complicamos tanto?


Lo he dicho infinidad de veces en mis conferencias y aún lo sigo creyendo y pregonando:

Es perfectamente posible un mundo vivible, un mundo amigable, un mundo feliz, un mundo lleno de amor.

Amor es...

Lo he dicho mil veces y lo vuelvo a repetir las veces que sea necesario: "El amor es la capacidad que tiene el ser humano de buscar su propio bien y el bien de la persona objeto de su afecto, sin daños a terceros, en la medida de lo posible", sigo creyendo que Dios nos creó así y que nos equipó para ello.

- Amar implica construir una relación en la cual las decisiones importantes de la vida de la pareja se toman de común acuerdo, teniendo en cuenta el punto de vista del otro.

- Amar implica entonces tender puentes para generar una buena comunicación que nos permita  expresar de manera asertiva nuestras opiniones, ideas y sentimientos.

- Amar requiere también coherencia, sincronía entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. 

Tomar en cuenta el punto de vista del otro, mantener una comunicación asertiva y procurar ser coherentes se traducirá en un necesario y positivo clima de confianza, sumamente indispensable para que la pareja se fortalezca; la confianza es como el aceite que lubrica el motor del auto.

Pero además del lubricante se necesita el combustible que encienda la alegría y este combustible son las muestras de cariño y el respeto que le manifestemos a quien es el objeto de nuestros afectos. 

Tan fácil que es ¿Por qué lo complicamos tanto?

- Cambiemos las palabras de menosprecio por palabras de bendición. Aplica también el "chisme a la inversa", habla bien de tu pareja cuando ella no esté presente.

- Cambiemos el mal carácter, la cara agria  y las miradas "matreras" (esas que usas para intimidar y controlar) por la ternura y la comprensión que nos invitan a amar en libertad, deja de creerte el papá "jodón" o la mamá "regañona".

- Deja de pretender construir una relación basada en la culpa, es propio de las relaciones tóxicas tratar de hacer sentir mal a la otra persona culpabilizándola constantemente.

- Deja creerte el dueño o la dueña de tu pareja, las personas no son objetos. Los celos enfermizos no son muestra de amor.

Inténtalo, no te rindas

"El que persevera alcanza"

"Gota a gota se ablanda la roca"

"Uno recoge de lo que siembra"

"El que no arriesga un huevo, no saca un pollo"

Oración para las parejas del siglo XXI

"Señor, concédeme la serenidad

para aceptar las cosas que no puedo cambiar.

Valor para cambiar aquellas que puedo y,

sabiduría para reconocer la diferencia. Amén" (T. Morton)