El amor en Jaime Sabines

06/07/2010 - 16:39

“…El amor no se dice con nada,
ni con palabras ni con callar.
Trata de decirlo el aire
y lo está ensayando el mar.
Pero el amante lo tiene prendido…
…El amor no tiene remedio y sólo quiere jugar. ”
(Fragmento)

[inline:sabines11.jpg]

Así reza un fragmento de los poemas del autor Mexicano Jaime Sabines, publicado en 1967 en su libro “Yuria”, y que hace parte de la selección de poemas amorosos hecha por Mario Benedetti en el libro: “Jaime Sabines, Poesía Amorosa”.
El amor es “el algo” que ha inspirado a cientos de poetas a lo largo de la historia, sin embargo éste encuentra en Sabines su sentido más absurdo, más crudo, más real.

La selección consta de poemas de varios de sus libros como HORAL (1950), LA SEÑAL (1951), ADÁN Y EVA (1952), DIARIO SEMANARIO Y POEMAS EN PROSA (1961), POEMAS SUELTOS (1951-1961), YURIA (1967) y OTROS POEMAS SUELTOS (1973-1993) que apuntan hacia el deseo de evidenciar la vulnerabilidad de los hombres.

Las múltiples interpretaciones del amor son fruto de las reflexiones hechas por Sabines, quien se ha atrevido a definirlo. Su forma varía al momento en que se plasma en el papel, materializando las ideas. Acercarse a él es hallar una poesía sencilla, lejos de un lenguaje empalagoso o sobre adornado; es dialogar con él sobre sus vivencias, que de alguna manera, gracias al poder de la palabra se convierten en propias.

Hablar de poesía en ésta recopilación no es cuestión de sólo adjetivar o metaforizar, es un mero acto de inteligencia, de compresión de lo que acontece o rodea a los seres humanos, de contemplación de lo obvio, o bien, lo complejo, como el amor, que pese a -según el autor- “no decirse con nada” y ser “el silencio más fino”, logra expresarse con las palabras sin la intensión de que eso suceda. “…quisiera hablar de tí a todas horas en un congreso de sordos, enseñar tu retrato a todos los ciegos que encuentre. Quiero darte a nadie para que vuelvas a mí sin haberte ido…” “… ¡qué sabroso usar palabras para no decirte nada!”

Según el poeta irlandés Seamus Heaney, Premio Nobel de Literatura en 1995, la finalidad de la poesía es recordarnos que somos cazadores y recolectores de valores; que nuestras soledades y angustias deben ser respetadas, “pues también ellas representan una confirmación de nuestra existencia como seres humanos” , es así como el poeta mexicano lanza expresiones como:

“Uno puede llorar hasta con la palabra ´excusado´ (inodoro) si tiene ganas de llorar”, “tenemos miedo de saber demasiado”… “aprendamos a hacer el amor como las palomas”, “lloremos como lloran los niños…” o “canonicemos a las putas.” Es colocarle un rostro a la realidad.
Otro elemento característico de la poesía en Sabines es el erotismo cargado de inocencia, que describe las formas, las sensaciones, los momentos. “…te muerdo debajo de la oreja, te ensalivo el pezón izquierdo, y sé que estoy cerca de tu corazón, ciertamente...” “…miro mi cuerpo, el muslo en que descansa tu cansancio, tu blando seno oculto y apretado y el bajo y suave respirar de tu vientre sin mis labios…”

Mario Benedetti, escribe en el prólogo del libro que el amor en Sabines no es sólo un sentimiento, sino también una herramienta, el amor es su clave personal para comunicarse no sólo con la mujer sino con el mundo contiguo, con el próximo prójimo “el amor y el humor suponen en Sabines algo así como la indemnización que cobra por sus desencantos”, asegura.

Jaime sabines nació en Chiapas y su vida llegó al ocaso en la ciudad de México en 1999 a causa del cáncer. En una de sus últimas entrevistas, concedida a al sitio web www.sololiteratura.com afirmó que la poesía es una de las válvulas que tenemos para liberar la caldera de la presión que vivimos, tanto de la alegría como del dolor, donde escribir es el verdadero sentido de la vida.

Hacer poesía es entonces un ejercicio impúdico, en el que el hombre se tiene que desnudar para escribir. El poeta tiene que darse totalmente en cuerpo y alma.
“Uno apenas es una cosa cierta que se deja vivir, morir apenas y olvida cada instante, de tal modo que cada instante, nuevo, lo sorprenda.”, dijo.

Así, en la poesía de éste fallecido autor cada minuto frente a estos versos se convierte en la oportunidad para regenerarse, para entenderse, para amar, porque al ser humano no le queda otra alternativa que afrontar el amor “…El amor no tiene remedio y sólo quiere jugar. ”


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR