por qué complicarse tanto la vida

¿Por qué te complicas tanto la vida?

26/08/2020 - 10:37

¡Qué difícil ha sido este tiempo en medio de esta larga cuarentena! Es casi imposible que alguien diga que la ha tenido fácil, pero lo cierto, es que hay muchas personas que han visto este tiempo como una oportunidad y han encontrado esperanza. En lo personal, he estado esta orilla de la esperanza, del cambio y la renovación. ¿En cuál estás tú?

Me llamó la atención un precioso texto del Dr Paul David Tripp, que publicó en su página de Facebook (@pdtripp) y tituló "6 maneras de hacer la vida más difícil de lo que debería ser". Así que comparto la traducción ligera que hice y con las posibilidades de estilo del blog, con el ánimo de animarte y de afirmarte que, dependiendo de tu perspectiva, hay esperanza o no:

"Esta es una simplificación excesiva, pero creo que la siguiente afirmación es cierta: si los cristianos vivieran como si la eternidad fuera real, muchos de nuestros problemas desaparecerían. Cada semana en la iglesia, usted y yo afirmamos nuestra creencia en el cielo y el infierno, pero hay una diferencia significativa entre nuestra teología confesional y nuestra vida funcional.

¿Con qué frecuencia pensó en la eternidad la semana pasada y cómo afectó a sus decisiones? Si soy honesto, no mucho. ¿Que pasa contigo?

En consecuencia, nuestras vidas son mucho más complicadas de lo necesario. Nuestras luchas revelan más sobre nuestra amnesia de eternidad que sobre el mundo que nos rodea.

Consideremos algunas de las formas en que hacemos que la vida sea más difícil de lo que debería ser:

1️⃣ Nos centramos demasiado en nosotros mismos. Dios nos creó para vivir con algo más que la comodidad, el placer y la felicidad del momento presente. ¡Agregue el hecho de que no estamos a cargo, no vivimos en el centro del universo, y la vida se mueve por la voluntad y el propósito de Otro! Cuando reducimos nuestra existencia a deseos, sentimientos y necesidades momentáneas, estamos luchando contra la narrativa soberana de Dios y el diseño intencionado para nuestro gozo.

2️⃣ Pedimos demasiado a la gente. Si intentamos hacer de hoy nuestro paraíso, sin saberlo, pedimos a las personas que nos rodean que nos proporcionen ese paraíso. ¡Qué tremendamente injusto! No pueden darnos la paz interior constante y la satisfacción que solo podemos experimentar en la eternidad. Solo terminará en decepción, frustración, conflicto y división.

3️⃣ Somos demasiado controladores y temerosos. En algún momento, todos sentirán que la vida los está pasando; los sueños incumplidos son ineludibles. En lugar de perseguirlos en vano, considérelos como alertas de que Dios nos diseñó para otro mundo. Si vive con el mundo venidero a la vista, estos serán recordatorios amables (pero aún dolorosos).

4️⃣ Cuestionamos la bondad de Dios. Si no entendemos la narrativa eterna de Dios, dudaremos de su carácter. Las promesas de Dios solo alcanzan su cumplimiento en el mundo venidero; si lo olvidamos, sentiremos que nos han golpeado con un cebo divino y un interruptor. La vida en un mundo caído es mucho más complicada cuando no tienes la confianza de tener un Padre amoroso.

5️⃣ Estamos más decepcionados que agradecidos. Muchos de nosotros somos ingratos, no porque Dios nos haya fallado, o hayamos sufrido mucho, o porque las personas que nos rodean hayan sido particularmente desafiantes para vivir, sino porque abordamos la vida con la esperanza de que nos entregue cosas que solo podemos experimentar. en la eternidad. ¡Las personas quejumbrosas no tienen mucho gozo y se pierden los dones que Dios proporciona hoy!

6️⃣ Nos falta motivación y esperanza. Cuando la vida te decepcione inevitablemente, perderás el entusiasmo y el optimismo, o recordarás que el plan de Dios se dirige hacia un momento en el que restaurará todo lo que la caída ha roto. Sí, la vida es dura y experimentarás cosas que nunca imaginaste, pero la eternidad te llena de un motivo para levantarte por la mañana y seguir adelante.

¿Quieres experimentar la vida al máximo hoy, mientras esperas el paraíso? Recuerde que el día de hoy nunca tiene la intención de hacerlo completo, es una preparación para un destino final.

No estás viviendo en el capítulo final de la historia. Lo que está roto se arreglará, lo que se dobló se enderezará y lo que se descompuso será restaurado. La eternidad le dará una razón para continuar, estar agradecido y encontrar gozo, incluso cuando nada en este momento parezca estar funcionando".

Medítalo, vale la pena invertir en el cambio.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR