Contratación pública en 2018, más motivos para indignarse este 27 de octubre

23/07/2019 - 22:08

Si hay algo que han aprendido nuestros ilustres representantes de la clase política tradicional es que en medio del caos es más fácil repartirse la mermelada de la contratación pública. Sin embargo, en medio de lo que parece ser un desorden ordenado, Funcicar ha iniciado la juiciosa tarea de informarle a la ciudadanía cuánta plata contratan nuestros queridos mandatarios y bajo que modalidad de contratación. Cómo el quien dice, nunca falta la mosca en la sopa. (Descargar aquí el informe)

Lo primero es que llama la atención que dos de los cuatro alcaldes de ese 2018 (Sergio Londoño y Yolanda Wong) hoy estén en la contienda electoral, ¡queriendo ser alcaldes nuevamente!, y el tercero aún sigue siendo alcalde, o sub alcalde, porque la alcaldesa en las sombras es Martha Lucía Ramírez.

Y lo menciono antes de irme a las cifras, por que resultaría impensable que cualquiera de estos personajes pretenda gobernar a Cartagena durante los próximos cuatro años después que este y otros informes sobre contratación pública y corrupción siguen demostrando que durante el tiempo que gobernaron y aún estando en el cargo, para el caso de Pedrito Pereira, no hicieron más que beneficiar a las casas mafiosas que tienen secuestrada la Alcaldía y los recursos de todos los cartageneros y cartageneras, y por ende contribuir a la crisis que vive la ciudad.

Pero bueno, vayamos al grano: en 2018, la Alcaldía de Cartagena adjudicó 6.387 contratos por valor de $404.783 millones de pesos. De estos, 5.969 (el 93%) se entregaron de manera directa (a dedo), y 5.900 (el 96%) fueron entregados por Órdenes de Prestación de Servicio.

Lo curioso es que mientras Sergio Londoño repite que su modelo de gestión tuvo cambios significativos en materia de contratación, es decir, afirma que disminuyó ostensiblemente las OPS, sólo en el mes de enero de 2018, cuando él era alcalde, se contrataron 2.870 OPS, es decir, casi el 50% de los contratos de este tipo que se adjudicaron en ese año.

Y adivinen cual una de las entidades que más contrató de manera directa: ¡Edurbe! Qué sería de los alcaldes de esta ciudad si no tuvieran a Edurbe para que les hagan sus obras sin toda esa tramitología absurda que pide el Estado… tan sólo esta entidad contrató 70 mil millones de pesos.

Pero las perlas en el tema de contratación siguen. Los contratos que se entregaron por otras modalidades como licitación pública, mínima cuantía, selección abreviada, subasta y concurso de méritos por valor de más de 150 mil millones de pesos, sólo tenían uno o dos oferentes, lo que deja ver que aún no hay transparencia en este tipo de adjudicación de contratos.

En las localidades, contratación a dedo

Pero como la ciudad son también sus localidades, y bastante que hay que ponerle la lupa a todo lo que pasa con las alcaldías locales, aquí algunos datos sobre las Localidades: durante el año 2018 en las tres alcaldías menores se celebraron 156 contratos por valor de $24.754 millones de pesos, de los cuales, ojo al dato, el 69%, es decir 108 contratos, fueron adjudicados de manera directa y el 41% fueron entregados a Empresas Sin Ánimo de Lucro (ESAL), es decir, más de 10 mil millones de pesos.

En el caso de la Localidad Industrial y de la Bahía, valdría la pena preguntarse: ¿muestra transparencia y eficacia con los recursos públicos, que de 31 contratos adjudicados en 2018, 27 hayan sido por OPS, teniendo en cuenta que el monto contratado fue de $5.457 millones de pesos?

Como si fuera poco, luego de que los honorables concejales se acordaran que los alcaldes locales también son funcionarios a los que se les debe hacer control político, se llevó a cabo un debate en el Concejo Distrital en el que Patricia Zapata, alcaldesa de la Localidad Industrial y de la Bahía, informó que durante su administración se han suscrito 82 contratos con este tipo de empresas sin ánimo de lucro o fundaciones por valor de 14 mil millones de pesos.

A todas estas, vale la pena hacerse otra pregunta: ¿Qué tipo de control político han hecho los y las ediles de la localidad 3 que hasta la fecha no había abierto sus bocas para denunciar este estos contratos? Y pensar que ahora varios de ellos quieren aspirar al Concejo, después que han sido fantasmas en la vigilancia de los recursos que le llegan a la localidad.

A usted que está leyendo esto: este 27 de octubre tenemos en nuestras manos la posibilidad de no darle cabida a más ediles que poco o nada hacen, que al igual que muchos concejales son ávidos lectores de los “libritos aquellos”, y que sin el más mínimo sonrojo creen que su labor les da para asumir una curul en el Concejo, ni hablar de los concejales que pretenden reelegirse como si nada hubiera pasado. Si queremos mostrar nuestra indignación y nuestro rechazo a este tipo de hechos, hagámoslo en las urnas para que quienes nos han llevado a donde estamos, no nos sigan gobernando.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR